¿PARA QUÉ SIRVEN LOS ORDENADORES?

Esta no es una pregunta que ningún niño de hoy en día nos vaya a hacer, o al menos, no en la mayoría de los casos. Los ordenadores han pasado a ser un mueble más de nuestras casas (y digo mueble, poque con las tablet, y los smartphone han pasado a un segundo plano en cuanto a su transporte). Se mueven menos, pero siguen estando, y todos los niños o la mayor parte de ellos lo han utilizado alguna vez en sus primeros años de vida. Y no lo digo yo, los estudios afirman que el 40% de los niños menores de un año, utilizan la tecnología habitualmente.

Partiendo de esta premisa, me gustaría que vieseis este capítulo de Peppa Pig, la archiconocida cerdita y su familia, entretenimiento de muchos niños en los últimos años. En él, la Mamá Pig decide regalarle al abuelo el viejo ordenador, para que este se introduzca en el manejo de las TIC. Hasta aquí, todo correcto. Lo sorprendente es lo que le responden a este abuelito sobre para qué sirve un ordenador. "Sirve para escribir letras y números", a lo que Peppa Pig añade "Y también tiene un juego de una gallina". ¡Vaya tres funciones más cutres para un dispositivo que existe en todas nuestras casas!

Teniendo en cuenta, que a pesar de que esta serie está recomendada para niños de 0 a 6 años, pero realmente está orientada a un público de alrededor de 2 años, ¿es coherente con nuestra sociedad actual acercarles a unos niños tan pequeños que las tecnología sirven unicamente para esto?

Me pareció un tema interesante a tratar, porque quiero englobar en él varios aspectos que llevamos a reflexión a lo largo de esta materia: el uso que se les da a las tecnologías, el arma tan poderosa que es la televisión, y los múltiples usos que tienen las TIC.

Porque la educar no es tarea de unos pocos, sino que debe ser una responsabilidad compartida. Y porque en el ámbito familiar no siempre se es consciente de estos aspectos, cada vez creo más necesario que también debemos como maestros educar a las familias. Educar para ser conscientes. Una tarea sin duda muy complicada, pero muy necesaria. Trabajando estos aspectos, cada vez encuentro más ejemplos, por lo tanto, cada vez creo que es más necesario.

REFERENCIAS:

http://www.abc.es/tecnologia/moviles/20150426/abci-bebe-movil-jugar-hablar-201504260917.html

http://www.raco.cat/index.php/AnuarioPsicologia/article/viewArticle/61047/0

 

Comentarios

  • Noelia

    Hola! La verdad es que es sorprendente que unos dibujos dirigidos a niños de entre 0- 6 años, muestren ese concepto de lo que es un ordenador.

    Los niños comprendidos en esas edades son “esponjas” que pueden absorber todo tipo de información. Muchas cosas las aprenden a través de medios digitales, como puede ser la televisión donde ven los dibujos animados.

    Los niños que vean en este caso este capítulo que nos muestras de Peppa Pig  van a tener un concepto muy equivocado de lo que es un ordenador, pensarán que sólo sirven para escribir números, letras y jugar. Pero esto no es así, un ordenador nos puede servir para una infinidad de tareas, como por ejemplo buscar información, comunicarse con los demás, escribir, dibujar, leer el periódico, ver/ hacer vídeos… y, lo más importante, para trabajar y facilitar el trabajo.

    Creo que los dibujos se deben enfocar de una manera más real y mostrarles a los pequeños lo que realmente significan el uso de determinados medios, concretamente en este caso el del ordenador. Mediante los dibujos aprenden vocabulario, acciones… de  nuestro día a día. Hay que enseñarles y darles la información teniendo en cuenta su edad sin infravalorarlos.

    Los niños destinan al año 30 horas más a ver la televisión (990 horas) que a la escuela [Suárez (2010)].  Tantas horas de televisión, tantos dibujos, y diferentes visiones, interpretaciones etc. y es que los niños a esas edades no tienen la suficiente capacidad crítica para asimilar e interpretar por sí mismos lo que ven.

    Como bien dices tú, educar es una tarea compartida, por ello toda la sociedad, incluidos los medios de comunicación deben contribuir a la educación de los más pequeños.