La tecnoadicción.

Uno de los temas que abordamos en la clase expositiva de esta semana fue la tecnoadicción. He de reconocer que no tenía constancia de que existiese este concepto, por ello he decidido buscar más información sobre el tema.

La tecnoadicción o tecnodependecia se entiende como el uso patológico y abusivo de la tecnología (ordenadores, móviles, internet, tablets etc). Después de buscar información he podido observar que de por si, esta conducta no es perjudicial, el problema viene cuando se realiza compulsivamente o en exceso.

Luque y Emanuel Aramburu crearon un instrumento de medición que permite tomar a la adicción a la tecnología como un todo y clasificar a los sujetos analizados en “usuarios”, “abusadores” y “dependientes” (uso patológico). Este instrumento ha sido denominado como “Escala Diagnóstica de Adicción a la Tecnología”. Este instrumento está formado por 37 afirmaciones en la que la persona interrogada debe asignarle un valor; totalmente de acuerdo, de acuerdo, en desacuerdo y totalmente en desacuerdo. Con estas respuestas, se puede conocer el nivel del uso abusivo de la tecnología.

Desde mi punto de vista, a parte de la realización de este test me parecería bueno que se complementase con observaciones de comportamientos o preguntas sobre la adquisición de las TICs, ya que así , el resultado sería mucho más rico.

A continuación, os muestro algunos de los comportamientos a tener en cuenta para identificar un uso problemático de las TIC.

  • Descuidar relaciones y actividades importantes.

  • Dedicar más de cinco horas a un uso no necesario.

  • Pensamiento obsesivo.

  • Pérdida de la noción del tiempo.

  • Intentos fallidos de limitar el uso.

  • Sentir euforia o alegría muy intensa por el uso de la tecnología.

  • Irritación por la imposibilidad de uso o acceso.

  • Irritabilidad por las interrupciones.

Con todo esto, me gustaría recalcar como hago siempre, que la solución no está en prohibir la utilización de la tecnología, sino mas bien todo lo contrario. Debemos permitir a los mas pequeños la utilización de estas herramientas, pero siempre enseñándoles a usarlas. Esto se debe hacer desde los centros educativas hasta los hogares.

Gracias a todas las clases que llevamos realizadas de esta materia, me he dado cuenta de que el mal uso de diferentes técnicas o instrumentos nos pueden ocasionar grandes consecuencias negativas.

¿Alguno os consideráis tecnoadictos?

 

Bibliografía.

Sánchez-Carbonell, X., Beranuy, M., Castellana, M., Chamarro, A. y Oberst, U. (2008). La adicción a Internet y al móvil: ¿moda o trastorno? Adicciones, 20 (2), 149-159.

 

Comentarios

  • Maria Saco Cuartero

    Hola Carlota! Me parece muy interesante tu post, ya que no conocía muchos aspectos que trataste. Respecto a la pregunta que planteas al final, reflexionar que no me considero tecnoadicta pero que si en algún momento de mi vida, cuando era más pequeña si que considero que estaba demasiado pendiente del móvil a todas horas. Por otra parte, haciendo referencia al tema del uso de las tecnologías en los más pequeños, me parece correcto lo que tu dices, pero creo que eso no es lo que está ocurriendo, ya que muchos padres y madres dejan, incluso prefieren, que sus hijos e hijas estén todo la tarde o todo el día con una nintendo, un móvil, etc. para así mantenerlos entretenidos, aspecto que considera negativo, ya que esto, desde mi punto de vista, repercute en edades superiores cuando son dependientes de las nuevas tecnologías.

    Considero que sobre este aspecto y sobre el resto de peligros en la red, aun hay mucho camino en el que trabajar para conseguir evitarlos y concienciar a las personas.

  • Carlota Martínez

     

    ¡Hola María!

    Estoy deacuerdo contigo cuando dices que hay muchos padres que dejan que sus hijos e hijas esten toda la tarde con un movil o una nintendo, sin embargo, creo que esto no hace referencia a la mayoría. A pesar de ello, creo que lo importante es que eduquemos a los niños y niños a usar la tecnología y sobre todo a los padres, ya que en muchos casos los resposables son los padres.

    Gracias por tu aportación.