Material didáctico - tecnológico

Si os diesen la oportunidad de crear un material didáctico y tecnológico, qué haríais?

La respuesta a la preguta es pues, hacerse preguntas.

En primer lugar debemos saber qué queremos conseguir con su creación, es decir, una serie de objetivos que se complementarán en todo momento. Una vez los establecemos, debemos centrarnos en una problemática, es decir, unos beneficiarios, que pueden ser desde niños hasta personas en la cuarta edad. A continuación deberíamos crear las actividades a partir de una unidad didáctica, y por último, llevarlo a cabo.

Esto es lo fácil, lo que nos enseñan en la facultad, y lo que aprendemos a través de la experiencia en los trabajos. Pero si salimos ahí afuera con sólo esto en la mochila, lo siento, pero estáis despedidos.

Simplemente por el motivo de que un material didáctico - tecnológico, como puede ser un programa educativo, una aplicación o bien un juego debe responder a una necesidad, la cual viene determinada por una problemática. Además debemos de tener en cuenta el contexto, las características de los beneficiarios, hacer el programa adecuado al contenido que queremos trasmitir, debe ser interactivo, divertido, neutral, etc.

Un ejemplo metafórico: sabemos que hay un "iceberg" en el horizonte. En la facultad nos enseñan a evadir la parte de arriba, pero ah, sólo es un pequeña parte de lo que realmente debemos evadir. Pues en la vida real igual.

El ejemplo práctico: diseñamos una aplicación para enseñar matemáticas a niño de 9 años. En primer lugar debemos estudiar muy bien el colectivo, sino ya podemos ir diciendo adiós. En segundo lugar debemos hacer la aplicación interactiva, pero no dárselo todo por hecho, sino incentivar el aliciente, las ganas de saber más, que aprenda en el proceso y no con la meta. Sino, se aburrirá y ala, adiós al dinero invertido.

Pues esto señores, son las líneas básicas de creación de un buen material didáctico.