Entendiendo el 2.0

Axier M. Romaní (Bloqueado)
Por Axier M. Romaní

Por problemas con la Administración de la universidad y en resumidas cuentas, con la matrícula, no pude asistir durante un mes a esta asignatura por lo que me he perdido la mitad. Como amante y usuario de tecnología, me veo obligado a ponerme al día (también es un requisito para aprobar) y qué mejor forma que leer por mi cuenta los temas tratados en esos días, preparar un post y dar mi punto de vista.

Hoy me gustaría adentrarme en el tema de las webs 2.0, que hasta hace unas horas no tenía ni idea de lo que eran; para mí sonaban a una revolución tecnológica de la que no había tenido constancia, pero tras leer varios artículos me he dado cuenta de que es una simple etiqueta para nombrar algo que ni es novedad ni algo extraño que no conozca.

Tras mucho navegar en busca de respuestas (en un momento me recordé a Ulises, a cada sitio que llegaba me perdía me alejaba más de mi destino) no logré encontrar una definición exacta de lo que es, solo unos requisitos "indispensables" para que una web sea bautizada como 2.0. Entre otros, lo principal es que estén relacionadas con la tecnología (aunque luego acabe relegada a un segundo plano), a continuación, tienen que funcionar bajo una filosofía de mejora continua y confianza, tener al usuario presente como una potencial fuente de información muy valiosa, tanto para los admin, como para los otros visitantes y como bandera un lema: compartir (Margaix, 2007).

¿Cuál es el principal papel del visitante? Siguiendo el análisis de Cobo y Pardo (2007). “En el entorno Web 2.0 los usuarios actúan de la manera que lo deseen: en forma tradicional y pasiva, navegando a través de los contenidos; o en forma activa, creando y aportando sus contenidos” (p.29). Entonces, lo que podemos sacar en claro es que la web 2.0 no es más que un sitio online donde las personas comparten información e interactúan con ella para lograr su fin con un mayor índice de acierto.

Una vez he conseguido tener un poco más claro el tema, me he puesto a pensar en cómo lo he vivido yo como alumno a lo largo de mi vida estudiantil, y aunque el término no se empezó a utilizar hasta el 2004, como concuerdan Margaix (2007) y Cobo y Pardo (2007), época en la que yo tenía 15 años, no fue hasta el 2010 cuando tuve contacto con esta fórmula. Todo fue gracias a estudiar un ciclo de FP.

En el primer curso de ciclo superior, para poder aprobar teníamos que trabajar con blogs abiertos donde colgaríamos nuestros progresos. Entre los compañeros nos íbamos dando consejos e incluso el profesor a veces también daba su punto de vista.

Ya en la universidad, las dos únicas veces que utilizamos estas webs fueron en la asignatura de “Geometría” para colgar las opiniones críticas de unas lecturas y en “Sociales II” en donde proponíamos y respondíamos a las efemérides. En los prácticum no he visto que se usasen ni que el profesorado estuviese preparado para afrontarlas y mucho menos administrarlas; la ignorancia y la falta de formación es la principal barrera.

Aún queda mucho para que estos conceptos se utilicen de forma normal en los centros y si se me permite la analogía: Las Web 2.0, la última frontera.

 

---

Cobo, C. y Pardo, H. (2007). Planeta Web 2.0. Inteligencia colectiva o medios fast food. Recuperado de https://books.google.es/books?id=ptMCLfJTSxEC&lpg=PA11&ots=sTC38z7JqG&dq=web%202.0&lr=lang_es&hl=es&pg=PA1#v=onepage&q&f=false

Margaix, D. (2007). Conceptos de web 2.0 y biblioteca 2.0: origen, definiciones y retos para las bibliotecas actuales. El profesional de la información, 16 (2), 95-106. Recuperado de http://eprints.rclis.org/9521/