Realidade virtual

El caso que expondré a continuación refleja dos perspectivas: la mía desde la experiencia y la observación y la de mi compañero y amigo desde su experiencia directa.

Ocurrió que hace 4 años nos dedicábamos a jugar a un juego en línea (Wordl of Walcraft), y en el juego hicimos bastantes amigos. Muchos de ellos eran amables, la cooperación era buena, había un buen ambiente, etc. Es decir, que todos nos llevábamos bien.

El problema ocurrió cuando las dos vidas se mezclaron. Nos encontramos mi amigo y yo con que estas personas no eran quien realmente habían contado: uno de ellos no iba a clase porque se tiraba hasta las 6 de la mañana jugando. Otro se gastaba el dinero que podía en porros, otro en alcohol, vamos, lo típico de los Jueves noche, ellos lo hacían todos los días. Además encontramos que tenían unos gustos un poco "excesivos" (maltratos diversos).

La conclusión que se puede sacar de esta historia es que de internet cuanto menos te fíes mejor, ya sea a la hora de hacer un trabajo o bien para jugar simplemente. Sin contar además la cantidad de estafas y timos económicos, o que simplemente te pueden perjudicar el ordenador o el móvil.

Existen diferentes páginas de curación de contenido, como bien se ha dado en clase, para saber si la información es veraz, honesta y adecuada. Para los juegos, simplemente debéis tener clara una cosa: de los únicos de los que os debéis fiar es de vosotros mismos.

Comentarios

  • Andrea Dopazo Iglesias

    Hola, Alex. La verdad es que sí que es cierto que en internet hay mcuhos contenido, e incluso personas, que no son fiables pero no creo que eso signifique que en internet cuanto menos te fíes mejor. Si nos guiamos por esa premisa no podríamos fiarnos de nada de lo que vemos y leemos y no creo que Internet sea así. Sí que es verdad que tienes que tener una mente muy crítica para decidir que es fiable y qué no, pero a pesar de que hayas tenido una mala experiencia deberías creer más en la gente. Un saludiño :)

  • Borja Lapido Tubío

    Boas Álex, a raíz de ler esta entrada túa recordoume a un blog que fixera con anterioridade relativo á seguridade nas Redes Sociais, e non só nelas, xa que ademais desas redes, internet é unha fonte de casos como os que ti nos expós aquí. Pois ben, non nos debemos de fiar de todo o que vemos na rede e menos o que ten relación con ceder datos persoais ou entablar relacións, de calquera tipo, con supostas persoas que ao fin non son o que nos venderon; así podemos situarnos nesas situacións nas que os menores, na diversidade das súas situacións, son os protagonistas de tantas noticias destes casos que vemos case a diario, casoso de ciberacoso, acoso escolar, suplantar a identidade de outras persoas, etc.

    Este tema debe ser tratado con moito coidado e atención dende o ámbito familiar e dende o ámbito escolar para tratar de concienciar a todos os axentes implicados no proceso de formación das novas xeracións.