Editoriales

La última clase interactiva del curso la dedicamos a indagar y conocer las propuestas educativa que las editoriales ofrecen a los colegios.

Aunque a priori no parece algo demasiado interesante o nuevo, la realidad fue muy diferente, me sorprendió muchísimo lo que vi, no tenía ni idea de que algo así existía.

Las editoriales, actualmente, ofrecen programas totalmente completos a los profesores; los libros que serán para el alumnado, libros para los propios profesores, unidades didácticas completas para cada tema, el plan lector, ejemplos de exámenes.... etc. además, como complemento de esta información, en la red también existen muchos programas que facilitan actividades para las diferentes asignaturas. un ejemplo de esto puede ser librosvivos.net de la editorial S.M. 

Todas estas facilitaciones al profesorado me llamaron especialmente la atención, ya que lo desconocía por completo. A estos recursos los encuentro, por una aprte muy positivos aunque, por otra pueden resultar muy negativos en el ejercicio profesional del profesorado.

Por la gran cantidad de recursos que ofrecen, suponen un gran apoyo en el desarrollo de las clases en los docentes, pero... un mal uso de los mismos, y con esto me refiero a limitar la docencia a éstos, puede causar graves carencias en el desarrollo de los discentes.

El hecho de que un docente se rija únicamente por este material, podría impedir a los alumnos de diferentes metodlogías en el desarrollo de las clases; grupales, de reflexión, de interacción... etc.

Además, como comentábamos en el aula en los grupos que formamos, también en cierto modo se cohibe o se impide a los nuevos docentes, con ganas de trabajar e innovar, hacerlo ya que resulta de gran dificultad para éstos, sobre todo si el resto de plantilla del profesorado hacen uso completo de estos recursos.

En mi opinión, todo lo que favorezca y ayude al desarrollo de la educación es positivo, mas... se le debe dar el uso que le corresponde.

 

Comentarios

  • Cristina Fiuza Rodriguez

    Estoy deacuerdo contigo Raquel, este tema ya se ha tratado en diversas asignaturas. La total monopolización en el proceso de enñanza aprendizaje por parte de los libros de texto, no sólo empobrece al profesor al quedarse exclusivamente en la superficie del tema tratado, sino también al alumno, que ve su proceso de aprendizaje coartado.

    Así que si bien es cierto que esto puede ser muy positivo, el abuso de los mismos puede llegar a ser negativo.