Emocionémonos!

O investigador Francisco Mora, doutor en Neurociencia pola Universidade de Oxford e catedrático de Fisioloxía da Universidade Complutense, asegura que o elemento esencial do proceso de aprendizaxe é a emoción. Como el mesmo dice no libro que acaba de publicar Neuroeducación: "Sin emoción no hay curiosidad, no hay atención, no hay aprendizaje, no hay memoria".

Mora comenta tamén que “los niños hoy aprenden, desde muy pronto, conceptos abstractos en habitaciones con ventanales sin mucha luz o luz artificial, con el rigor y la seriedad de maestros que se aleja de aquel “juego” primitivo que generaba aprender y memorizar de lo sensorial directo, “con alegría”, base de la atención y el despertar de la curiosidad”.

Imaxe extraída de: http://blogs.siglo22.net/gema/2011/11/16/%C2%BFcomo-influyen-las-emociones-en-el-aprendizaje/

Despois de ver esta noticia, compartida por un dos meus amigos en Facebook teño que dicir que estou completamente dacordo con ela, como voluntaria que participa nun gabinete educativo e nunha asociación de discapacitados creo que o primeiro que se debe facer é crear un ambiente emocionalmente cálido, no que se respire alegría; alegría para tratar cos demais, ter tolerancia (todos somos diferentes), alegría tamén para aprender... 

Debemos rematar co aprendizaxe memorístico. De que nos vale aprender memorizando conceptos? Pasados uns días ou quizais meses (para aqueles que posúan unha gran memoria, que non é o meu caso) despois do exame non os lembraremos. Creo que nos atopamos aquí antes unha das causas do fracaso educativo en gran parte dos alumnos e alumnas. Como ben nos indica Mora “la neurociencia cognitiva ya nos indica, a través del estudio de la actividad de las diferentes áreas del cerebro y sus funciones que solo puede ser verdaderamente aprendido aquello que te dice algo. aquello que  llama la atención y genera emoción. aquello que es diferente y sobresale de la monotonía”.

Credes que debemos replantexarnos a metodoloxía aplicada nas aulas hoxe en día?

 

Eu, na miña humilde opinión, penso que sí, creo firmemente que debemos chegar as emocións dos nosos alumnos e alumnas para incentivar os seus procesos de aprendizaxe.

Déixovos nas fontes consultadas o artigo onde lin esta noticia. Espero que resulte do voso interese :)

Fontes consultadas:

Comentarios

  • Ivan Calviño Gomez

    Hola Nuria. Eso que expós é moi certo, eu xa teño falado algunhas veces nas entradas que fixen de que os nosos sistemas educativos se centran demasiado en que os alumnos memoricen contidos custe o que custe.Como dí ese refrán de que "a letra con sangre entra".

    Deixan de lado o contido emocional, motivar e despertar a curiosidade e os alumnos rematan memorizando contidos polos que non sinten ningún tipo de interese, e que acaban olvidando pasados dous días.Niso tamén inflúe o ambiente, cando ves que hai alumnos que se refiren ao colexio como "unha carcel" xa che queda claro que ahí algo está a fallar.

    E é unha lástima, porque estou seguro de que se se tivesen en conta esas cousas a educación podería mellorar moito os seus resultados.O malo é que a veces estase máis pendente do que pon o informe Pisa que do que ocorre nas nosas escolas.

  • Noelia Fernandez Alvarez

    Penso que esta entrada ten moita relación coa que subín eu a semana pasada: Na era dixital, o Conectivismo. Na mesma falo sobre o que plantexa o conectivismo nos procesos de ensino - aprendizaxe, indicando principalmente a importancia dunha aprendizaxe colaborativa e cooperativa, conseguindo así que os alumnos se manteñan activos sen ser unicamente "máquinas de repetir" e os docentes adquiran o papel de facilitadores, abandonando así o tradicional.

    Ademais tamén indico que penso que na actualidade a educación non combateu ditos aspectos tradicionais, senón que pola contra, seguimos a traballar do mesmo xeito pese aos avances dos que podemos disfrutar. Igualmente ca vós, si que penso que esta metodoloxía debería ser replantexada e ademais deberíamos apreciar o valor doutras metodoloxías, para así obter diferentes resultados nos alumnos; e non, como indica Iván, única e exclusivamente nos informes PISA, senón que diariamente na aula, que é onde se pode observar esa verdadeira emoción.

  • Xeila

    Coincido contigo Nuria, está claro que a maoría das veces, os contidos son estudados dun xeito lineal, de maneira que ao pouco tempo nin nos lembramos. Tamén é certo que se debe tender a unha maior sensibilización para ter en conta as necesidades de cada un dos alumnos e alumnas e así tamén poder responder do mellor xeito.

    Creo que as necesidades de cada un son moi importantes, e dende logo deberanse cambiar máis dun aspecto, pois asistir á escola para a maioría dos alumnos non é un privilexio se non que o transmiten case como se fose un castigo. Será sinal de que hai algo que falla na transmisión dos coñecementos ou no xeito de transmitilos, non?

  • Antía Prado

    Nada más empezar a leer, lo primero que me vino a la mente fue la Teoría de las Inteligencias Múltiples, desarrollada por el Dr. Howard Gardner. Después leí los comentarios, y en ellos hacéis referencia a los informes PISA, y ahí ya me encendí.

     

    Este psicólogo, investigador y profesor de la Universidad de Harvard, y Premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales 2011 afirma lo siguiente: todas las personas nacemos con, al menos, ocho formas de inteligencia, pero desarrolladas a diferentes niveles cada una de ellas cuando nacemos. Así, disponemos de inteligencia: Lógico-matemática, Naturalista, Intrapersonal, Visual-espacial, Musical, Corporal-cinestésica, Interpersonal y Lingüístico-verbal.

    El problema que yo veo en esto es que el sistema educativo, tal y como está planteado, otorga un excesivo peso a las inteligencias Lógico-matemática y Lingüístico-verbal; las que, precisamente, menos recurren a la emoción. ¿Para qué? Todo por obtener puntuaciones cada vez más altas en los mencionados informes PISA que, del mismo modo, sitúan a las competencias Matemática, Científica y Lingüística en la cima del pódium. Y sí, claro que es importante saber sumar, ¿pero a dónde vamos si no tenemos habilidades sociales o no sabemos movernos en el espacio que nos rodea? ¿Por qué se discriminan a las artes de ese modo, ¡cuando son emoción pura!?

     

    Algo que también me sorprende es que, si tanto conocimiento parece haber sobre el tema, pocas cosas se hagan o se cambien al respecto. La enseñanza mantiene el modelo tradicional de la clase teórica en el aula y de, como bien señalan Iván y Noelia, la memorística como premisa fundamental; el aprendizaje lineal al que alude Xeila. Se habla de un aprendizaje cooperativo y colaborativo, de la experiencia de la teoría y no sólo de su exposición, de la motivación del alumnado… pero tampoco veo que se vaya más allá del papel en esas conclusiones. 

  • Noelia Dominguez Hermelo

    Una entrada muy interesante Nuria, totalmente de acuerdo con vuestras opiniones. La necesidad de un cambio en la metodología educativa es cada vez más evidente. Cambiar la metodología memorística por una metodología que emocione y motive a los alumnos y que potencie lo mejor de cada un de ellos para lograr así un aprendizaje significativo, considero que es de gran importancia.

    Yo, personalmente, pienso que cuantas más leyes educativas vemos pasar por delante de nuestro ojos, más retrocedemos en lugar de avanzar. Como señalas, Antía, se mantiene el modelo tradicional de impartir clase, y somos conscientes de que la educación, en nuestros días, está enfocada en  base a resultados, lo que de verdad importa y tiene relevancia son los números que figuran el expediente académico de cada uno de nosotros. Somos protagonistas de ello. No se da importancia al proceso, a lo que realmente aprendemos y para nosotros es relevante, ni a cómo lo aprendemos. Las evaluaciones a los que somos sometidos a lo largo de nuestro proceso educativo, son de resultados, lo importante es ver cuánta información somos capaces de almacenar en nuestros cerebros en el momento preciso del examen, algo que por otra parte es muy injusto y desigual, ya que aquellas personas con mejor memoria contarán siempre con ventaja en este tipo de pruebas.

    A nadie parece importarle lo que realmente llama la atención de los alumnos y los motiva y produce curiosidad, ni las metodologías más acertadas para lograr un aprendizaje significativo. En lugar de emocionar, de motivar, y de suscitar curiosidad en los alumnos, lo que se hace es aburrir y crear una idea del colegio y de la educación como algo negativo.