Desautorización del profesorado.

En los últimos años hemos sido testigos de como el profesorado ha perdido paulatinamente, parte del respeto que la figura del docente llevaba implícita. En ese contexto de progresiva pérdida de autoridad, nos hemos encontrado con un preocupante dato: los padres también están perdiendo el respeto al profesorado.

Al parecer,  la tan extendida práctica en el mundo de la política de creer ,falsamente, que todos sabemos de todo, ha llegado también al mundo escolar. Tal y como decía Suárez(2014), los padres creen que saben de pedagogía y se llegan a enfrentar a los profesores. Según los datos de la oficina del defensor del profesor, reflejados en su informe para el año 2014-2015, son una media de diez profesores los que recurren a este servicio  para encontrar una solución a las amenazas y vejaciones a las que se ven sometidos por padres de alumnos.

Dato más preocupante, si cabe, es la gran cantidad de denuncias falsas que los progenitores y alumnos están interponiendo en los últimos años contra los docentes, lo que repercute gravemente en la vida laboral del docente pero no en la de los padres, siendo los docentes los damnificados.

Este tema, tiene una solución, le denuncia y la acción judicial, pero sus efectos van más allá de la relación padre-docente que pueda generarse, lo verdaderamente preocupante es la trasmisión de este tipo de actitudes en los hijos y alumnos.

Así, vemos cada día que más alumnos  menosprecian a sus docentes, les hablan en tono irrespetuoso e incluso agreden verbal y físicamente. Y desafortunadamente, este hecho es el principio de un círculo vicioso que difícilmente puede pararse, no solo a nivel de aula o del propio docente implicado, si no que afecta a todo el centro, puesto que este, queda invalidado como agente para el correcto desarrollo de valores y actitudes que ese atribuyen tradicionalmente a la escuela, tales como el respeto, la pluralidad y la organización estructural y jerárquica.

¿Qué medidas  creéis vosotros que serían válidas para atajar el problema?

 

Referencias bibliográficas:

-Defensor del Profesor. (2015). Informe del defensor del profesor 2014-2015.

 

-Suárez, I. (2014). Los padres de hoy no quieren escuchar al profesorado. Teinteresa.es. Recuperado de : http://www.teinteresa.es/espana/padres-hoy-quieren-escuchar-profesor_0_1251475962.html

 

-Veas, C.(2013) Violencia en los colegios y agresiones a los profesores. Diario la tercera,  pp 24

Comentarios

  • Vanesa Mesias

    Hace unos días leí una noticia que hablaba de que los padres de hoy en día son demasiado protectores impidiendo que sus hijos se desarrollen de manera autónoma. Creo que este problema esta muy relacionado con lo que tu comentas y la solución está en trabajar con los padres desde los colegios colaborando para favorecer intervenciones de manera conjunta. La figura del docente ha ido cambiando con los años, el maestro tradicional era autoritario mientras que los maestros de hoy optan más por una enseñanza donde los alumnos estén en el centro del proceso de aprendizaje. Debemos hacer entender a los padres como se está trabajando y que objetivos se pretenden conseguir para que exista una complementación entre la enseñanza de la escuela y la de cada familia.

  • Noelia Ares Maceiras

    Hola Adán!

    Es muy triste la situación que tienen que vivir actualmente numerosos profesores/as, que se encuentran desamparados ante actitudes, como bien dices tu, irrespetuosas por parte del alumnado.

    Pasamos de una sociedad en la que el profesorado, era un alto cargo y en la mayoría de los casos imponían, como no debían su poder, por tanto se les tenía un respeto dentro de la sociedad. Actualmente, parece que los papeles cambian, no se tiene el mismo respeto hacia el profesorado y muchas veces se pone en duda su labor.

    Considero que nuestra sociedad falla en una cosa, se les echa la culpa del fracaso educativo al profesorado, en muchos casos únicamente a ellos, por tanto esto deriva en un "odio" hacia ellos tanto por parte de los padres y madres como por parte del alumnado, que deriaría a su vez,  en esa falta de respeto.Casi seguro, que si unos padres ponen en duda el trabajo de un profesor, el hijo o hija no mostrará el respeto que debe al mismo.

    Por tanto, haciendo referencia a tu pregunta, considero que la raíz del problema, parte de la educación en casa, se les debe enseñar a respectar a todo el mundo, a respectar la educación y a las personas que te forman para que obtengas un futuro mejor. De esta manera, no garantizamos que los niños se porten adecuadamente, pero seguramente no serán tan habituales las faltas de respeto hacia el profesorado.