Se tardan años en crear una reputación y minutos en arruinarla

La reputación online hoy en día es muy importante, puesto que en la actualidad todos tenemos una identidad digital y, en numerosas ocasiones, nos exigen tenerla.

Este es el caso de empresas que buscan personal perfectamente integrado en la sociedad tecnológica actual, pero con una actividad en la red impecable, exigiendo de este modo una vida privada modélica. Para ejemplificar este hecho me gustaría compartir un fragmento de un artículo reciente de la revista GQ España, en el que se cuenta en forma de anécdota una las problemáticas que puede acarrear el hecho de poseer una vida pública en internet a la hora de solicitar y buscar trabajo.

[…] Y un día se le presenta la gran oportunidad: quiere optar a un puesto de primer nivel que parece hecho a su medida. Ramiro está ilusionado y sabe que nadie es más idóneo que él, pero un buen amigo le aconseja que revise qué cuenta internet de él. Así que decide googlearse y… ¿qué encuentra? Su currículum actualizado y abrillantado de LinkedIn (¡bien!); su cuenta en Twitter, su página de Facebook; su nombre en algunos medios digitales por haber participado en una liguilla universitaria de fútbol tiempo atrás (no está mal, demuestra que es un tipo sano)… 

Pero decide ver qué imágenes hay asociadas a su nombre y de pronto se topa con las fotos de una juerga entre amigos que le dejó en bastante mal estado –y que sus colegas compartieron hasta la saciedad con jocosos comentarios– y con ciertos selfies sexys que colgó en una web de contactos cuando rompió con su novia diez años atrás y que ahora salen a la luz si se introduce su número de teléfono en el buscador. Ah, y además aparece un comentario fuera de tono y de mal gusto que dejó en una noticia de un periódico digital (era una ironía, ¿no queda claro?). Conclusión: Ramiro tiene un problema. En la primera fase de selección lo más probable es que solo vean el currículum y una agradable foto de un tipo serio y encorbatado que transmite confianza y eficiencia. […] (Velasco, A., 2016, párr. 1 y 2)

La historia ficticia que se presenta no es tan irreal, puesto que como he dicho anteriormente las empresas cada vez tienen más en cuenta este tipo de información y reputación. Recientes estudios, según señalan fuentes del periódico ABC, muestran que los departamentos de recursos humanos no consideran del todo fiable el Curriculum Vitae para indagar en la personalidad de los solicitantes y, por ejemplo mediante Facebook, el análisis que pueden hacer estos especialistas es más completo. Además, los candidatos con una foto de perfil favorable reciben en torno a un 21% más de respuestas positivas incluso antes de la realización de la entrevista.

Desde mi punto de vista ésta puede ser una estrategia que tiene como finalidad descartar a numerosos candidatos, pero ¿es necesario esa invasión de la privacidad para conseguir un puesto de trabajo remunerado? ¿es justo que nuestros pequeños errores del pasado o juventud afecten a nuestra vida laboral actual?

Concretamente pienso que el mero hecho de poseer un perfil en ciertas redes sociales no nos convierte en un personaje público y, de hecho, es fundamental tener en cuenta que la vida personal no se debería mezclar con la vida laboral y viceversa. Sin embargo, es imprescindible admitir que es necesario que las empresas conozcan datos útiles sobre nuestro pasado, puesto que la posesión de determinados títulos o características personales nos hace más o menos idóneos para un puesto de trabajo. Aún así, y recalco en esto último, ¿nuestro perfil en las redes sociales es tan decisivo? Mi respuesta recae en un gran no, pero, y vosotros, ¿qué opináis al respecto?

 

REFERENCIAS:

Velasco, A. (9 de abril de 2016). Que es la reputación 3.0 y como cuidarla. GQ. Recuperado de: http://www.revistagq.com/la-buena-vida/tecnologia/articulos/reputacion-online-que-es-por-que-debes-cuidarla/23701

Facebook: sí, tu foto de perfil influye a la hora de encontrar trabajo. ABC. Recuperado de: http://www.abc.es/tecnologia/redes/abci-facebook-facebook-si-foto-perfil-influye-hora-encontrar-trabajo-201601151517_noticia.html

Comentarios

  • Maria Saco Cuartero

    Hola Lara! A la pregunta que nos planteas, estoy de acuerdo con tu respuesta, considero que nuestro perfil en las redes sociales no es decisivo. Lo creo así, ya que muchas de las cosas que vamos subiendo y publicando, probablemente no correspondan al 100% con la persona, por ejemplo lass fotos que se suben, son todas retocadas, por lo que en realidad no se está representando la verdadera realidad de la situación, al igual que puede ocurrir con alguna publicación que haga algún amigo, ya que esta puede ser retocada o enfocada a donde este desee. Por lo tanto, no lo considero un aspecto decisivo en nuestros futuros.

  • Andrea Sarotti

    Hola Lara, estoy de acuerdo contigo porque, como bien hablábamos ayer, si tampoco tienes una identidad digital las empresas prefieren descartarte y admitir a personas que sí lo tengan. Bajo mi punto de vista, esto no me parece del todo bien porque, como tú dices, no se debería mezclar la vida laboral con la personal. Una persona puede ser totalmente responsable y mostrarse adecuada en su trabajo mientras que los fines de semana puede salir hasta las tantas. Las empresas deberían valorar los conocimientos y a la persona en sí y no lo que hace o deja de hacer en las redes sociales. 

  • Sofía Veiga

    Hola Lara. No considero nada correcto ni necesario que las empresas a las que demandamos empleo nos busquen o indaguen en nuestras redes sociales para conseguir información adicional más allá de la quenosotros aportamos en el currículum. Tengo este pensamiento porque considero que lo relevante para un puesto de trabajo es la información que aportamos en el currículum, es decir, la formación, la experiencia profesional, los hobbies,etc... Por el contrario los días de fiesta, las noticias o las fotos que subimos a las redes no son de importancia ni de interés para nuestros futuros jefes. 

    Tampoco considero que tener un  episodio malo ( por burlarnos de la guardia civil, meter la pata en las redes sociales,o salir mal en una foto) sea algo tan grave como para no conseguir trabajo o que nos denieguen alguno. Todos hemos cometido errores y hemos hecho cosas que no nos han gustado o de las que no nos sentimos orgullosos, y pese a que persisten en el tiempo, ya sea en nuestra memoria o en la de nuestros parientes o conocidos o bien en las redes sociales estos errores no deben de ser una carga implicita para la adquisición de trabajos. 

    En conclusión es cierto que debemos que debemos tener cuidado con la imagen que presentamos a los demás y sobretodo la que compartimos en las redes, pero esta identidad digital no debe estar por encima de la identidad real de la persona que solicita el puesto de trabajo, puesto que no la define como profesional ni marcará sus acciones en el futuro trabajo que desempeñe. 

  • Vanesa

    Hola Lara! A mí no me parece que una empresa investigue un poco sobre ti por las redes antes de contratarte ya que, dependiendo de para que trabajo sea el puesto vigilar estos aspectos es bastante relevante. A mí personalmente no me importa tener fotos saliendo un día de fiesta, somos jóvenes y no creo que nadie se asuste por ello. Mientras sean situaciones normales no creo que tengas ningún problema para conseguir un puesto de trabajo, yo por ejemplo no tendría nada que ocultar y si alguien cometió un error serio en el pasado probablemente la empresa se termine enterando igual.

  • Lourdes

    Yo opino como Vanesa, realmente no tendría nada que esconder y ningún tipo de problema en que viesen uno de mis perfiles en las redes sociales. No creo tampoco que te juzguen porque tengas fotos de fiesta o fotos más o menos vergonzosas (¡no contrarían a nadie sino!); buscaran conocer un poco más a quien pretenden dar un puesto de trabajo y que mejor que una red social, donde opinas y compartes información. Lo veo como una forma de contrastar la información de tu CV y la imagen que les estás dando. Incluso como se vea, puede ser favorable.

    En cuanto al tema de la privadad, en el momento que subes una foto deja de ser privada, por lo que tampoco lo veo tan grave; el que se esté despertando un cierto miedo por como puede afectar lo que subes a tu vida laboral podría servir para concienciar un poco más sobre a que nos exponemos (como en el vídeo puesto en clase, donde un supuesto "brujo" veía como era tu vida...).

  • Lara Rodriguez

    Gracias por vuestras aportaciones chicas! La diversidad de opiniones hace rico este espacio.

    En lo que a mí respecta sigo manteniendo mi opinión de que los perfiles en redes sociales no muestran claramente como somos en realidad e, incluso, pueden distorsionar la misma. Aún así, y como dije en la entrada, también es cierto que las empresas necesitan conocer cierta información específica que quizás en las entrevistas no aparece, pero la invasión de estes espacios no es del todo correcta a mi parecer.

  • Jessica

    Hola chicas!!!

    Estoy muy de acuerdo con vuestras opiniones, sobre todo con lo que afirma Sofía “la  identidad digital no debe estar por encima de la identidad real de la persona que solicita el puesto de trabajo, puesto que no la define como profesional”. Sobre todo porque esa imagen digital que muchas veces mostramos no tiene por qué ser la real, sino que a veces esa imagen puede llegar a ser bastante distorsionada.

    Sin embargo, es más que evidente que en la actualidad tu Identidad Digital puede cargarse tu reputación “online” y “real”, no solo en la vida personal sino también en la profesional. Tenemos ejemplos claros (y muy sonados) de este tipo de situaciones, como el caso de Sergi Guardiola, al cual el Barça no decidió fichar finalmente por culpa de su Identidad Digital, específicamente debido a unos  comentarios desafortunados en su cuenta de Twitter.

    Por ello, es importante realizar una buena gestión de tu identidad digital. Es necesario ser responsables de  lo que publicamos  hoy en día porque eso puede afectar a nuestra reputación. Como hablamos en clase, sería importante seguir una serie de consejos para cuidar dicha imagen, como por ejemplo: Pensar Antes de Publicar, Controlar la privacidad, “googlear” nuestro nombre para saber qué se dice de nosotros en la red, … etc.

    Sin embargo, si considero como vosotras que, a veces, las empresas no respetan en absoluto nuestro derecho a la privacidad y además, ¿no opináis que deberíamos tener derecho al olvido? Porque yo creo que sí.