Formación docente y el desafío de enfrentarse a las TIC

Estrechamente relacionada con una entrada que publiqué anteriormente, Nuevas tecnologías y necesidades especiales, redacto esta entrada sobre la importancia de la formación en nuevas tecnologías de los docentes. Ya que éstas juegan un papel fundamental en la educación y como ya expliqué en la entrada anteriormente mencionada, puede llegar a ser vital en el proceso de enseñanza aprendizaje de alumnos con necesidades educativas especiales.

Como todos sabemos, para poder trabajar con las nuevas tecnologías y que estas sean útiles para un buen aprendizaje necesitamos que los docentes tengan un conocimiento muy amplio de las mismas. Creo que todos somos conscientes de que la formación que los docentes de hoy en día poseen sobre las nuevas tecnologías no es el adecuado para que éstas sean útiles en el proceso de enseñanza aprendizaje, si no que pasa a entorpecerlo y a ralentizarlo. No se trata de que las nuevas tecnologías sustituyan a los conocimientos, sino que deben potenciar dichos conocimientos, es decir, jugar un papel complementario en la enseñanza.

Todos podemos recordar a ese profesor que no sabía encender el vídeo, o aquel que no lograba encender los altavoces del ordenador o poner el vídeo en pantalla completa. Este tipo de situaciones son las más comunes en los centros educativos ya que la mayoría de los docentes no tienen una buena base de conocimientos sobre las nuevas tecnologías.

No podemos pretender que los profesores impartan sus clases inmersos en las nuevas tecnologías cuando ellos no las saben utilizar ni conocen el potencial que tienen, más allá de ver vídeos en la pantalla digital. Es más, se sitúan en desventaja con sus alumnos, ya que la tecnología avanza en el día a día de forma más rápida que en el ámbito educativo.

Considero que la necesidad de una asignatura de nuevas tecnologías en la formación de todos los docentes es primordial. Todos coincidimos en que es necesario que además de tener un conocimiento básico, los docentes sepan buscar, encontrar y aplicar nuevas herramientas tecnológicas que les permitan mejorar su actividad docente, en busca de una mayor motivación de los alumnos.

Además de la ya mencionada formación de base, las nuevas tecnologías avanzan muy deprisa, por lo que los docentes deben estar preparados para los rápidos cambios que se producen y lograr comprenderlas y saberlas aplicar en el ámbito adecuado y con las personas adecuadas.

Fuente consultada:

Comentarios

  • Borja

    Correcto. Realmente la tarea de profesor parece fácil, pero por situaciones diferentes que surgen como esta pues no lo es. Poco a poco el mundo cambia, van saliendo nuevas innovaciones y situaciones ante las que actuar. Por tanto no sólo el alumnado necesita formación tecnológica, sino tambiñen los profesores como tú comentas. En La Salle, cuando estudiaba, al estar sentado en primera fila me decía el profesor: - Señor Iglesias, puede encenderme esto que no sé que le pasa? Así voy explicando la sintaxis.

    Aun por encima, que ya es grave no saber manejar apartados tecnológicos habituales en el aula educativa, pierdo yo las explicaciones iniciales para encenderle yo el cañón.. cuando el derecho a la educación, junto la salud, son los dos principales derechos que debe tener una persona.