Universidad de Padres.

image

Buenos días ¡¡

Estamos en una sociedad en plena transformación tecnológica. Cada día nos despertamos con un nuevo elemento electrónico, con innovaciones en cuanto a aplicaciones, máquinas, etc. Y esta rapidez puede hacer que las personas tengamos dificultades para saber adaptarlas a los ámbitos educativos, laborales, sociales, familiares, etc. Claro está, que estos cambios producen unas amplias ventajas y potencialidades para nuestra vida, así como también inconvenientes. En palabras de José Antonio Marina (2015), "Las tecnologías van tan rápido que no nos da tiempo a aprender a manejarlas bien".

Como futuros pedagogos creo que debemos darle importancia a este aspecto, ya que lo primero para aprovechar y optimizar las tecnologías educativas sería conocerlas en profundidad, y así posteriormente se podrían aplicar correctamente. Además de esta forma aprovecharíamos al máximo la capacidad de aprendizaje de docentes, alumnos y padres o tutores legales. Estos últimos, a menudo se encuentran preocupados por no saber qué hacer ante el uso que sus hijos hacen de las tecnologías. Además, se encuentran en una situación en la cual no saben a quién acudir para solicitar información y ayuda. Como profesionales de la educación debemos de ofrecer y poner en conocimiento todas las herramientas necesarias a profesores, alumnos y padres.

José Antonio Marina dirige la "Universidad de Padres", un proyecto dirigido a dar cursos a los padres para que estos puedan aprovechar al máximo el talento de sus hijos. Y cuyo acceso en la red muestro a continuación:

http://universidaddepadres.es/proyecto-educativo/

Un espacio en el que los padres podrán recibir la formación teórica y práctica pertinente, así como también ponerse en contacto a través del foro con otros padres. De esta forma, se ponen en contacto, así como también comparten sus dudas y experiencias. Lo considero un proyecto muy interesante para optimizar los procesos de enseñanza-aprendizaje de los alumnos, independientemente de la edad que tengan.

En definitiva, tenemos claro que las tecnologías educativas son una herramienta potente y eficaz para usar en las aulas, pero según Marina (2015) "Todavía las utilizamos como a los niños que le dan un juguete". En el Proyecto Centauro de la Universidad de Padres, se les enseña a los padres a saber distinguir entre lo que los niños deben guardar en sus ordenadores y aquello que deben guardar en su memoria, es decir, aquello que resulte un aprendizaje significativo.

En palabras de Marina "Un burro conectado a Internet sigue siendo un burro", transmitiéndonos que existen multitud de redes sociales, las cuales tienen gran relevancia en la vida de nuestros niños y adolescentes, pero hay que diferenciar en aquellas inteligentes y estúpidas. Las primeras son útiles para los procesos de enseñanza-aprendizaje, las segundas limitan la capacidad de aprendizaje de los alumnos.

Os invito a leer la  siguiente entrevista:

http://www.eldiario.es/clm/Jose-Antonio-Marina-decepcionadas-automarginadas_0_433607707.html