SpringFace

En relación a lo que hemos tratado en clase estos días sobre la narrativa transmedia, hoy quería hablaros de un capítulo de Los Simpson que he visto ayer por la noche en el que se trata el fenómeno de las redes sociales. El capítulo muestra, desde la comedia, una visión crítica del surgimiento de la red social Facebook y sus consecuencias sociales.

El episodio transcurre en una sala donde Lisa es sometida a juicio. El abogado del Sr. Burns la acusa de generar el caos en la ciudad con una red social creada por ella “por su afán egoísta de ser aceptada por los demás”. Lisa comienza a contar a todos en la sala de juicio su parte de la historia. Todo empieza con una visita al nuevo centro comercial de Springfield, en el que ya se puede observar un transfondo crítico de la era de las nuevas tecnologías.

La primera escena que permite relacionar el capítulo con las redes sociales y sus consecuencias se produce cuando Lisa Simpson entra en una tienda de juegos del centro comercial solicitando a la dependienta un artículo con el que poder crear algo propio. Escena en la que podemos ver el enfoque innovador de las nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación:

Lisa: “Me gustaría crear algo propio ¿tienen paquete sin ningún tema?

Dependienta: “No, usamos la imaginación por ti”.

Lisa: “Compraré alguno de estos y construiré algo diferente”.

Dependienta: “Hazlo y tendrás que construirte un abogado”.

Otra escena que me ha llamado también la atención es en la que Homer compra un ordenador en una tienda de Apple (llamada “Mapple”) y en la que podemos observar una referencia a Google y una pequeña crítica a la sociedad de consumo:

Dependiente: “Si, es el ordenador más ligero y codiciado del mundo durante tres semanas. El Mapple vacío”.

Homer: “Me lo llevo con la condición de que me cobre los servicios que Google ofrece gratis”.

Dependiente: “Pensaba hacerlo”.

La creación de la red social SpringFace surge en la escena en la que Lisa le dice a su padre que no tiene amigos y éste le sugiere que se haga amiga de su nuevo ordenador. A partir de esta escena, ya se hacen constantes los análisis críticos entre amistades virtuales vs. amistades reales:

Lisa: “Tendría más amigos si supiera que le gusta a la gente pero no puedo saber que le gusta si no tengo amigos. Es un círculo vicioso (…). Es más fácil hacerte amiga de mucha gente por internet que de persona a persona. ¿Y si creo un lugar de encuentro en línea en el que todos seamos iguales, y yo siempre sea el centro?”.

Tras la creación de SpringFace, toda la ciudad comienza a utilizarla y empieza a observarse una adicción a las nuevas tecnologías.

En un principio, la red social nace para ofrecer una herramienta mediante la cual se pueden hacer amigos, por eso se orienta para jóvenes. Sin embargo, en las siguientes escenas podemos ver que su uso se extiende a toda la población de Springfield. El “enganche” a la red social y a las TIC (ordenadores, teléfonos móviles) es masivo.

Abogado (sala de juicio): “Así, la red llamada SpringFace se extendió del mundo de los niños al de los adultos”.

Homer (bar de Moe): “Mosquis, esto hace que sea mucho menos peligroso hablar borracho con mi mujer”. Escribiendo a Marge por su móvil: “Estoy aquí sentado sin empinar el codo, cuento los minutos para que cierren y poder volver dar tumbos a tu lado. Otra ronda Moe. ¿He escrito eso? Borrar, borrar!!”.

¿Escribimos en las redes sociales igual que hablamos? Esta escena cómica en el bar de Moe sería una crítica al lenguaje a través de las redes sociales.

También en lugares como la iglesia se nota la presencia constante de la red social:

Sacerdote: “Es gratificante verlos a todos recogidos en oración con la luz de Dios iluminando sus rostros”. Cuando se da cuenta que esa luz procede de los teléfonos móviles: “¿Por qué pondría Wifi gratis en la iglesia? Si no puedes vencerlos únete a ellos”.

Otro aspecto importante a destacar es la satisfacción de Lisa cuando descubre, tras diferentes actualizaciones de su red social, que el número de sus amistades se incrementa hasta más de mil. ¿Por qué nos produce esa satisfacción personal cuando vemos que nuestro número de amigos aumenta en Facebook? Al igual que Lisa, solemos fijarnos en la cantidad, en un número determinado de amigos, sin plantearnos en ningún momento quiénes son esos amigos y que beneficios personales nos aporta dicha cantidad de amigos virtuales.

Lisa: “Tengo mil amigos y me siento más sola que la una”.

Las consecuencias de la red social no tardan en aparecer. Homer provoca un accidente de tráfico por estar distraído con su teléfono móvil. Hecho que podría traducirse a la realidad, ya que los accidentes de tráfico provocados por la utilización de móviles comienzan a ser bastante frecuentes en nuestra carretera.

Homer, mientras conduce: “Ese idiota me ha adelantado, voy anotar su matrícula, averiguar quién es y cambiaré su foto de perfil en SpringFace por la foto de un mono”.

A partir del accidente, se desarrollan muchos hechos relacionados con la adicción a las nuevas tecnologías. Uno de ellos se produce cuando, después de atropellar a un anciano mientras cruzaba la carretera, la ambulancia decide llevarse su teléfono móvil, en vez de atender al anciano.

Otro lo protagonizan Carl y Lenny y en el que se puede observar la tendencia a escribir mensajes de texto antes que realizar una llamada:

Carl: “¡Que alguien pida una ambulancia!”

Lenny: “Ahhhh, no sé cómo utilizar el teléfono de mi teléfono”.

También es de destacar el excesivo valor que se le dan a las actividades realizadas en las redes sociales frente a la propia realidad. En el capítulo, esto se puede reflejar en la escena en que aparecen tres bomberos, que en vez de hacer su trabajo se preocupan más por subir una foto del incendio a la red social:

Bombero 1: “¿Habéis visto mi foto del incendio?

Bombero 2: “Si claro, buena toma”.

Bombero 2: “Yo no la he recibido”.

Bombero 1: “Si ya, funciona como quiere”.

¿Por qué ese afán de mostrar constantemente en redes sociales lo que estamos haciendo en cada momento? ¿Por qué no somos capaces de disfrutar de un instante si no lo compartimos con los demás?

Finalmente, el capítulo acaba reflejando las graves consecuencias que ha supuesto la creación de SpringFace:

Abogado: “Lisa Simpson, ¿puede darnos alguna razón para que el ayuntamiento no la obligue a cerrar su sitio web?”.

Lisa: “¡Sé que es horrible! Te aisla y ha causado 35 muertes, ¡pero tenía amigos! ¡Cuatro cifras de amigos!”.

Después del caos ocasionado en la ciudad, Lisa cierra la red y toda la ciudad vuelve a la normalidad: tiran sus aparatos tecnológicos a la basura y retoman sus prácticas habituales.

¿Qué opináis sobre todos estos sucesos? ¿Son un reflejo de lo que estamos viviendo actualmente con la era de las nuevas tecnologías?

Os dejo un link donde podeis ver el capítulo entero: http://vidspot.net/6s24ij1rb84t y una pequeña reflexión que aparece en las últimas escenas del episodio. ¡Sacad vuestras propias conclusiones!

“Lisa aprendió que lo que importa no es cuántos amigos tienes en Springface sino cuantos seguidores tienes en SpringTwit”.

 

Comentarios

  • Cristina

    Me encanta el blog. Creo que es de los que más interesada he leído jajajaja. Como siempre los Simpson acierta en todo y este caso no es una excepción, pues resulta un bosquejo de la sociedad en la que vivimos hoy. Con todo, creo que el problema no está en la red social en sí, sino en el uso que se les da. Como se puede ver, Lisa le da un mal uso porque tenía un problema socializando cara a cara y el resto se unen al caro de las tecnologías siguiendo las modas. No creo que sea diferente lo real a lo virtual pero sí lo real a lo falso y muchas veces las redes adquieren este carácter de falsedad, aparentando tener muchos amigos en la red, subiendo fotos de toda tu vida pasadas previamente por un filtro, hacer dedicatorias que no creemos (este pasado domingo he visto comentarios de hijos a sus madres en Facebook cuando estas ni siquiera tienen). Volviendo al tema de los Simpson creo que la sociedad es completamente como la pintan. Y a mi me pasó como a Lenny el otro día, quise hacer una llamada y no tenía ni idea de cómo llamar y, después de fuchicar, finalmente lo encontré pero eso me hizo pensar en cómo es posible que un teléfono que se creó para hablar a distancia y que uso constantemente no lo utilice nunca para su verdadera finalidad.

  • Silvia

    Estou totalmente de acordo con Cristina, o problema é que non usamos correctamente o medio virtual. Apoiamonos do seu relativo anonimato e da seguridade que nos da para facer cousas que moitas veces non fariamos nun entorn real. Na miña opinión a escola e a familia deberían encargarse de transmitir ese bo uso do entorno dixital e as redes sociais, así cmo facer que os usuarios coñezan tanto os dereitos e deberes como os perigos que implica o uso da rede. Debemos facerlles ver os usuarios a importancia de que a súa identidade ixital se corresponda coa súa identidade real, e tamén ue non poden deixar de ado as comunicacións e modos de relacionarse tradicionais. O importante é o euilibrio para poder sacarlle o máximo proveito as TIC.

  • Susana Fernandez Rodil

    Creo que a clave do éxito dos Simpson nas nosas xeracións é que cando somos pequenos gústannos polo gracioso  e entretenidos que son...e a medida que crecemos e aprendemos máis do mundo, vemos que esconden unha crítica da sociedade de  EEUU excelente que  convírte esta serie nuns debuxos grandiosos.

    Neste caso, as escenas que comentas volven a estar cargadas de humor, pero con unha dosis de realidade importante. Frases como a que comentas de Lisa de: "tengo mil amigos y me siento más sola que la una", reflexan o efecto "social" das redes. Mismo eu teño máis de 500 amigos en facebook, dos cales podo falar de vez en cando con 10 e bastante amenudo con 2-3. Entón, cómo se lle pode chamar amigos a iso?

    Tamén o feito de sacar fotos a todo e publicar continuamente a nosa vida privada. Nalgunha entrada tamén teño feito referencia a isto, e é que en verdade é algo que me fascina. Ver como hai xente que ao mellor ante un accidente ou algún suceso, en vez de coller e botar unha mán, sacan a cámara do teléfono e póñense a grabar.

    A verdade, a raiz de esta asignatura que nos permite reflexionar tanto, penso en esas redes "sociais". Non entendo como algo que debería facernos máis sociables parece que cada vez nos individualiza máis.

    Entrada genial María ;)

     

  • Ana Coroas Arias

    Una entrada super curiosa, María. Al igual que apunta Susana, los Simpson siempre saben satirizar las situaciones más cotidianas de nuestro día a día, y eso es una de las claves de su éxito, que los espectadores conseguimos identificarnos con lo que sucede. Me quedo con la frase de Lenny en la que comenta que no sabe utilizar el "teléfono de su teléfono" y es que hoy en día las funciones que aporta un terminal son tan amplias y sofisticadas que se nos olvida su función principal. Uno de los parámetros en los que nos fijamos al adquirir un móvil es en la calidad de la cámara fotográfica, movidos por esa necesidad irrefrenable de compartirlo todo, sin saber muy bien cual es la finalidad que perseguimos, como se comentaba en clase: ¿por qué esa obsesión por los selfies y enseñarle continuamente al mundo lo que hacemos? Quizás no en todos los casos, pero si en cierta medida, por un afán de protagonismo, de popularidad o simplemente por el hecho de enseñarle al mundo y compartir con él los momentos que nos hacen felices. Como decían Burbules y Callister, la relación con las tecnologías es bidireccional, las usamos y nos usan, y en ciertas ocasiones no sabemos marcarnos límites lo que desencadena en una peligrosa obsesión que más que conectarnos nos aisla de la sociedad. 

    P.D: Es curioso como las asignaturas de este semestre nos hacen reflexionar acerca del mundo que nos rodea, tanto Tecnicas de Grupo como Tecnología Educativa nos han vuelto más críticos, analíticos y reflexivos ante la realidad de nuestro entorno. 

  • Yaiza Ferreiros Iglesias

    Qué ganas me acaban de entrar de ver ese capítulo! jajaja Con respecto a lo que preguntas, al igual que mis compañeras, creo que reflejan perfectamente lo que estamos viviendo en esta era de las nuevas tecnologías. Las redes sociales son, bajo mi punto de vista, una especie de ilusión, algo que te hace pensar que tienes una vida super divertida (ya que no se suben fotos de lo malo que te ha pasado) y un montón de amigos, cuando realmente no es del todo así. Deberíamos aprender a vivir para nosotros, y no para otros.