Menos pantallas. Vivamos en carne y hueso.

Ya sé que tenemos que hacer entradas que contengan reflexiones pero creo que esta foto me incita a pensar en tantas cosas a la vez que quisiera debatirla con todos vosotros y vosotras. 

                              

¿Pensáis que estamos desperdiciando parte nuestra vida? Mucho se debate sobre la necesidad de crear parques para que los niños y niñas salgan a jugar a la calle, a interactuar con otros monstruitos, a contactar con el aire libre... ¿Y nosotros, los "pseudoadultos" del siglo XXI? ¿Tenemos que "ir al parque" también? Mi móvil ocupa siempre uno de mis bolsillos, mis manos, mucho de mi tiempo, mi preocupación de no quedarme sin bateria o de no perderlo... ¡Cómo si de mi vida hablara! Por eso pienso que me estoy perdiendo otras cosas. A lo mejor el amor de mi vida ha pasado por mi lado mientras yo jugaba al Candy Crush. Quién sabe...

Pero contadme, queridos compañerxs, ¿qué pensáis que podríamos o tendríamos que hacer para, como dice el título, menos pantallas y más carne y hueso? ¿Hay alguna forma de separarnos de nuestra pantalla mágica?

 

* Ilustración de Eduardo Salles.

 

Comentarios

  • Andrea Dopazo Iglesias

    Me encanta la fotogafía, creo que tiene totalmente la razón y también me hace pensar en muchísimas cosas. Yo creo que la única solución para despegarnos del móvil es darnos cuenta, como tu has hecho, de todo lo que nos estamos perdiendo por estar mirando una pantallita. Que si aún estuviéramos aprendiendo algo a través de ello es entendible, pero como tú dices, simplemente jugamos. Creo que solo depende de cada uno cambiar nuestros hábitos.

    La frase de que tal vez pase el amor de tu vida por delante de ti mientra miras el móvil me ha recordadon un vídeo alucinante que viene a decir lo que tú nos quieres transmitir. Tal vez lo hayas visto, porque se convirtió en viral hace tiempo, sinó disfrútalo :)

  • Noelia Dominguez Hermelo

    Me parece muy interesante la idea que propones Ludmila. La verdad es que estamos tan acostumbrados a nuestros teléfonos móviles y están tan dentro de nuestras vidas y de nuestro día a día que ya no concibimos nuestra supervivencia sin ellos. Nos refugiamos tras las pantallas de nuestros móviles porque pensamos tener todo al alcance de nuestras manos y cada vez más restamos la importancia al contacto directo con los demás. 

    La cuestión que tu propones de qué soluciones podríamos o tendríamos que hacer, yo creo que depende de cada uno de nosotros cambiar nuestros hábitos de vida.

  • Ludmila Rajoy

    Andrea, o sea, no lo había visto pero creo que no había mejor manera de explicar lo que la foto muestra. Has dado en el medio del clavo. 

    Bravo, ¡¡bravo!!

  • Rosa Rey García

    Bajo mi opinión todo se resume en que no sabemos estar aburridos, nos aterra la idea de no tener nada que hacer o  simplemente esperar. Los móviles simplemente nos han facilitado el no enfrentarnos a esta realidad. Por otra parte cambiar esto no me parece nada sencillo, va hacer falta más de unos miles de vídeos y de imágenes que critiquen esto. Por desgracia, saber que lo que haces no está todo lo bien que debiera, no hace que elimines el hábito que adoptaste e incluso interiorizarse. Sin embargo darse cuenta es el primer paso.