¿Tecnología educativa?

Hola! Voy a hablar de la tecnología educativa como instrumento para superar toda barrera en la sociedad del conocimiento en la que vivimos, entre ellas las barreras relacionadas con el mundo educativo y formativo.

En el día de hoy, el sistema educativo obliga a cumplir una serie de propuestas imprescindibles a los diferentes usuarios para considerar aptos a cada uno de ellos en los distintos programas, cursos o pruebas. Esto tiene consecuencias positivas para aquellas personas que cumplen las condiciones de estudiante con altas capacidades, pero influye de manera negativa en otros sujetos que se quedan fuera del sistema debido al alto grado de disciplina que este proceso conlleva.

Y, aquí quiero incluir el término de pensamiento divergente. Este hace referencia a la capacidad de creatividad de toda persona, que se encarga de buscar diversas soluciones a un problema. En mi opinión, por desgracia esta capacidad creativa no está siendo, ni fue ni parece ser que en un futuro sea valorada por nuestro sistema educativo. Este sistema se caracteriza por superar las barreras siguiendo unas pautas impuestas, en lugar de hacerlo de una manera más libre, desarrollando la capacidad creativa de cada uno.

Ya centrado en el área de las nuevas tecnologías, la situación es semejante. El uso de las Tecnologías de la Información y la Comunicación proporciona al alumno una gran capacidad de creación e investigación, actuando de manera libre, provocando en los docentes una sensación de descontrol sobre el alumnado. Pero claro, a nosotros en nuestra vida profesional nos va a resultar fundamental esa autonomía personal, creando y produciendo continuamente en la sociedad en la que vivimos. Estas tecnologías (las TIC) nos debería ayudar a demostrar esa autonomía personal y podamos así actuar de manera independiente. Para cualquier temática de la que necesitemos informarnos existen muchas fuentes gracias a Internet, eso sí resultando algunas más objetivas que otras, al existir diferentes perspectivas o ideologías en la vida real, dependiendo del contexto cultural, social, etc. en el que se produzca la comunicación, superando así todo tipo de barreras. Conseguiríamos así aumentar o nivel intelectual del alumnado, eso sí, algún profesor puede encontrarse en situación de duda ante preguntas comprometedoras en momentos determinados.

Dejo aquí el vídeo de Ken Robinson titulado “Cambiando paradigmas”, para que podáis profundizar y entender mejor los diferentes paradigmas:

 

Un saludo

Comentarios

  • Cristina Fiuza Rodriguez

    Hola Borja! Me parece súper interesante el tema del pensamiento divergente, considero que efectivamente, tal y como dices en tu entrada, esta característica no tiene el debido tratamiento en el sistema educativo actual precisamente por la rigidez y el inmobilismo que la viene caracterizando, pero creo que es evidente que una vez fuera del sistema escolar, esta capacidad sí se tiene en cuenta. De cara a buscar un trabajo, en la actualidad tiene más peso la persona en sí que un título; que sea resoltiva, activa, desenvuelta, con una buena capacidad empática... Se buscan personas camaleónicas que sepan adaptarse y resolver todas las situaciones que se les puedan ir presentando. Y está claro que una de las principales herramientas que hay que conocer y saber emplear en la actualidad para lograr todas estos objetivos, es la tecnología, y si esto se hace de una forma libre en la escuela, tal y como señalas, puede dejar a algún profesor "en evidencia". Yo personalmente creo que este pensamiento pertenece al pasado (o al menos debería), es imposible que ninguna persona, sea un profesor o no, tenga los mismos conocimientos que internet, hoy en día la red es la mejor, más completa y actualizada enciclopedia que jamás se haya creado, y esto tiene que atenderner necesariamente en las escuelas.

  • Alba Taboada Méndez

    Unha moi boa reflexión, estou de acordo co que plantexas neste post. A tecnoloxía educativa devería ser unha ferramenta para superar as barreiras da sociedade do coñecemento na que vivimos e o pensamento diverxente debería ter unha maior importancia da que se lle está dando hoxe en día. Posto que do que se trata ao educar é de crear individuos con capacidade crítica.