El miedo al cambio

El ser humano se caracteriza por la resistencia al cambio, a la innovación, por lo que no es algo nuevo el intentar reivindicar lo que ya tenemos por miedo a aceptar lo desconocido. Hoy en día son muchos los que reclaman lo tradicional en lugar de las nuevas tecnologías y herramientas digitales, sin darse cuenta de que lo "tradicional" que defienden en algún momento fue una tecnología innovadora que a su vez desbancó a otra anterior.

Pensamos, por ejemplo, en la pizarra electrónica o en el uso de los ordenadores portátiles en las aulas, generando un dilema sobre los pros y contras y el gran cambio que supone en la metodología educativa; sin darnos cuenta de que la sustitución de las pizarras por libretas supuso un cambio igualmente drástico e intimidante. 

Nos encontramos en un momento de transformaciones económicas y sociales que anuncian el cambio de la base de nuestra sociedad, pero no es el primero. Estas transiciones se dieron en diversas ocasiones, desde el Renacimiento a la Ilustración y la Revolución Industrial; solo que en este caso las innovaciones son digitales, en lugar de culturales o mecánicas. La cuestión es que de un modo y otro se cambia la manera de hacer las cosas a partir de dichos avances, de trabajar, de divertirse, de relacionarse y de aprender (González, H) y a medida que se aceptan y asimilan incluso la forma de pensar y ver el mundo que nos rodea.

 

REFERENCIAS

González, H. (2000). Las nuevas tecnologías y su impacto sociocultural y educativo. Educere, Informática Educativa, 10. 63-70. Recuperado de http://www.saber.ula.ve/bitstream/123456789/19433/1/articulo4-10-8.pdf 

Comentarios

  • Natalia

    Muy buena reflexión Inés! Pienso que la introducción de estas nuevas tecnologías en educación supuso un enorme avance, facilitando en muchas ocasiones el proceso de enseñanza-aprendizaje. Además, en muchas ocasiones pueden servir como recurso para que los niños aprendan de una forma más divertida. No obstante, considero también que esto puede tener contras, ya que pueden ser un factor de distracción, así como un arma peligrosa si estas no se utilizan adecuadamente o incluso si se abusa de ellas.