Reflexión final

Por Sandra

Todo tiene su fin y a falta de dos días para el examen de “Procesos de mejora y uso de las TIC” me gustaría hacer mi última entrada. Son diversos los temas que hemos tratado a lo largo de este segundo cuatrimestre pero sin pensármelo dos veces el que más me ha llamado la atención y, en el que creo que deberíamos hacer mayor énfasis, está relacionado con los peligros producidos en la red.

Son numerosas las campañas en contra de todo tipo de maltrato, tanto físico como psicológico, pero las tres que presento a continuación bajo mi punto de vista son brutales. Sólo puedo definirlas con esa palabra porque me pusieron los pelos de punta y me hicieron ver lo crudo que puede ser el día a día de una persona que sufre esto.

El primero, breve pero intenso, muestra la imagen de una mujer marcada por los golpes recibidos, haciendo alusión a la violencia de género.

El segundo está relacionado con el bullying, reflejando la vida paralela del acosador y acosado. Los sentimientos de cada una de las protagonistas y las consecuencias que conlleva no recibir ayuda ni atención por parte de nadie.

Finalmente el tercero, bajo mi punto de vista, fue el más estremecedor, nos muestra un mudo “heterofóbico” como crítica a la homofobia. Y aunque no esté relacionado con lo tratado en las clases, en muchas ocasiones, las redes sociales se utilizan para denigrar a personas de diferente raza, religión, sexo… Ojalá pudiese describir lo que me transmitió el vídeo pero hay veces que las palabras sobran o que no serían suficientes para explicar un sentimiento.

Realizo esta reflexión final para seguir profundizando en temas tan importantes como estos. Cada uno es dueño de su vida y por tener gustos, opiniones, aficiones… distintas y por ello, no significa que no se merezca el mismo respeto que los demás. Cada uno de estos vídeos me hizo ser consciente de que esta realidad está más cerca de lo que pensamos, incluso la podemos tener en frente sin siquiera ser conscientes.

La dureza de las tres realidades sólo me hicieron pensar en la ayuda que pueden necesitar miles de personas, las cuales en silencio siguen ahogando su dolor, la necesidad de afecto, la necesidad de sentirse apoyados y aceptados como personas. En este caso la sexualidad no la eliges, la descubres.

Al igual que en las redes se producen los múltiples peligros de los que venimos hablando a lo largo del cuatrimestre, estos tres casos incluidos, también nos ayuda a distribuir campañas para la concienciación y adquisición de valores. Aquí también juega un papel importante la familia y la escuela, cuya fuerza educativa influye notablemente en el comportamiento de los individuos y en transmitirles los valores adecuados.