Squeak, la programación y la experiencia en el Practicum

Raquel Almuíña (Bloqueado)
Por Raquel Almuíña

Después de este mes de prácticas quería recordar la última clase que tuvimos antes de marcharnos, al igual que han hecho otros de mis compañeros.

Como bien decía mi compañero Fernando durante la sesión del día 13 estuvimos trabajando con Squeak, un programa modificado para la USC. Nuestro objetivo empezó por ser capaces de crear un coche para finalmente conseguir se moviese después de indicarle una serie de “acciones”, así como poner un reloj en funcionamiento.

Al principio puede resultar un poco abrumador ya que tienes que conocer cómo funciona el programa, pero a mí personalmente me recordaba al Scratch, otra app de programación con la que tuve el privilegio de trabajar durante mi segundo Prácticum. Esta actividad estaba dentro del proyecto "Programación nas escolas" ofertado por la Consellería de Cultura, Educación y Ordenación Universitaria en colaboración con el Colegio Profesional de Ingeniería Informática de Galicia (CPEIG). Uno de los especialistas del CPEIG se desplazó hasta el centro para  impartir un taller de introducción a la programación que tenía como resultado final la creación de un videojuego, destinado a los alumnos/as de 5º y 6º de primaria. Antes de empezar las profesoras se encargaron de explicar en clase el tema de las coordenadas y los ejes, pues siempre tiene una pequeña dificultad  ya que exige comprender ciertos conocimientos para conseguir posteriormente aplicarlos. Es por ello que creo que este tipo de programas está destinado a los cursos más altos de primaria, porque en los niveles inferiores puede resultar más complicado, aunque se puede trabajar a un nivel más básico. También es verdad que a la hora de trabajar con ellos implica que el profesor le debe dedicar horas y un gran esfuerzo para que pueda salir hacia delante y no se quede en una mera actividad de un día y que además le puedan sacar utilidad para otras cosas.

Otro tema que me pareció interesante fue que después de hacer el curso en el colegio, mi tutora eligió a varios niños para que en los recreos les pudieran explicar a otros niños más pequeños o que no habían asistido al taller cómo funcionaba el programa, con lo cual se creó una especie de feedback entre los alumnos. Aunque también es verdad que después no se llevó más allá, ni pasó a ser una herramienta de uso cotidiano.

Como decía antes me parecen programas muy interesantes para que los niños comprendan como funciona todo el sistema de programación y puedan observar el trabajo que hay por ejemplo, detrás de los videojuegos o de los programas que usan, así como la idea de que todo sigue un determinado orden y acciones para que funcione correctamente.