Symbaloo

En la imagen que adjunto a continuación, podéis observar algunas de las herramientas, fuentes de información, y aplicaciones que de forma personal he seleccionado para la conformación de mi PLE, utilizando como soporte la herramienta Symbaloo que sin ninguna duda, nos permite recoger los tres elementos esenciales para la construcción del aprendizaje descritos por Adell y Castañeda (2010): "Herramientas y estrategias de lectura, de reflexión y de relación". Symbaloo nos permite elaborar un portal personal en el que incorporar páginas web de nuestro interés y acceder a ellas de manera instantánea, además el aspecto de la misma es muy visual y su organización varía de una persona a otra, ya que buscamos y seleccionamos las herramientas y aplicaciones según nuestros intereses y estructuras de aprendizaje.

En mi portal, se distinguen cuatro grupos que constituyen algunas de las páginas web y aplicaciones más utilizadas en mi día a día para consultar y construir información. Por ejemplo, en el margen superior izquierda, he agrupado los buscadores a los que más suelo acceder como Google Scholar, el catálogo de la USC o Dialnet, además también he incorporado las tres revistas a las que acudo en un primer momento para leer artículos académicos sobre educación, como Cuadernos de Pedagogía o Aula de Innovación Educativa. También las páginas oficiales de educación como son el BOE y el DOG. Por otro lado, he agrupado las herramientas de relación y donde comparto la información en el grupo inferior del portal, encontrando por ejemplo herramientas como Facebook o Google Drive.

En mi opinión, la cuestión de fondo que se plantea con este tipo de herramientas es tomar consciencia de la información que estamos consumiendo, de las relaciones interpersonales y la producción de contenidos que estamos llevando a cabo, gracias a las TIC, lo que también nos provoca un cambio y transformación en eses procesos. En este aspecto, el aprendizaje se transforma en un proceso más personal, en el que los estudiantes aprendemos permanentemente en Internet y desde Internet, valiéndonos de todas las herramientas y aplicaciones que, de hecho, seguramente nuestros Symbaloos no recojan ni abarquen, en realidad, la cantidad de páginas a las que accedemos y de las que recogemos información. Además, nos permite adecuar el “momento” de aprendizaje a nuestras necesidades, puesto que ya no se limita a un espacio-tiempo de 5 o 6 horas de clases magistrales en un instituto-colegio-universidad sino que, en casa, en la playa, en familia, podemos acceder a cualquiera de estas páginas y, aprender cosas, tal como se dice popularmente: "Nunca te acostarás sin aprender una cosa más". Por lo tanto, las TIC nos brindan un espacio perfecto para autorregular nuestro aprendizaje, desenvolver nuestra autonomía y nos proporcionan la oportunidad de valorar por nosotros mismos la optimización de la información que conforma nuestro aprendizaje.