Colegios Virtuales, el síndrome de Hikikomori.

Hola Stallaeros!

 

En una de mis anteriores entradas, Las Tecnologías también luchan por la igualdad, hablaba sobre el término e-learning relacionándolo con aquellas personas que sufren discapacidad visual. Después de mucho pensar, se me ocurrió que a esta herramienta se le podrían dar más usos similares, asique me dispuse a investigar. Navegando por la Red he descubierto que en Japón se ha inagurado este año un centro educativo virtual destinado a los hikikomori.

Y vosotros os preguntareis Hiki-QUÉ? Hikikomori significa literalmente "apartarse" o "estar recluído" y se trata de un término sociólogico japonés que hace referencia al conjunto de personas que han escogido abandonar la vida social. En él se pueden incluír a individuos que sufren de fobia social, agorofobia, transtornos de la personalidad o problemas de ansiedad social. Este tipo de transtornos se da sobretodo en hombres y puede comenzar a edades tempranas como los trece o catorce años. Además, estos individuos son capaces de llegar a vivir hasta quince años aislados, aunque se definen como pacientes de esta enfermedad al llegar a los seis meses de aislamiento. Se caracterizan por pasar la mayor parte del día en su habitación jugando a videojuegos, leyendo, viendo la tele y conectándose a Internet. Sólo salen de su cuarto para ir al baño o para comer, todo ello, sin comunicarse practicamente con nadie, incluso con sus padres. 

 

 

          

Esta es una situación preocupante para Japón, ya que en el páis se detectaron un millón de casos, lo que corrresponde con el 1% de su población total. Aún así, hay que destacar que estas cifras no son del todo fiables, ya que muchas familias mantienen el conocimiento de esta enfermedad en silencio. Esto es debido a que en Japón se valora mucho la imagen que se proyecta a la sociedad. Esta vergüenza para decirlo hace que no se puedan contar con datos exactos, lo que me lleva a imaginarme que las cifras puedan ser mucho mayores y más preocupantes, por lo que considero que es un tema realmente alarmante.

Como expone Andrés Sánchez Braun en el periódico El País: 

La ansiedad y el descontento que genera la vida académica llevaron a casi 57.000 jóvenes a dejar el colegio en 2010, según el Ministerio de Educación nipón. Todos ellos forman lo que se conoce como futoko ("el que no va a la escuela"), a menudo el primer paso para convertirse en hikikomori.

A partir de este dato tan alarmante, es donde introduzco el papel de la tecnología, y como mencionaba ya en el primer párrafo, la iniciativa llevada a cabo por este país creando COLEGIOS VIRTUALES, otro tipo de e-learning. Tal y como expone el artículo de la sección tecnológica del ABC "Avatares y programas informáticos: así se estudia en el primer colegio virtual", Japón crea una escuela en la que profesores y alumnos interactúan, gracias a Internet, mediante avatares (los cuales recuerdan  a los utilizados por Nintendo en las consolas WII pudiéndose personalizar con miles de accesorios). Esta inicativa fue llevada a cabo por un instituto privado de secundaria de la prefectura de Chiba, el cual ofrecía cursos a distancia para obtener el título de Bachillerato. La mayoría de los alumnos de estos cursos por correspondencia, sufrían el transtorono de hikikomori, y por lo tanto no acudían a las 20 tutorías obligatorias que había que hacer cara a cara. Por ello, este centro educativo tuvo la idea de idear una metodología de aprendizaje más adaptada a este conjunto de individuos.

El centro abrió sus puertas el pasado 24 de Abril y fue llamado en japonés "País del ciberaprendizaje". A él acudieron 240 alumnos pagando una matrícula anual de 180.000 yenes (1.340 euros). Su didáctica es muy simple. Los alumnos se matriculan de un cierto número de asignaturas durante tres años y después, mediante el avatar, pueden moverse por toda la institución: acudiendo a las clases magistrales ( son vídeos de 20 minutos y un exámen escrito), consusltando materiales audiovisuales y libros electrónicos, chateando y comunicándose con el resto de compañeros y profesores... Es obligatorio que accedan diariamente a la plataforma. Otra de las características más relevantes de esta institución es que solo exige cuatro tutorías anuales cara a cara.

Al igual que Efe Masaki Shimoda, considero que estos centros son un gran avance y un buen empleo de la tecnología. Estas personas pueden llegar a pasar años sin comunicarse con nadie, y algunos estudios han dictaminado que mediante esta institución se ha logrado que los alumnos se realcionen entre ellos con sus avatares. No es un "super" paso, pero creo que si puede ser el primero para que lograr que los hikikomori se sientan cómodos manteniendo interacciones y puedan volver, en un futuro, a la comunicación cara a cara. Además, desde el propio centro animan a sus discentes a acudir a todos los actos y celebraciones que se festejan en el, para motivarlos y evitar las relaciones sólo mediante Internet. Por lo de pronto, han conseguido que se compromentan socialmente con algo: la escuela, forjar amistades, interacción... que va más allá de lo que muchos centros pqsiquiátricos especializados en el tema habían logrado hasta entonces. Así mismo, considero que el precio es bastante asequible, por lo que la mayoría de los individuos podrían permitírselo.

Me llama la atención el hecho de que siempre achacamos la mayor parte de nuestros problemas a las tecnologías, y esta vez, (bueno, yo siempre me he mostrado bastante a favor de ellas) son estos artilugios los que podrían mejorar una enfermedad de tipo psicológico. Para terminar quería puntualizar que no deberíamos ver este problema de forma lejana, ya que según un estudio de la revista International Jounal of Social Psychiatry ha dictaminado, este transtorno mental ha transpasado las murallas de Oriente y ya se han detectado casos en España, por lo que sería recomendable empezar a informarnos y ver como se pueden solucionar mediante herramientas tecnológicas.

 


Wikipedia. (2015). Hikikomori. Recuperado el 11-05-2015 de: http://es.wikipedia.org/wiki/Hikikomori

Wikipedia. (2015). Aprendizaje electrónico. Recuperado el 11-05-2015 de: http://es.wikipedia.org/wiki/Aprendizaje_electr%C3%B3nico

Conoce Japón. (2013). ¿Qué son os hikikomori? Recuperado el 11-05-2015 de: http://conoce-japon.com/curiosidades-2/quienes-son-los-hikikomori/

Sánchez Braun, A. (2011). Hikikomori, perdidos en su habitación. Recuperado el 12-05-2015 de: http://elpais.com/diario/2011/12/04/eps/1322983617_850215.html

ABC Tecnología. (2015). Avatares y programas informáticos: así se estudia en el primer colegio virtual. Recuperado el 11-05-2015 de: http://www.abc.es/tecnologia/informatica-software/20150505/abci-primer-colegio-virtual-japon-201505051130.html

ABC Tecnología. (2014). El síndrome de Hikikomori imparcta en España. Recuperado el 12-05-2015 de: http://www.abc.es/sociedad/20141112/abci-aislamiento-social-espana-201411111653.html

Comentarios

  • Andrea Iglesias Morenza

    Nunca había escuchado el término de Hikikomori, pero sin duda estoy de acuerdo contigo en que existe un gran porcentaje de la sociedad que podríamos englobarlo dentro de este conjunto. Coincido contigo en que por medio de la tecnología puede hacer mejor la vida de estas personas, acercándoles y dandoles la oportunidad de formarse mediante esas escuelas virtuales. Aunque destaco que la matricula me ha llamado mucho la atención.

    En definitiva, muy buena entrada Belen, ya que nos has puesto a mano una realidad desconocida hasta ahora, y sin duda la iniciativa de las escuelas virtuales, de esos "países de ciberaprendizaje", puede ser muy positiva a la larga, aunque yo defiendo enormemente que para una buena educación hay que saber trabajar con personas, en grupo... socializarse. :)

  • Belén Quintana Río

    Yo también creo que no hay nada como la educación cara a cara Andre, sin duda es la más rica. Aun así, considero que en este caso la educación a distancia ayuda bastante con esta enfermedad, ya que aquellas personas que sufren este síndrome se niegan a realcionarse totalmente, y con estos colegios virtuales por lo menos se consigue una poca interación e involucración y compromiso social.