Consecuencias del uso excesivo de las redes sociales

Como bien sabemos, conectarse a internet está a la orden del día. Constantemente navegamos por la red en busca de información y para comunicarnos con otros. Dado que el acceso a internet podría considerarse que está expandido a nivel mundial y en cualquier momento podemos buscar información sobre cualquier cosa y obteniendo resultados al instante, o bien comunicarnos con un allegado que se encuentra en el otro extremo del planeta, esto, en teoría podría considerarse todo ventajas. Pero el problema llega cuando se hace un uso excesivo y exagerado de internet.

El hecho de no descansar bien por culpa de estar utilizando el smartphone hasta altas horas de la noche, de reirse delante de una pantalla y después no saber socializar, o de sufrir ansiedad y depresión cuando no se nos conecta internet, son demostraciones gráficas de que el uso prolongdo y descontrolado de internet causa adicción y alteración en las conductas.

Ayer, en el periódico virtual El comercio.com, buscando artículos que traten el tema del mal uso de las redes sociales, encontré uno muy interesante en el que se hablaba de que "la adiccón a internet" está ya catalogada como un trastorno. Esto tiene toda su lógica ya que, aunque en este caso se trate de una dependecia psicológica, afecta a nuestra vida diaria y crea una dependencia, que de no verse cumplida, afecta a nuestro humor, comportamiento...

Si bien se piensa que la adicción a internet es sufrida mayormente sólo por el colectivo adolescente, eso es incorrecto. Hay adultos que viven constantemente conectados a la red y sufren la misma ansiedad que puede sufrir un jooven cuando internet no funciona. Pero quizás, es más preocupante el caso de los infantes. Hoy día, la gran mayoría de los niños saben manejar a la perfección la mayoría de los dispositivos electrónicos y se crian acostrumbrados a esa dependencia que en cualquier momento que les falta, extrañan.

A nivel general, entre los efectos secundarios del uso excesivo de internet se encuentran: alteraciones en el sueño, irresponsabilidad o incumplimiento en cuanto a las tareas de estudio o trabajo en la vida diaria, pérdida de contacto con el exterior, disminución de la capacidad socializadora... Y no sólo a nivel social o psicológico. Científicos de la Universidad Católica de Quioto, en una investigación acerca de las modificaciones hormonales a nivel químico que suponen el uso incontrolado de las redes sociales, comprobaron que dicho abuso, mengua la presencia de una hormona llamada mielina que recubre las neuronas.

Sabiendo esto, sería aconsejable moderar el tiempo dutante el que nos conectamos a internet y pararse a reflexionar sobre las consecuencias de un uso descontrolado, todas ellas sabidas por todos los usuarios de internet, y en caso de que la dependencia a la red sea excesiva, intervenir para solventar el problema a tiempo.