• Blogs
  • Antela
  • ¿Para qué queremos niñeras si ya tenemos tablets?

¿Para qué queremos niñeras si ya tenemos tablets?

Hola chic@s!

Supongo que todos os habreis dado cuenta de lo rápido que los niños aprenden a utilizar nuevas tecnologías como los móviles, las tablets, los ordenadores, etc.; y lo difícil que es captar su atención cuando están "enganchados" a alguno de estos dispositivos. Esto es perfectamente lógico, ya que ahora mismo todos nosotros, en mayor o menor medida, vivimos rodeados de tecnología por todas partes. Además, tanto los móviles como la televisión están preparados precisamente para llamar nuestra atención y engatusarnos para que permanezcamos horas y horas mirándolos.

Hace unos días tuve una comida familiar en la que estaban una niña y un niño de 7 y 4 años, respectivamente. Éramos unas 15 personas y, como era de esperarse, los niños están un poco excitados ante una situación que pocas veces habían vivido, sobre todo el pequeño. Por eso, los padres les dejaban, al terminar un plato y mientras no llegaba el siguiente, sentarse en los sofás que había en el comedor a jugar con sus móviles (los de los padres) o una tablet; y cuando terminamos definitivamente de comer, los mandaron a la salita a ver la televisión, para que nos dejaran a los adultos charlar tranquilos mientras tomábamos café.

A ninguno de los allí presentes nos importó este hecho, ya que no era la primera vez que se producía y entendíamos que era una situación especial para los niños y era normal que estuviesen inquietos. Sin embargo, no pude evitar fijarme en la facilidad con la que hoy en día muchos padres solucionan "conflictos" como este a base de entretener a los niños con una tablet o la televisión. Parece que todos asumen que es la solución más fácil y práctica para tener a los pequeños ocupados y que no den la lata. Desde luego, es el método más eficaz pero, ¿es el más saludable, el más educativo? ¿Es a la larga la mejor solución?

Sobre todo, es en momentos como este en el que los padres deben estar ahí para educar, para enseñar normas de respeto y educación a sus hijos; pero en los últimos tiempos están delegando cada vez más estas funciones a las nuevas tecnologías, ya empezaron hace muchos años con la televisión y ahora, con la llegada de los smartphones y las tablets, esta costumbre se ha generalizado muchísimo. 

Es evidente que estos dispositivos ofrecen muy buenas oportunidades educativas a los niños pero:

¿De verdad es bueno dejar que las tablets cuiden de nuestros hijos?

Comentarios

  • ...

    Ola Antela, o que acabas de describir é algo tan habitual nos nosos días que xa non chama a atención de ninguén cando debería ser algo preocupante. Cando saíron as televisións tamén se facía o mesmo, era máis sinxelo cando un pai ou nai chegaba a casa canso/a de traballar poñerlle a televisión que poñerse a falar e xogar cos fillos. Agora este feito pódese trasladar a diferentes espazos xa que esta “nova televisión” ou tablet pódese transportar a calquera ambiente. É importante educar non aos fillos se non aos pais, que sexan conscientes que un uso responsable destes dispositivos pode ser beneficioso, pero non se poden solucionar situacións de conflito de este xeito xa que a medida que os rapaces vaian crecendo, esta situación se extrapolará a outras ata que chegue o momento no que esta medida non lles serva e daquela quizabes sexa demasiado tarde para educalos da maneira correcta.

  • María

    Ola Antela!

    Este feito que actualmente non nos chama a atención, é algo malo e pode ser bo ao mesmo tempo. Como moitas veces dicimos, o uso controlado e moderado destes dispositivos pode ser productivo e educativo para o neno/a. Non me chama a atención realmente que despois da comida os nenos se foran a xogar co móbil ou tablet, se non que o fixeran na mesa entre prato e prato xa que xa non estamos falando de si estes dispositivos poden ser negativos se non que estamos falando de si a educación que lle estamos dando aos nosos fillos é a correcta. O día de mañá estes nenos verán máis normal andar co móbil entre prato e prato e non estar falando co resto de comensais. Perderase o día de mañá as charlas nas comidas familiares? Eu véxoo totalmente posible.

    Un saúdo.

  • Antela

    Ola Araceli! Tes razón, é moi importante concienciar aos pais das futuras consecuencias que estes comportamentos traen; teñen que entender que para poder educar aos seus fillos teñen que estar con eles, que as normas de educación non se aprenden por ciencia infusa nin chas pode ensinar unha tablet por moitos xogos educativos que lle metas. Sobre todo, o problema principal é que, como ti indicas, isto non vai ocorrer só á hora de comer, senón en calquera momento, será imposible que os rapaces atendan aos pais cando lles queiran dicir algo ou mostren algún tipo de educación cando estean con outras persoas. 

  • Jenny Prieto

    ¡Hola Antela! Me ha parecido muy interesante tu entrada, ya que hace unos días decidí escribir yo también sobre esta problemática, concretamente a través de un vídeo de un bebé donde se refleja como los padres intentan calmar sus llantos con dibujos,e incluso, mediante la imagen virtual de su madre, dejando a un lado lo que verdaderamente necesitaba el pequeño; nada más y nada menos que cariño, afecto.. de sus progenitores.

    Añado además, lo increíble que es que nosostros mismos permitamos que los diferentes soportes tecnológicos (los televisores o las tablets) puedan eximirnos de nuestras responsabilidades, de la educación de nuestros hijos, tan importante hoy en día para controlar y fomentar el bueno uso de las innovaciones que se están produciendo. Este tipo de hechos como bien dices Antela, pueden ocurrir en cualquier momento, y por supuesto repercutirán en un futuro, por lo que se requiere un cambio de mentalidad en los padres,y para ello, se debe recurrir a la educación. 

  • Antela

    Ola María! É perfectamente comprensible que os rapaces se levanten da mesa antes que os adultos, sobre todo sendo tan pequenos, xa que os temas dos que se adoita falar despois de comer non lles interesa e tampouco poderían opinar. A cuestión é que, para non ter que lidar con eles, deixámoslles facer o que queren; o primeiro paso é andar co móbil entre prato e prato e o seguinte é telo enriba da mesa e xogar con el mentres comen. Non nos damos conta, pero estamos esquecendo educalos no respeto, na paciencia, na espera e na compañía. 

  • Antela

    Hola Jenny! No cabe duda de que los padres (y la sociedad en general) se están volviendo cada vez más cómodos y permisivos. Ya no se molestan en reunir la paciencia necesaria para educar como es debido; antes no tenían más remedio que encargarse, ya que no había nada ni nadie que lo hiciese por ellos. Pero ahora, tienen infinitas formas de eludir estas responsabilidades, delegándolas no sólo en personas, sino también en máquinas. Evidentemente, esto es algo muy negativo, pero parece que nadie se da cuenta de lo difícil que será educar a esos niños cuando sean, por ejemplo, adolescentes. Sobre todo, como tu bien indicas, no se trata tanto de que los padres estén perdiendo la oportunidad de educar, sino que están dejando escapar momentos para poder estar con sus hijos, compartir vivencias con ellos, crear recuerdos con ellos y mostrarles cuanto les quieren y lo importantes que son para ellos. 

  • Annabel

    Boas Antela! Resultame moi interesante esta entrada xa que é algo no que tiven reparado moitas veces cando estou coa miña sobriña. Unha das cousas que facemos na casa do meu irmán é comer coa televisión posta e vendo debuxos animados. Ninguén fala a non ser que sexa para expresar algo sobre os debuxos animados.

    Deixando de lado a problemática de que a nena non come porque se entretén cos debuxos, o que máis me preocupa é o tema da comunicación. Igual que ocorre na casa do meu irmán ocorrerá en moita outras, que a comida é o único momento do día no que a familia pode estar xunta. Ese momento debería ser un espazo para poder comunicarse, crear lazos familiares, aprender a relacionarnos...E sin embargo os telediarios, debuxos animados e shows televisivos están sustituíndo a nosa propia familia.

    Eu penso que todo isto é unha cuestión de límites. Por suposto que non creo que estea mal que si un día un proxenitor está agotado non poida deixar o seu fillo ou filla entretido cun aparello electrónico, a cuestión é cando iso se convirte en algo común.

    Eu preguntome...¿Nun futuro eses nenos e nenas saberán relacionarse?, ¿Terán problemas á hora de socializar cos demáis?, ¿aislaranse nun mundo dixital onde só se comuniquen a través das súas redes sociais?...

  • Annabel

    Lembroume moito a esta entrada e o tema das comidas familiares e as relacións. Sen dúbida unha gran imaxe cargada de contido.