La Brecha Digital

Siguiendo la definición de Serrano y Martínez, la Brecha Digital es:

“ la separación que existe entre las personas (comunidades, estados , países…) que utilizan las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC) como una parte rutinaria de su vida diaria y aquellas que no tienen acceso a las mismas y que aunque las tengan no saben cómo utilizarlas” (Serrano y Martínez, 2003, p. 8).

Más puede que esta definición no refleje del todo la realidad de esta brecha, por eso también voy aportar otra definición recogida de la web del Centro de Iniciativas para la Cooperación Batá (CIC Batá):

“Brecha digital es una expresión que hace referencia a la diferencia socioeconómica entre aquellas comunidades que tienen acceso a los beneficios de la Sociedad de la Información y aquellas que no, aunque tales desigualdades también se pueden referir a todas las tecnologías de la información y la comunicación (TIC), como el ordenador personal, la telefonía móvil, la banda ancha y otros dispositivos” (ver en Web CIC Batá)

Dadas las definiciones vamos a analizar los elementos que aparecen mencionados en estas, para comprender más profundamente que supone el fenómeno de la Brecha Digital.

Por un lado vemos el término separación es decir existen una diferencia dentro de la sociedad actual debida a las TICs. Esta separación se produce a raíz, por un lado, del acceso o no a estas tecnologías y por otro del conocimiento necesario para aprovecharlas.

También vemos las palabras comunidades, estados y países. ¿Qué nos dice esto? Pues que estas diferencias no se dan solo a nivel individual si no que afectan colectivamente a diferentes niveles de nuestra sociedad. Es decir estas diferencias se pueden establecer entre países y continentes, no solo entre personas o familias de diferentes niveles socio-económicos, las TICs trascienden mucho más profundamente de lo que a simple vista puede parecer.

Sociedad de la información, este concepto tan relevante en la actualidad aparece mencionado en una de estas definiciones y es porque en gran parte las TICs son el motor del desarrollo de esta nueva sociedad. En la actualidad la riqueza de un país se puede medir por sus posibilidades de acceso a la información y los recursos que este dispone para ello. Directamente relacionado con esto encontramos la palabra socioeconómico, esto quiere decir que de alguna manera el acceso a estas tecnologías está determinado en gran medida por tus posibilidades económicas y por la posición que tú ocupas socialmente en el conjunto de la población a la que pertenezcas. Bien, llegados a este punto creo que es obvio el problema que plantea este filtrado de acceso a las TICs. Si las nuevas tecnologías son el albor de un nuevo tipo de sociedad en el que no existen las desigualdades y estamos todos conectados, ¿porque estamos excluyendo a determinados sectores sociales o países del completo acceso a estas tecnologías?

Bueno pues es que ahora se trata de lograr acceso a las nuevas tecnologías, igual que también se trata del acceso a los recursos que nos ofrecen energías no renovables, igual que se trata de que país puede o no fabricar armamento nuclear… quien más tiene, más poder puede ejercer sobre los demás. Nos encontramos entonces de nuevo un una nueva carrera, en una nueva competición entre países, como lo pudo ser en su momento la carrera espacial, solo que ahora se trata de quien desarrolla las mejores tecnologías para acceder a la información. En esta nueva sociedad de la información la riqueza se mide de esta manera, en accesos, medios y recursos tecnológicos y ningún país se quiere quedar atrás. ¿Cuál es el problema que encontramos aquí? Esta nueva sociedad que tanto pretende conectarnos y que tantos beneficios nos puede aportar a unos, está dejando desconectados y atrás a muchos otros países del mundo, principalmente en zonas ya empobrecidas, en situaciones de dependencia económica, en guerra... Para que os hagáis una idea e identifiquéis de qué zonas os estoy hablando, con más facilidad, os dejo un mapa que he recogido de la web del periódico El Diario:

Tomando como referencia este artículo de Marilín Gonzalo, del que saco la imagen que comparto, también encontré recogidas unas muy interesantes opiniones de Evgeny Morozov, quien se ha dedicado a estudiar las implicaciones políticas y sociales que traen consigo las tecnologías, sobre la brecha digital. De esta manera cito:

“La idea que subyace en la visión de los ciberutópicos, explica Morozov, es que si das dispositivos y conectividad a las personas, la democracia surgirá inevitablemente. El problema con este tipo de argumento, explica Morozov, es que confunde los usos deseados con los usos reales de la tecnología. Tenemos las herramientas para terminar con las desigualdades, pero ¿lo estamos logrando o es una declaración de intenciones? Morozov define internet como el nuevo campo donde los métodos de control siguen reproduciéndose, porque los gobiernos totalitarios han aprendido a manejar el ciberespacio” (Gonzalo, 2014).

¿Cómo debemos responder entonces a esta situación? ¿Nos están colando gato por liebre? ¿Es un verdadero objetivo de las TICs el acabar con las desigualdades entre personas y países? ¿Supone Internet un proceso de emancipación y libertad de expresión o se trata de un simple espejismo? ¿Están interesados los países más ricos, en el aspecto tecnológico, en que la Brecha Digital comience a cerrarse? Supongo que cada uno de vosotros tendrá su propia opinión al respecto, plasmo estas preguntas más bien como una invitación a reflexionar de nuevo sobre estos temas y para poder informarnos más y mejor sobre el tema. Hagamos uso de nuestra capacidad de pensar críticamente y sobre todo hagamos un ejercicio de objetividad con respecto al tema.


En mi opinión es algo que está en nuestras manos, debemos alfabetizarnos digitalmente y pasar a ser productores de conocimiento y no meros consumidores en la red, así es como realmente las TICs pasaran a ser una herramienta al servicio de la sociedad y no un elemento más de control que solo está generando más posibilidades de desigualdad en el mundo. Debemos preocuparnos por lo que hacemos con esas posibilidades de acceso y uso a estas tecnologías que tenemos para a partir de ahí llegar a una solución, la tecnología no es el problema, es el uso que le damos, es decir en nosotros está el problema pero no se puede negar que también lo está la solución.

Recojo una última cita del artículo de Marilín Gonzalo (2014) que a su vez cita al famoso escritor de ciencia ficción William Gibson “Si se trata, como dijo William Gibson, de que el futuro ya está aquí, sólo que no está distribuido equitativamente, quienes somos testigos de sus posibilidades tenemos tarea por hacer”. Es curioso como en ocasiones la realidad supera a la ficción.


Bueno chicos para que queden todos los aspectos contemplados, comparto con vosotros una infografía realizada por mi que muestra un poco el origen del término Brecha Digital y los tipos de brechas digitales que existen dentro de la propia brecha general.

Bibliografía y fuentes de información

Biografía Evgeny Morozov. Recuperado de http://en.wikipedia.org/wiki/Evgeny_Morozov

Gonzalo, M. (2014) La brecha digital: ciberutópicos y pesimistas digitales. El Diario. Recuperado de http://www.eldiario.es/turing/Ciberutopicos-pesimistas-digitales_0_236226464.html

Serrano, A. & Martínez, E. (2003) La Brecha Digital: mitos y realidades. México: Editorial UABC. Recuperado de http://www.labrechadigital.org/labrecha/LaBrechaDigital_MitosyRealidades.pdf

Web CIC Batá: http://www.cicbata.org/?q=node/105

Web La Brecha Digital: http://www.labrechadigital.org/labrecha/