"Teoría de la incongruencia".

¡Hola chicos/as! Quería compartir con vosotros/as una noticia que aparece en El País y me ha llamado la atención, el título es el siguiente: "Las redes sociales han cambiado los límites del humor?" Y es que un sector importante de los cómicos de nuestro país defienden que a veces nos escandalizamos en público de lo que nos hace reír en privado, y un claro ejemplo de esta dualidad moral son las redes sociales, pues se han convertido en los escudos gracias a los cuales nuestra verdadera identidad permanece en el anonimato, o eso nos han hecho creer vease "el caso Snowden" de mi compañera Carlota Rodríguez Silva. Yo creo que el no dar la cara, el tener una identidad virtual que proteja nuestro "yo" real nos hace sentir seguros, y, es entonces cuando procedemos a realizar una serie de "linchamientos", ofensas y vejaciones en masa contra todo aquello con lo que no estamos de acuerdo o que simplemente no está bien visto socialmente, y como ya sabemos hay que guardar las apariencias en este mundo de hipocresía.

Este artículo, en concreto, trata de la indignación total que se vivió porque unos cómicos decidieran utilizar el humor negro para reirse de ETA, el problema fue que la "destinataria" directa de varios de los chistes, una de las víctimas reales de este grupo terrorista, no se tomó de forma negativa estos comentarios, sin embargo miles de internautas lo hicieron por ella y además, les ofendió que ella no se indignara... en fin, una serie de sin sentidos.

No voy a discutir sobre el motivo que nos conduce a reirnos sobre asuntos como el 11S, las víctimas de ETA, el maltrato, etc mediante la sátira y el sarcasmo, pues considero que es algo que atañe a cada individuo y que nos afecta a cada uno de forma diversa y en mayor o menor profundidad, quizá nos riamos como una forma de protección o para intentar sobrellevar el dolor que nos producen estas tragedias y que de otra forma nos sería imposible.

Lo que a mi me llama la atención, es que en nuestra vida real actuamos o interactuamos de una manera y en nuestra "vida virtual" lo hacemo distinta, muchos ejedjuez, jurado y verdugo, creyéndose con una superioridad moral,inexistente en mi opinión, para ejercer autoridad sobre las vidas de los demás. Mi pregunta es ¿Internet nos transforma? o ¿estamos predispuestos a semejante comportamiento e internet solo es una herramienta que nos proporciona la libertad que necesitamos para llevar a cabo dicho comportamiento?

Webgrafía:

http://verne.elpais.com/verne/2016/03/16/articulo/1458138277_994874.html

 

Comentarios

  • Sofía Veiga

    Interesante entrada Yasmina!

    Estoy totalmente de acuerdo con esta idea que se plasma. Yo también creo que la gente utiliza las redes sociales para expresar lo que piensa pero que no hace en la vida real por miedo. Las redes son un escudo y un refugio en el que puedes decir lo que quieras o lo que piensas sin mayores miedos que el que te contesten, pero la contestación que puedas recibir solo son palabras no es una cara o un cuerpo delante tuyo. Y a pesar de que las palabras pueden hacer mucho daño, la sociedad actual esta inmunizada ante las ofensas o decepciones que se reciban mediante escrito.

    En cuanto a las preguntas que cuestionas al final de esta entrada. Yo me declino más por la última, para mi parecer internet es una herramienta que nos permite aprovechar y disfrutar de la libertad  que en la vida real no disfrutamos por miedo a los demás.