La tecnología ¿Nos une o nos separa?

Reflexionando y leyendo algún que otro documento, me he estado fijando en los indicadores que nos muestran el nivel de desarrollo de un país. Históricamente, la tecnología siempre ha sido un factor que destaca como un indicador bastante fiable. Sin embargo, sería lógico pensar que estas diferencias menguarían con el tiempo, cosa que no ocurre. El avance tecnológico crece exponencialmente en los países más desarrollados, mientras que en los países subdesarrollados avanzan mucho más despacio. La tecnología, un recurso que nos conecta y fácilmente transferible, podría ayudar a todos estos países, mejorar su nivel de vida, y menguar aunque sea un poco las diferencias entre estos y el comúnmente denominado "primer mundo".

Proporcionar las herramientas y mostrar el camino es la mejor ayuda que se puede proporcionar, pese a ello, parece que seguimos empeñados en proporcionar recursos limitados en vez de los medios para conseguirlos. Exagerando y generalizando un tanto, podríamos decir que la empatía es la pequeña gran mentira de la Edad Contemporánea.

Bibliografía:

Jover, J. N. (1999). La ciencia y la tecnología como procesos sociales. Lo que la educación científica no debería olvidar. Ed. Felix Varela, La Habana.

Comentarios