Reflexionando sobre la "Tecnología"

En la clase expositiva del 8 de marzo de 2016 se abría el debate sobre tres conceptos muy presentes en la sociedad actual, "Tecnología", "TIC" (Tecnologías de la Información y de la Comunicación) y "Tecnología Educativa". Estos a menudo son confundidos dada la similitud en la formulación y significación de los términos. Para entenderlos un poco más, procedo a sintetizarlos brevemente a continuación:

"Tecnología": conjunto de elementos que permiten el diseño y la creación de bienes y servicios que faciliten y satisfagan las necesidades y deseos de la humanidad.

"TIC": tecnologías favorecedoras de la comunicación entre los individuos y facilitadoras del acceso a la información.

"Tecnología Educativa": conjunto de elementos, recursos y herramientas que favorecen los procesos de enseñanza-aprendizaje y la resolución de problemas.

Una vez sintetizados, debemos de comprender que estos conceptos generan amplias desigualdades en el planeta, debido a que la distribución de la riqueza en el mundo es muy desigual, En los países más desarrollados, la riqueza, la tecnología y la esperanza de vida van unidos; mientras que en los países menos desarrollados, la pobreza, la escasez de acceso a la tecnología (ligada en cierto modo, al igual que la pobreza, a la elevado tasa de analfabetismo) y la esperanza reducida de vida son también un nexo de unión.

Estas desigualdades provocan la llamada "Brecha digital", entendida como la división entre aquellos que tienen acceso directo a la tecnología y aquellos que no.

Si nos paramos a pensar, son muchas las facilidades y avances que nos han aportado las nuevas tecnologías. Simples hechos como poder estar comunicándonos con otra persona en la otra parte del planeta, los avances médicos, el desarrollo  agrícola, industrial... todos ellos son fruto del avance tecnológico. Pero son muchos los aspectos negativos de las mismas. 

Un aspecto negativo a destacar es la falta de la socialización entre las personas, las cuales prefieren hablar a través de redes sociales o vía wasap que verse y charlar en persona. En mi opinión se está perdiendo la cultura social. El uso razonado de la tecnología no está mal, pero el problema surge cuando tu vida se concentra en ese mundo virtual, dejando a un lado el mundo real. La clave estaría en saber racionalizar el tiempo que dedico a mis quehaceres diarios y a mi socialización con el mundo real; junto al tiempo que dedico a las redes sociales y a las tecnologías.

La cuestión sería planteranos ¿Podemos vivir sin estar conectados? ¿Sin usar el movil? ¿ Sin usar nuestras tablets, ordenadores, portatiles? ¿Somos conscientes de cómo nos sentimos y nos vemos cuando usamos la tecnología?

Cuando convertimos las tecnologías en adicción y no en un medio o recurso que nos ayude en cierto momento a satisfacer una necesidad, ahí radica el verdadero problema. Acaso no pensamos nunca en remontarnos a los tiempos de nuestros abuelos, o nuestros padres, quienes vivieron y crecieron sin necesitar las tecnologías actuales. Quizás también es un problema arraigado al mundo de la publicidad y la sociedad, quienes nos crean una espectativas y necesidades subliminales. Realmente no tenemos la necesidad de tener la última tecnología en móviles, en ordenadores... sino que las grandes empresas crean en nuestras mentes la conciencia colectiva de creer que sino me compro el último modelo de iphone, el modelo más caro de BMW... seré diferente y tendré menos categoría que otro que si que lo tiene.

En definitiva, está claro que el avance de la tecnología ha supuesto una revolución para la humanidad, pero no podemos olvidar que todo aquello positivo y beneficioso, también tiene sus puntos débiles y negativos. 

Gracias a todo aquel que haya dedicado unos minutos a este texto, se aceptan opiniones, comentarios, críticas...

Un saludo.

Comentarios

  • Carlota Martínez

    ¡Buenos días Ariana!

    No he podido evitar leer tu entrada y la verdad es que estoy totalmente de acuerdo con lo que estas diciendo. Sin embargo, haciendo hincapié al tema de la “Brecha digital”, creo que todos deberíamos pararnos a pensar por qué ocurre todo esto. ¿Por qué en países como España todo el mundo cuenta con un teléfono móvil, un ordenador, una televisión, una tablet y un sin fin de herramientas más? Pero lo que me parece más importante, ¿por qué en países tan cercanos como Mali no pueden disponer de estos bienes? Y lo que es aun peor, ¿por qué tienen que caminar kilómetros para conseguir unos litros de agua para poder subsistir?

    Hace pocos días, he leído una noticia en la que se situaba a España como líder europeo en penetración de smartphones. Ya no es solo que todos dispongamos de un aparato de estas características en nuestros bolsillos no, ahora, del total de españoles que acceden a internet el 78% se conecta todos los días, y por primera vez, el 50% de los usuarios de entre 55 y 64 años de edad son también usuarios que acceden todos los días a internet. Hemos dejado de ir a las tiendas a realizar compras, la venta de libros está cayendo considerablemente, hemos dejado de lado en gran medida nuestras relaciones sociales y así podría seguir describiendo un sin fin de acciones que estamos dejando de hacer , en gran parte, por el mal uso que hacemos de la tecnología.

    Creo que en las escuelas deberían tener mucho más presente este tema y enseñar a los más pequeños como se deben utilizar todas estas herramientas.

    Para finalizar, me gustaría decir, que la pregunta que deberíamos hacernos, no es si podemos vivir o no sin móviles o tablets, sino, ¿cómo podemos hacer un buen uso de ellas, y como podemos sacarles el mayor partido?Ya que al fin y al cabo el avance de la tecnología es imparable.

  • Ariana

    Buenos días Carlota¡¡ Estoy totalmente de acuerdo con tu opinión. Es cierto que el avance de la tecnología es imparable y quizás la clave no sea ¿Puedo vivir sin usar la tecnología?, sino ¿Cómo puedo rentabilizar su uso?. Cómo bien dices, si partimos de inculcarles a los más pequeños los usos adecuados de las tecnologías; quizás de esta forma consigamos crear una conciencia colectiva en la sociedad. 

    Y en lo referente a las desigualdades económicas y tecnológicas en el mundo, opino que también sería bueno transmitir este hecho en las escuelas, es decir, hacer conscientes a los niños de las enormes desigualdades que hay en los distintos países del mundo. De esta forma, aprenderán a valorar lo que tienen y racionalizar el uso de las tecnologías. Gracias por tu comentario. Un saludo¡¡