Los bebés y los smartphones

Un estudio presentado en la reunión anual de las sociedades académicas de pediatría de Estados Unidos afirma que más de un tercio de los bebés aprenden a jugar con los móviles antes que a andar o hablar. 

Es cierto que cada vez es más habitual ver a niños pequeños jugando en todas partes  con los smartphones de sus padres. Este estudio se realizó a partir de una encuesta con 20 ítems para averiguar a que edad los niños empiezan a manipular este tipo de objetos y cómo los utilizan. Los resultados resultaron abrumadores ya que se comprobó que desde una edad tempranísima los niños manipulaban con total asiduidad estos aparatos y lo hacían con una soltura impresionante. 

Los smartphones y tabletas han apartado la atención de los niños de la pantalla del televisor para compartirla con pantallas más pequeñas. 

Es cierto que el smartphone es un medio mucho más cómodo que la televisión o el ordenador, por ejemplo ya que estos aparatos se pueden llevar a cualquier lugar y tienen un uso independiente de cables y enchufes (son dispositivos autónomos mientras cuenten con la batería necesaria). También el mercado de las famosas "apps" está creciendo cada vez más. Cada día nos sorprenden con nuevas aplicaciones de todo tipo incluso para bebés (cuentos infantiles, juegos para aprender a sumar, etc). 

Yo creo que su uso no es algo malo ya que hay aplicaciones muy entretenidas y didácticas con las que los niños pueden aprender un montón de cosas nuevas pero siempre con cierta medida. Hoy en día la tecnología es parte de la vida de las personas y como bien dice Miguel Ángel Uriondo "no dejar que los niños se acerquen a la tecnología es no dejar que vivan en su naturaleza propia".