¿Adiós a las cabinas de teléfono?

¿Os acordáis de cuando la gente pedía cambiado para poder llamar desde una cabina telefónica? Bien, pues esto pronto desaparecerá. Hoy, cuando hablamos en la clase expositiva sobre la comunicación y sobre cómo esta ha ido evolucionando me vinieron a la cabeza estos artefactos. Estas cabinas telefónicas tienen sus días contados, y la verdad es que comprensible ya que, ¿quién no sale con el móvil cargado cada mañana? E incluso hay gente que sale hasta con el cargador por "si las moscas". Quise comentar esto porque aparte de ser una noticia que me llamó mucho la atención cuando la escuché por la radio, creo que tiene mucho que ver con esta materia. 

Recuerdo que en una entrada os hablé de cómo la tecnología fue evolucionando a lo largo de los años, pues esto también es un claro ejemplo. Antes, los teléfonos sólo servían para llamar en una sola dirección, es decir, a una sola persona, mientras que ahora podemos hablar por llamada telefónica entre un grupo de amigos, podemos mandar mensajes instantáneos a través de los grupos hasta...¿cuántos eran? ¿50? ¿100? Esto tiene claras ventajas pero, como siempre repetimos, también tiene sus limitaciones, pues no nos podemos olvidar den lenguaje no verbal, ese lenguaje que dice mucho más que las palabras (gestos, expresiones...). 

Os invito a pensar sobre estos cambios, porque seguramente en unos años ya tendremos otro tipo de artefactos que harán mucho más que los teléfonos móviles tal y como los conocemos ahora, lo mismo que le está pasando a esas cabinas.

Aquí os dejo la referencia de una noticia que habla sobre la desaparición de estas cabinas telefónicas. Un saludo.

Rodríguez, C. (9 de agosto de 2015). Adiós a las cabinas telefónicas. La voz de Galicia. Recuperado de http://www.lavozdegalicia.es/noticia/extravoz/2015/08/09/adios-cabinas-telefonicas/00031438957161924694217.htm

Comentarios

  • Jennifer

    Es una pena que se vayan sustituyendo este tipo de cosas. Quizás alguno de nosotros sigue teniendo un teléfono fijo en su casa y lo sigue usando, quizás no con tanta frecuencia pero lo sigue usando. Yo personalmente lo uso muchísimo cuando voy a mi casa en Ponferrada, porque tengo un familiar lejos que no tiene móvil y si quiero saber algo de esa persona la llamo. Y aunque otras personas a las que llame tengan móviles, yo sigo llamándolas al fijo, es una costumbre que no quiero perder. 

    En cuanto a las cabinas telefónicas, en mi ciudad ahora mismo que yo haya visto en semana santa queda una solamente, pues no es una ciudad muy grande. Sé decirte que queda una porque siempre me ha llamado la atención el ver gente en ellas, y me gustaba ir caminando y cada dos minutos ver una cabina. 

     

  • Maria Saco Cuartero

    Hola Natalia! El uso de los mensajes instantáneas a través del teléfono móvil no quiere decir que una persona esté pensando lo que realmente escribe, ya que al no ver su expresión o sus movimientos, probablemente se entienda de una forma distinta. Por lo que veo interesante la opción de mandar mensajes pero también veo importante las conversaciones en persona, ya que en realidad en este último caso es cuando en realidad ves lo que una persona quiere decir. 

    Y en cuanto a las cabinas telefónicas, en mi pueblo tan solo quedaba una para utilizar todo el mundo, actualmente solo queda la destinada a los taxistas...porque es común para ellos en su parada, y a donde llama mucha gente para solicitar un taxi.

  • Aida García

    Hola Natalia! Interesante reflexión, la verdad es que no me había parado a pensar en el desuso de las cabinas telefónicas y eso que tengo una justo enfrente del portal de mi casa, imaginate lo olvidadas que están para mí jaja 

    Como tú dices la tecnología va evolucionando con el tiempo y no es extraño que ya no se usen las cabinas, ya que es raro encontrar una persona sin móvil en la actualidad. Yo creo que si por alguna urgencia tendríamos que hacer una llamada y no tenemos nuestro móvil con nosotros creo que recurririamos a pedir a un buen samaritano que nos deje llamar con su móvil, en vez de pedirle unas monedas para la cabina telefónica como se hacía antes. Todo va cambiando y evolucionando y a algunos les gustará más y a otros menos, pero creo que cambios como estos son buenos ya que se ha encontrado una forma más cómoda y práctica de comunicarnos.