Her y la posible tecnología futurista.

Aquí os dejo un pedacito de lo que compone Her, una película a la que se ha hecho referencia en una de las sesiones expositivas de la materia Tecnología Educativa. La verdad es que no la conocía a pesar de ser actual y haber ganado en 2014 el Globo de Oro al mejor guión y haber estado nominada a cinco Oscars, incluyendo mejor película.

Cuando se mencionó en clase y se explicó la historia que narraba me impactó y llamó mi atención de una manera increíble, por lo que la presentación de su tráiler aumentó aún más mis ganas de verla. De hecho hace dos días que la vi tranquilamente en mi casa y me suscitó cierta inquietud, lo que hizo que en este preciso momento os esté hablando de ella y quiera compartir con todos vosotros las sensaciones que me ha evocado, así como mi opinión tanto del uso que se le da a las tecnologías como de esa innovadora forma de enamorarse de algo que realmente no es humano. 

No se si os acordáis, pero en mi entrada anterior hice referencia a otra película Minority Report, la cual está muy vinculada a ésta, ya que también trata sobre los inconvenientes y peligros de las nuevas tecnologías: el uso excesivo de ellas, la relación bilateral (las usamos, y a la vez,  nos usan), el condicionamiento que nos provoca como seres humanos modificando nuestra forma de pensar y actuar, el control e intromisión en nuestra vida personal, etc. Aún así, no podemos olvidarnos de que siempre tienen algo bueno que ofrecernos, en el caso de Minority Report podían saber, a través de artilugios tecnológicos, quienes iban a realizar alguna mala acción (herir, pegar, matar..) antes de que sucediese, lo que les facilitaba mucho más su trabajo como policías. En Her, ya iréis descubriendo vosotros mismos durante mi reflexión, cuál era el lado que se podría considerar como positivo de las tecnologías.

Continuando con ella, decir que para los que no la habéis visto y no sabéis muy bien de que va o para aquellos que solo tengáis una idea general, es decir, lo poquito que muestra el tráiler, a continuación os cuento con mayor profundidad y detalle, desde mi perspectiva por supuesto, la historia de Theodor y el innovador mundo tecnológico concebido en este film.

Theodor, protagonista de la película, es un hombre que acaba de salir de una relación que no ha terminado bien. Se está divorciando de su mujer, a la que amó con todas sus fuerzas, por lo que le está costando superar la ruptura y se siente muy solo, tanto que un día se sumerge en el mundo de las tecnologías del que le va a resultar muy difícil salir. Es inseguro e introvertido, necesita encontrar alguien que le ayude a olvidar sus problemas y ahí aparece Samantha, el sistema operativo inteligente del que se enamora. Pero tras saber esto yo me pregunto si verdaderamente la tecnología ayuda a superar la soledad o la fomenta aún más. La verdad es que resulta interesante y a la vez contradictorio lo que le pregunta el SO cuando el personaje principal comienza a utilizarlo: ¿Eres social o anti-social? A lo que él responde dubitativo, sin saber muy bien cual es la respuesta.

Otro aspecto curioso es que trabaja en una empresa redactando cartas para terceras personas en las que demuestra su capacidad de empatizar y expresar de la manera más bonita y emotiva posible lo que uno siento por otra persona, pero a la vez se siente solo y.. ¿por qué no aprovecha y pone en práctica esas habilidades en su vida amorosa?

Siguiendo con Samantha, en el transcurso de la película se convierte en “novia” de Theodor, y se puede decir que en su pareja ideal, ya que se retroalimenta de las propias vivencias y experiencias de éste, así como de sus sueños y deseos que habitan en su subconsciente. Con el uso de estos sistemas, se pierden los límites entre la realidad y lo virtual, ya que la tecnología llega a ser tan avanzada que se duda sobre lo que es programable y lo que es de verdad, lo que es nuestro, los sentimientos.

Vemos como se narra un futuro cercano donde quizás algún día esto pueda llegar a existir, a suceder tal como se cuenta en el film, pero en nuestra vida real, y que se tenga como lo más corriente y habitual del mundo. Hoy en día, ya podemos contemplar como muchas de las parejas se conocen a través de alguna red social y mantienen una relación seria sin tener contacto físico, y todo gracias a la aparición de Internet y a los consiguientes avances que fueron surgiendo. Esto se debe, a que como se refleja en la película, hay gente que realmente lo que busca es alguien que le escuche, que le haga sentirse bien y donde exista un vínculo, una compenetración inexplicable, y con estas nuevas formas de hacerlo se puede lograr con mayor facilidad. Eso sí, hay que tener siempre presente los peligros de Internet y de las relaciones cibernéticas, ya que hay más posibilidades de ser engañados que conociendo cara-cara, especialmente en los jóvenes, adolescentes que hacen uso de las redes sociales y terminan involucrados en situaciones arriesgadas de las que realmente no son conscientes hasta ese momento. Aquí es donde podemos comprobar que una vez más la tecnología se adueña de nosotros y nos hace permanecer enganchado a estas nuevas “realidades virtuales”. Se puede decir por tanto, que la relación entre la tecnología y el ser humano es bilateral: nos aporta formas de resolver nuestras dificultades o simplemente nos facilita tareas, pero al mismo tiempo siempre nos está quitando algo, aunque a veces nos cueste creerlo.

En la película se puede ver, incluso, como las personas son dependientes de los dispositivos, disminuyendo la interacción con el resto de las personas y aumentando el uso de éstos, permitiendo que “las máquinas” se apoderen de lo que se consideraba nuestro trabajo, pero de una manera mucho más exagerada que como la vivimos hoy en día, aunque por el camino que vamos, no me extrañaría que terminásemos todos así. Otro aspecto a considerar del film es que no es solo el protagonista el que utiliza un SO, sino que cada vez son más los deciden hacer uso de ellos, lo que permite analizar la sociedad que se desarrolla, donde se pierden en gran medida las labores cotidianas y profesionales debido al avance tecnológico. Lo mismo ocurre en nuestra sociedad, en nuestro país, donde todos los ciudadanos poseemos un móvil, gozamos del acceso a Internet en, prácticamente, cualquier lugar, así como del acceso a ordenadores u otros artefactos tecnológicos actuales.

En resumen, hoy en día utilizamos la tecnología en mayor medida para mantener relaciones ya existentes con amigos, compañeros, familiares, etc., aunque también para crear nuevas, pero ésto último se refleja más en la película donde se establece concretamente con los sistemas operativos. El resto de personas que no están en contacto con estas herramientas tecnológicas se considera que no existen o no forman parte de la sociedad, algo similar sucede en la vida real, ya que se supone que no están inmersas en las transformaciones y avances que trae consigo la tecnología y por tanto, no siguen lo que la sociedad demanda. Esta película se puede considerar un modelo que muestra los cambios que se pueden producir en una sociedad por la evolución constante de la tecnología. Aunque parezca un poco surrealista, la historia narrada no está tan alejada de la realidad porque en un futuro quién sabe el rol que llegarán a desempeñar las tecnologías, si hoy en día ya se apoderan de nuestras relaciones personales y laborales.

Por último decir, que Her ha cumplido mis expectativas y me ha dejado buen sabor de boca, por lo que os recomiendo a todos que la veais, ya que permite reflexionar sobre una gran variedad de aspectos, incluyendo que te plantees de qué manera y hasta que nivel las tecnologías pueden llegar a condicionar y a cambiar tu forma de vida y a ti mismo.

            http://revistacantera.com/wp-content/uploads/2014/02/Her-Theodore-y-Samantha.jpg

   

http://blogs.kcrw.com/dna/wp-content/uploads/2014/02/Her.HomeScreen.Samantha.GM_-e1393363351621.jpg

http://www.escuelawip.com.ar/wp-content/uploads/2014/03/her-movie-2013-screenshot-samantha-pocket.jpg

Comentarios

  • Vanesa Mesias

    Hola Jenny! Me parece que has hecho una reflexión muy profunda sobre esta película y que realmente te ha gustado. Comentas que ya hoy en día muchas parejas se conocen a través de internet y mantienen una relación sin necesidad de mantener contacto físico y que por lo tanto, no es tan surrealista lo que en esta película se plantea. En mi opinión, a pesar de que no podemos negar que las nuevas tecnologías han traspasado los límites del tiempo y el espacio, permitiéndonos contactar con personas que están lejos y facilitando que no se pierda el contacto, no considero que una relación en la que no hay un contacto físico sea real. Se puede mantener durante un tiempo pero, ¿toda una vida? con esto quiero decir que personalmente no me gustaría vivir en un mundo así donde alguien pudiera mantener una relación con una máquina y es uno de los efectos que más miedo me dan las nuevas tecnologías, que se llegue a perder la relación con las personas, que nos ocultemos bajo pantallas... creo que una cosa no compensa la otra. 

  • Lourdes

    La gente, por lo general, suele escoger el camino fácil, y en este caso -aunque no he visto la película- me da la sensación de que podría ser más de lo mismo. El protagonista ha salido de una relación que le ha dejado "mal sabor de boca", no ha acabado bien y esto supone que alguien que hasta el momento era importante en tu vida ha dejado de serlo, mientras, por otro lado, se encuentra con un  sistema opertativo inteligente que, supongo, le proporciona ""afecto"" y ""comprensión"".  ¿Por qué volver a pasar por todos los pasos: conocer a alguien, quedar, conocerse mejor, tener dudas, etc, etc. cuando ahí tiene a una máquina que se lo está facilitando todo? Suena bastante horrible, pero en un momento de debilidad emocional, ese sistema operativo le está dando lo que necesita. Tampoco sé hasta que punto veo posible enamorarse de algo a lo que ni siqueira le puedes poner forma.

     Podría estar bien si su función, fuese la de mejorar la autoestima y la seguridad del protagonista, preparándolo  hasta que este conozca a alguien -de verdad-, con quien poder volver a mantener una relación, dado que el momento de su vida en el que se encuentra no es el más indicado.

    Al igual que Vanesa, tampoco veo posible una relación durante un laaargo período de tiempo con una persona si ni siquiera puedes verla. Mucho menos con un sistema operativo.

    Este tema también está muy bien tratado en la película Ex-machina (¡DEBERÍAS VERLA!), y para mí de una forma más "realista" o "posible". 

  • Jenny Prieto

    ¡Muchas gracias por la recomendación Lourdes! Cuando pueda intentaré ver Ex-Machina, ya que este tipo de temáticas me llaman mucho la atención y me parecen interesantes porque como se puede ver las tecnologías se pueden adueñar hasta de los sentimientos más profundos de las personas, del amor.. También decir que opino igual que tú y Vanesa en el sentido de que una relación larga con un sistema operativo inteligente no sería posible en absoluto, pero su uso en situaciones puntuales de la vida sí puede ayudar al usuario,  por ejemplo, como tú decías,  en momentos de debilidad donde éstos te pueden hacer sentir acompañado, comprendido, valorado, etc. ¡Eso sí, nunca se debe dejar de lado la vida REAL, con la familia, los compañeros de trabajo,  los amigos, los conocidos y las personas que quedan por conocer!