El final se acerca...

Estamos llegando al final de curso, ya solo queda una última sesión de clase, y las ansias por poder disfrutar del veranito ya están al acecho.

Me gustaría hacer una última reflexión para finalizar nuestra andadura por el Stellae con lo que respecta a la asignatura de tecnología educativa, para pasar a centrarme en el hilo conductor que guió mis entradas y mis aportaciones en la Red.

Ludmila publicó un Storyboard ayer que reflejaba su evolución con respecto a la asignatura. Considero que la misma situación que vivió ella nos identificará a muchos, sobre todo a mí. Llegamos el primer día de clase pensando que iba a ser una asignatura relativamente fácil, que como nativos digitales ya sabíamos bastante sobre este tema, y que en la medida de lo posible conoceríamos los términos con los que tratamos.

Pero no fue así, cada día que íbamos a clase era un reto, era introducir nuevos términos en nuestra mente de los que no teníamos ni idea, conocer miles de plataformas virtuales que desconocíamos y que nos ayudarían como estudiantes y en nuestro futuro como pedagogos. Salíamos de clase intentando reflexionar sobre la cantidad de información que íbamos acumulando en nuestro cerebro y una vez en casa la intentábamos procesar con búsqueda de nueva información y ampliábamos lo que más nos llamaba la atención.

El Stellae también fue todo un reto para mí, las primeras semanas me costaba introducirme y participar en esta nueva red social para todos, ya que era una nueva forma de trabajo a la que no estábamos acostumbrados, pero a medida que fue pasando el tiempo me di cuenta que es una forma de aprender muy interesante. Implica constancia (quizás era lo que más me costaba), ya que de ese modo podemos enriquecernos de los contenidos y de los aprendizajes que van mostrando nuestros compañeros y ellos de nosotros.

En definitiva, definiría la asignatura de tecnología educativa como un reto, un reto que hizo que aprendiese de otra forma que no es la tradicional, un reto que cambió mi forma de actuar con respecto a la red social, un reto que significó aprender cosas nuevas en clase y seguirlas aprendiendo fuera de la misma, y un reto que me hizo aprender aspectos con respeto a la tecnología que pensaba que sabía pero en realidad era una “ignorante” en ese tema.

Y por último queda el hilo conductor, que supondrá otro nuevo reto para mi. Ser capaz de extreaer de mis entradas, comentarios y de mi participación en la Red, lo más significativo del proceso de enseñanza-aprendizaje y encontrarle un cauce y una relación a todos ellos.

Mucho ánimo a todos, ya no queda nada!