La sobrecarga informativa; infoxicación

En mi última entrada, hice referencia a la importancia de la curación de contenidos en la sociedad de la información en la que vivimos. Creo que la sobrecarga informativa o infoxicación guarda estrecha relación con este tema, por ello he decidido informarme un poco más, además de lo tratado en las sesiones de clase.

Entendemos por infoxicación el hecho de contar con una gran cantidad de información con respecto a un tema ya sea para mantenernos informados o para tomar una decisión, es decir, contar con un exceso de información, recibir información constante que acaba por saturarte ya que no dispones del tiempo suficiente para dedicarle a toda esa información. La imposibilidad de profundizar en dicha información. Se trata de dar importancia a la exhaustividad por encima de la relevancia.

Por esta razón, hablábamos con anterioridad de la importancia de la curación de contenidos, que juega un papel fundamental a la hora de frenar o reducir esta infoxicación a la que estamos constantemente expuestos.

A veces, creemos que con cuanta más información contemos estamos más informados, en lugar de pararnos a considerar si toda esa información es de calidad o relevante para lo que nos interesa. Es entonces cuando la sobrecarga informativa se abalanza sobre nosotros, cubriéndonos con miles de datos que no somos capaces ni de leer, como para llegar a comprenderlos en su totalidad, siendo en su gran mayoría, contenido innecesario o que carece de calidad. Contar con tanta información, puede llegar a confundirnos, más que mantenernos informados. Perdemos más tiempo seleccionando dicha información, que con ella en sí.

Tanta sobrecarga informativa llega incluso a limitar nuestra capacidad de comprender, ya que al tratarse de información nueva para nosotros, no somos capaces de procesarla. Es necesario profundizar en un tema para llegar a hacerlo de forma rápida y reconocer aquella información que es cierta de la que no y seleccionar la más relevante. Éste es un gran problema actualmente ya que no disponemos del tiempo necesario para profundizar en temas de interés, y por tanto, nos privamos de la capacidad de procesar mucha información, simplemente manejamos y filtramos información sin ton ni son pero sin llegar a profundizar en ella ni a, lo que es realmente preocupante, entenderla.

Consultando varias fuentes, encontré una enumeración de causas y consecuencias de la infoxicación que me gustaría compartir en mi entrada.

Con respecto a las causas, cabe mencionar las siguientes:

  • La recogida de excesiva información de la que realmente necesitamos
  • Recepción de más información de la que solicitamos y, en consecuencia, inútil.
  • A fin de corroborar la información de la que disponemos, hacemos búsquedas incesantes de más información.
  • Recogemos información con vistas de futuro, por si nos llegara a ser útil en algún momento.
  • Ir a lo seguro y valorar más la cantidad que la calidad de la información.
  • Pensar que cuanta más información recojamos más avanzamos iremos.

 

Por todo ello, las consecuencias son las siguientes.

  • Problemas de atención y concentración.
  • Dificultades a la hora de procesar toda la información y tomar decisiones con respecto a ésta.
  • Continuar con la búsqueda de información
  • Ansiedad, es una de las principales consecuencias de la infoxicación. Tanto es así, que posee una denominación técnica conocida como “information fatigue syndrome”, acuñado por el psicólogo David Lewis.

 

Una vez analizada toda esta información, me doy cuenta de que nunca me había parado a pensar en las causas de la infoxicación, y realmente, todas y cada una de ellas son ciertas. Personalmente, creo que todos hemos pensado alguna de ellas, si no todas en algún momento en que hemos necesitado recabar información sobre un tema o contenido. También es verdad que con el tiempo, vas aprendiendo un poco de tus propias experiencias y reparas en que la mayoría de las veces, cuanta más información recoges y posees, más difícil es avanzar en algo y lograr abarcar todo ese contenido, yo al menos, así lo pienso.

 

Por ello, hacía referencia en mi anterior entrada, a la curación de contenidos, por el gran papel que ejerce como mediadora de la infoxicación constante en la que vivimos. Exponía varias herramientas para emplear en este proceso que pueden servirnos de gran utilidad a la hora de filtrar la información.

Para la elaboración de esta entrada, he consultado la siguiente página:

- Infoxicado blog: https://infoxicadoblog.wordpress.com/2014/02/21/la-infoxicacion-la-1a-enfermedad-digital/ 

Comentarios

  • Ivan Calviño Gomez

    Moi curiosa a lista de causas. Sentinme moi identificado con algunhas xa que cada vez que comezo un traballo sempre me ocorre o mesmo que ti mencionas. Comezas reunindo un montón de documentos que crees que serán útiles e ao final atópaste con que a maioría son redundantes ou non serven.

    Eu tamén fixen algunhas entradas nas que mencionaba este problema, na miña opinión a solución para infoxicación é ensinar esa curación de contidos nas escolas. Así aseguramonos de que os alumnos saian do sistema educativo debidamente preparados para afrontar os retos que plantexa esta sociedade da información.

  • Noelia Dominguez Hermelo

    Como tu mencionas, Iván, yo también me sentí identificada con las causas que me encontré, quizás no con todas pero sí con la mayoría. A medida que las las leía pensaba en que en algún momento me he sentido así frente a la gran cantidad de información de la que disponía.

    Estoy de acuerdo contigo en que la base para poner solución a este problema parte de una buena educación desde los niveles básicos sobre la curación de contenidos y cómo hacer frente a la sobrecarga informativa pasa evitar, en la medida de lo posbible, las consecuencias mencionadas anteriormente.

  • Borja

    Genial esta realización Noelia! Muy completa la veo, me acabas de sacar de dudas. Realmente siempre me quejé de este asunto. Se nos obliga a realizar una tarea de formación sacando de nuestras manos y esfuerzo el hecho de conseguir la información deseada y, de hacerlo tan rápido y mal, acabamos disponiendo de mucha información de la cual a lo mejor el 70% no nos sirve para nada. Se necesita una formación en asuntos de curación de contenidos, que nos ayude a gestionar tiempo, información y proceso a seguir, logrando así reducir el nivel de sobrecarga informativa que tanto nos altera y acaba en un resultado indeseado.

  • Noelia Dominguez Hermelo

    Me agrada saber que te ha aclarado tus dudas Borja. Por lo que veo no soy la única con ese pensamiento de que poseemos grandes cantidades de información que creemos necesaria, cuando una gran parte de ella no lo es en absoluto, y en realidad no nos aporta nada sobre el tema en cuestión. Totalmente de acuerdo con tu comentario.