Non existe o risco de que a virtualidade domine a realidade nun futuro non lonxano?

Un mestre dille aos seus alumnos/as de 6 anos: “Hoxe non podemos dar relixión porque non chegan os ordenadores para todos e a materia de relixión faise na pantalla dixital”. Eses nenos pensarán: E logo Deus só existe cando a pantalla está encedida?”

É bon que estrenen a virtualidade do mundo dixital antes da realidade do mundo?

Como futuros educadores, volvo a insistir, en que debemos preguntarnos si relamente é necesario, por exemplo, que os nenos pequenos aprendan por primeira vez a través das novas tecnoloxías. Non existe o risco de que os nosos fillos cheguen  a confundir o mundo dixital co mundo real?

Os nenos/as  aprenden través do descubrimento acompañado por unha persoa de referencia, non solamente a través das patanllas. Moitos nenos están educados nun entorno artificial, aséptico. Aprenden a través dun material didáctico e duns soportes (pantallas, fichas, etc) que substitúen a  realidade.   

Neste sentido, o tempo que os nenos perden diante das pantallas poderíase adicar a outra actividades máis apropiadas para o seu desenvolvemento, como pode ser unha interacción de calidade co seu principal coidador, o xogo creativo ou a lectura.

Considero que debemos redescubir  o valor que ten un paseo polo bosque, pola calle, polo mercado,  ou o simple esforzo de paciencia que supón ensinar a atarse os cordóns dos zapatos… Vós que opinades?

Comentarios

  • Laura Salgado Ferreira

    Boas Alba, para o meu entender redescubrirnos require un proceso de concienciación daquilo que estamos a facer mal, ou non de todo ben, e considero que isto é realmente complicado porque todo o novedoso e o entendido como "tecnolóxico" é concebido como un avance e polo tanto beneficioso.

    Antes de redescubrirnos, deberiamos descubrirnos e pactar cara onde queremos encamiñar, neste caso, a educación dos máis pequenos.

  • Jessica

    Estoy bastante de acuerdo contigo Alba, es cierto que las nuevas tecnologías forman parte de nuestro día a día,  pero sin duda creo que se deberían emplear como complemento o apoyo en educación. A pasar de todos los beneficios que nos pueden ofrecer dichas herramientas no hay que olvidar que es necesario que los niños desarrollen también su creatividad, su curiosidad por el entorno que les rodea. Es decir, los colegios no deberían dejar de desenvolver una pedagogía que apueste por la experimentación en el mundo real. Como tú dices, ¿Por qué enseñarles en una pantalla los diferentes tipos de hojas o de árboles, si tenemos la posibilidad de acudir a un parque?7

    Finamente, me gustaría añadir que hoy en día, en lugares como California, se crean cada vez más colegios donde no se empelan este tipo de tecnologías, como es el caso de La Waldorf School de Península, con la intención de desenvolver una pedagogía que apueste por la experimentación en el mundo real. Además, como señala Beverly Amico, líder de la asociación de escuelas Waldorf de Norteamérica, Habilidades como tomar decisiones, la creatividad o la concentración son mucho más importantes que saber manejar un iPad o rellenar una hoja de Excel, sin contar con que la tecnología que utilizamos ahora, resultará primitiva y obsoleta en el mundo del mañana”.

  • Borja

    Hola Alba! Pois dicir que estou de acordo contigo. A inclusión do medio tecnolóxico no proceso educativo resultou importante para o desenvolvemento deste xa que pode servir de axuda ante unha situación de descoñecemento ou dúbida, pero a base do proceso ten que estar es aspectos reais da vida. Dende logo, as experiencias persoais de cada persoa dan lugar a coñecer novas acerca da realidade, diferentes en función do contexto no que se desenvolva esta.

    A día de hoxe, a base educativa, cada vez máis veces, sitúase no mundo virtual. Iso está provocando unha crise persoal no individuo, adquirindo influencias e información máis subxectiva en lugar de obxectiva. E quizais é importante recordar que na educación ten que sobrepoñerse a calidade antes que a cantidade, por tanto cómpre reducir o emprego de Internet e basarse máis no proceso de lectura persoal. Un saúdo

  • Natalia

    Buenas tardes Alba. Leyendo tu publicación me dieron ganas de comentarla, ya que estoy totalmente de acuerdo. Para emepezar, no niego que las nuevas tecnologías faciliten un montón tanto la enseñanza como el aprendizaje pero también digo que no todo debe girar en torno a ellas. Yo defiendo más que nada el aprendizaje por descubrimiento, desarrollado por el pedagogo Bruner, defendiendo un aprendizaje autónomo del alumno. Esto no sólo potenciará la motivación, sino que también ayudará a que el aprendizaje adquirido sea un aprendizaje significativo, ya que persnonalmente creo que niños y niñas se lo pasan mejor de excursión, tocando, sintiendo...que sentados delante de una pantalla. 

    Tenemos que darnos cuenta que la tecnología no lo es todo.

  • Ariana

    Hola Alba¡¡ Comparto contigo la misma opinión, creo que en la actualidad los docentes tienden a usar las tecnologías como la base primordial e indispensable de sus clases y no como un soporte que facilite la labor de enseñar. Además, creo que a través del uso continuado de las tecnologìas por parte de los niños en sus primeras edades se está generando una generación de niños con escasez de creatividad, imaginación y pensamiento crítico, muy alejados del mundo real. Como tú bien dices, el simple hecho de dar un paseo por el bosque o aprender a atarse los cordones, facilitarían un cambio de perpectiva y conocimiento en los más pequeños.

    También creo que los padres en su mayoría favorecen el uso continuado de sus hijos de los aparatos electrónicos, ya que vivimos en una sociedad en la cual el ritmo de vida ajetreado y lleno de labores profesionales facilita que los padres prefieran tener a los niños entretenidos con consolas y ordenadores para que no les molesten.

    En definitiva, en mi opinión se deberían de ajustar las tecnologías a las edades y enseñar a los más pequeños a aprovechar las máximas potencialidades que estas les ofrecen, pero sin olvidar en mundo real.

  • Ariana

    Hola Alba¡¡ Comparto contigo la misma opinión, creo que en la actualidad los docentes tienden a usar las tecnologías como la base primordial e indispensable de sus clases y no como un soporte que facilite la labor de enseñar. Además, creo que a través del uso continuado de las tecnologìas por parte de los niños en sus primeras edades se está generando una generación de niños con escasez de creatividad, imaginación y pensamiento crítico, muy alejados del mundo real. Como tú bien dices, el simple hecho de dar un paseo por el bosque o aprender a atarse los cordones, facilitarían un cambio de perpectiva y conocimiento en los más pequeños.

    También creo que los padres en su mayoría favorecen el uso continuado de sus hijos de los aparatos electrónicos, ya que vivimos en una sociedad en la cual el ritmo de vida ajetreado y lleno de labores profesionales facilita que los padres prefieran tener a los niños entretenidos con consolas y ordenadores para que no les molesten.

    En definitiva, en mi opinión se deberían de ajustar las tecnologías a las edades y enseñar a los más pequeños a aprovechar las máximas potencialidades que estas les ofrecen, pero sin olvidar el mundo real.