Imagen digital

¿Nunca os habéis parado a pensar acerca de las fotos que subimos (o suben) a Facebook? ¿Por qué estas y no aquellas otras? Subimos fotos de fiesta, pero no de cuando estamos deprimidos en la cama con una tarrina de helado.

La respuesta es simple: publicamos aquello que la gente quiere que vea, construimos una imagen virtual de como querríamos que fuese nuestra vida; aunque, realmente, no se parezca en nada. Buscamos aceptación social mediante “likes”. Cuantos más obtengas más querido eres.

De hecho, En Facebook Therapy: Why People Share Self-Relevant Content Online, el trabajo elaborado por Eva Buechel y Jonah Berger, de la Universidad de Miami y la de Pensilvania respectivamente, se asegura que las personas emocionalmente inestables tienden a publicar más mensajes personales y con mayor frecuencia en Facebook.

¿Qué está pasando? ¿Acaso debemos dejar nuestra autoestima en manos de internautas con los que puede que ni tengamos relación?

Comentarios

  • Maria Saco Cuartero

    Hola Alba! Opino que actualmente muchas personas se sienten mejor publicando todo lo que hacen y como "se sienten" en las redes, pero en realidad lo que publican, probablemente, no tiene nada que ver con su estado de ánimo real, ya que pretenden ser populares, por decirlo de alguna manera. También creo, que muchas de las personas cren que son más populares si suben gran cantidad de fotos o de estados, y sobre todo si tiene muchos "likes".

    Considero que, sobre todo los adolescentes, dependen de la popularidad en las redes sociales.