Pros y Contras de la Identidad Digital

Hola a tod@s!! Espero que estéis pasando un buen fin de semana. En la publicación de hoy me gustaría hacer un pequeño resumen y reflexión de la clase expositiva del día 19/04/2016 puesto que hemos tratado un tema realmente importante en nuestras vidas y que, en mi opinión, es muy interesante. En alguna de mis publicaciones anteriores he hablado un poco de temas relacionados con esto, como ha sido en la publicación de “El uso indebido de las redes sociales” o dónde hablaba de la repercusión que tienen en nuestras vidas. La clase de esta semana me ha servido para ampliar un poco este tema y hablar sobre la identidad digital que se forma sobre nosotros/as.

Entonces, ¿qué es la identidad digital?. Empieza a emplearse este término en la década de 1990 con la introducción de los ordenadores personales, aunque son Internet, las redes sociales y los dispositivos móviles los que lo han impulsado al aportar las conexiones, relaciones y sensores que permiten su construcción de forma socializada, colaborativa y ubicua.

Ésta también puede ser llamada Identidad 2.0 y es la revolución anticipada de la verificación de la identidad en línea utilizando tecnologías emergentes centradas al usuario tales como el estándar OpenID o Microsoft Windows CardSpace. Aparici, R. y Osuna Acedo, S. (2013), definen la Identidad 2.0 o Identidad Digital como “todo aquello que manifestamos en el ciberespacio e incluye tanto nuestras actuaciones como la forma en la que nos perciben los demás en la red”.  Todas nuestras actuaciones dentro del espacio digital (imágenes, comentarios, lugares donde publicamos nuestros datos…) forman nuestra identidad digital. Por tanto es imprescindible tener presente que debido a esto todo el mundo podrá vernos en el ciberespacio.

La identidad digital podríamos definirla como el conjunto de rasgos que nos caracterizan frente a los demás, la imagen que nosotros/as creamos en internet y lo que queremos que los demás conozcan y vean de cada uno/a. En la sociedad en la que vivimos, uno de los mayores peligros que podemos encontrar ahora mismo es la diferencia entre los que tienen acceso a las nuevas tecnologías y lo que no, así como el abismo entre los que saben utilizarlas y los que no. Éstos últimos se convierten en el nuevo sector de riesgo de exclusión social, lo que conocemos como brecha digital la cual se define como la separación que existe entre las personas que utilizan las TIC como una parte rutinaria de su vida diaria y aquellas que no tienen acceso a las mismas y aunque las tengan no saben utilizarlas. Según A. Serrano y E. Martínez (2003), ésta no se relaciona solamente con los aspectos exclusivamente de carácter tecnológicos, sino que es un reflejo de combinación de factores socioeconómicos y en particular de limitaciones y falta de infraestructura de telecomunicaciones e informática.

Quiero desacar algo que ya he mencionado en posts anteiores y que me parece lo más preocupante, la dependencia que tienen muchas personas de las redes sociales y de "ser alguien" en internet. Nunca os ha pasado que algún amigo/a está más preocupado por como lo ve la gente en las redes sociales de la centrarse realmente en la persona que realmente es? Me parece un tema serio.

Por otro lado, a la hora de meter nuestros datos en internet corremos multitud de riesgos pero, por otro lado, sino estamos en algún tipo de red social es como si no existiéramos. ¿Es buena o mala la identidad digital? Yo pienso que tiene sus pros y sus contras, pero si que creo que en el mundo en el que vivimos debemos de estar enlazados con ésta, ya que en internet se nos abren muchas oportunidades, como ofertas de trabajo, estar en contacto con tus amigos/as, etc. Sabemos que corremos ciertos riesgos pero pienso que si lo empleamos con cabeza podremos hacer un buen uso de las herramientas.

A continuación adjunto una imagen que representa de forma adecuada todo lo que conforma nuestra identidad digital en la red.

Pros y contras de la identidad digital

Enlaces:

- Castaño, C. (2008). La Segunda Brecha Digital. Revista Española de Investigaciones Sociológicas, (125), 175-179. Recuperado de http://www.jstor.org/stable/pdf/40184925.pdf?seq=1#page_scan_tab_contents el día 23/04/2016

- Documento recuperado de https://es.wikipedia.org/wiki/Identidad_2.0 el día 23/04/2016

- Documento recuperdo de http://www.tabuladecimal.info:8080/xmlui/bitstream/handle/123456789/206/giones2%5b2%5d.htm?sequence=2&isAllowed=y el día 23/04/2016

- Ferres Ardanaz, X. (2015). Riesgos de la identidad digital. Publicatic. Recuperado de https://blogs.deusto.es/master-informatica/riesgos-de-la-identidad-digital/ el día 23/04/2016

- Pérez Subías, M. (2012). Identidad digital. Revista TELOS, pp. 1-4. Recuperado de https://telos.fundaciontelefonica.com/url-direct/pdf-generator?tipoContenido=articuloTelos&idContenido=2012042611500001&idioma=es el día 23/04/2016

 

 

 

Comentarios

  • Ines Dono

    ¡Hola Laura! Me encanta el concepto de identidad 2.0, y una de las cosas que más me interesa de este tema es cómo puede ser una identidad supuestamente positiva (cuando una persona crea una identidad digital según cómo le gustaría ser o que lo vieran) o negativa (si esta identidad se conforma por lo que tus actos reflejan inconscientemente o constructos de otras personas). Además también me parece muy importante el cómo muchas personas acaban asumiendo su identidad digital como el centro de su vida y la asumen como real, viviendo en la red. 

  • Adán Acevedo García

    La verdad es que el tema de la identidad digital es  un terreno en el que no podemos dar nada por sentado.

    Pongámonos en el caso de una entrevista de trabajo en la que nuestro entrevistador quiere chequear nuestras redes sociales. ¿Qué puede ocurrir? Yo lo veo claro, por una parte puede estar buscando simplemente el trasfondo de nuestra personalidad, ver si realmente  somos una persona transparente a la que no le importa mostrar todas sus facetas, o por otro lado, puede estar buscando precisamente el hecho de que solo mostremos lo "bonito" de nuestra vida.

    Nunca podemos saber lo que realmente estamos proyectando hacia los demás, por lo que creo que tenemos que intentar ser lo más realistas posibles en nuestras acciones en la red.