Identidad digital: el simulacro válido

A raíz del tema que se nos ha asignado para la grabación del corto de narrativa digital, "Público y privado: competencia digital e identidad digital", me he planteado cómo somos capaces de reconocernos por nuestras represenciones en red, si lo que queremos exponer es lo que somos en realidad, o si se trata de un lienzo de nuestras pretensiones, donde solo plasmamos lo que ansiamos por la captación de momentos en imagen o texto.

Para empezar a profundizar sobre el tema, la búsqueda de un concepto válido de identidad en relación a la cuestión a tratar me ha llevado a la definición de Karl Jaspers, en la que plantea la identidad como una cualidad más del "yo", que se materializa en la vivencia del individuo en el momento y la separación por medio de la frontera entre el yo y el mundo. La inmediatez de la captación de lo que pretendemos representar en red permite una representación sesgada de las personas en el momento justo y deseado, siempre filtrado por la herramienta con la que realizamos tal plasmación: el mero uso de la tecnología obvia muchos componentes del contexto captado, solo se centra en la lente y de lo que extrae de la realidad. En este sentido, la seña de identidad que queremos mostrar puede ser válida, ya que una foto en un concierto de un determinado grupo plasma en cierta medida por donde irán nuestros gustos músicales, o los que queremos mostrar en nuestro perfil. 

Atendiendo a la separación entre nuestro "yo" y el mundo en el que se enmarca, con la plasmación en nuestro perfil("contorno de una persona o cosa vista de lado" extraído de www.definición.org/perfil) de determinados componentes realizamos una convergencia entre ambos.Filtramos de todo lo que nos rodea aquello que nos interesa mostrar en la red. Se realiza pues una selección por el gusto y por la publicación: quiero que sepas que me gusta algo de todo lo que me rodea, y la mejor forma de publicitarlo es colgarlo en la red. Por lo tanto, la identidad digital supone la creación de un alter-ego, la huella que quiero dejar en una plataforma para que los que pueden acceder a la misma deduzcan a partir de lo observado determinadas características. Como implica la propia definición de perfil, la cara oculta del mismo puede ser la real o la que simplemente no queremos mostrar.

Parece pues que hay determinados componentes de nuestra identidad que solo sobreviven por medio de este simulacro, en el que parece que nos hemos sumergido "conducidos por una inmesa e irresistible compulsión que actúa sobre nosotros a través del progreso de nuestras tecnologías, en lo que llamamos "autopistas de la información" y que podríamos llamar "autopistas de la desinformación" (Jean Baudrillard, La ilusión vital). 

Las posibilidades de las nuevas tecnologías nos han llevado a crear un mundo paralelo de carácter virtual en el que nos representamos y caracterizamos, donde nos vendemos como algo que somos o que nos gustaría ser y en el que en muchas ocasiones, pasamos a vivir porque es más cómodo que la silla desde donde lo manejamos. Nos supera la herramienta que pretendía ayudarnos para pasar a ser el objeto y centro de nuestra actividad.

 

Fuentes de información:

-www.definición.org.

-Fenomenología de la conciencia del yo, Karl Jaspers.

-La ilusión vital, Jean Baudrillard

-Cultura y Simulacro, Jean Baudrillard.