El destino es el camino

Al parecer se nos pide en este cuaderno de viaje que comentemos acerca de nuestro proceso de aprendizaje, de nuestro camino. De dónde hemos partido, cómo vamos dando los pasos, a qué sitios hemos llegado y a donde queremos llegar. Para realizar esta entrada responderé a estas tres incógnitas a nivel personal. 

Considero que todos partimos de una situación nueva, nos enfrentamos a este método innovador tanto de aprendizaje como de desarrollo de la asignatura y de evaluación. En mi caso y me atrevería a decir que no es un caso aislado, no tenía muy claro cómo afrontar este planteamiento metodológico. Con el paso de los días me aventuré a publicar sobre algún tema que consideraba tenía relación con la asignatura o sobre las que me inducía a reflexionar en las clases. Lo primero que pensaba de tecnología educativa era en innovaciones tecnológicas en las aulas, y consultando a mis padres que por mi suerte se dedican a la enseñanza me comentaban acerca de nuevos métodos con robots (como el escornabot) entre muchos otros. 

Los primeros pasos que he ido dando no llevaron mi interés por la tecnología educativa por ese camino (para nada desdeñable), me inquieta y preocupa en mayor medida cómo esta afecta a la sociedad y saber cómo hacer que esta ocupe un lugar en la sociedad lo más beneficioso plausible para todos. Porque en mi opinión la tecnología es neutral, es el uso que nosotros le demos lo que nos aportará beneficios o nos perjudicará. A veces no es fácil de identificar pues esta cobra forma de caballo de Troya y lo que parece un regalo, acaba por hacernos daño aunque no lo podamos ver. Es ahí como educadores donde debemos actuar, enseñando a manejar estas grandes herramientas; claro que para ello debemos aprender nosotros primero. 

La siguiente cuestión, a dónde he llegado la respondería diciendo que entre todos nos hemos retroalimentado. Leyendo las entradas de los compañeros y comentándolas así como leyendo sus comentarios y reflexionando acerca de ellos creo que es un punto y un objetivo que se va cumpliendo. He llegado también a engancharme a esta red, visitándola y siendo consumidor casi diariamiente y productor, no diariamente pero suelo estar al tanto de stellae y del aprendizaje e inquietudes que mis compañeros muestran en la red social. 

Finalmente a dónde quiero llegar, el final del camino no creo que sea cuando nos realicen la evaluación final. El campo de la tecnología educativa es parte de nuestra formación como pedagogos. En mi opinión no seremos pedagogos una vez que acabemos la carrera igual que no seremos tecnólogos educativos cuando aprobemos esta asignatura. Es un camino que hemos empezado con buen pie y el tiempo dirá si el día de mañana somos pedagogos y tecnológos de la educación o simplemente hemos realizado la carrera de pedagogía y la materia de tecnología educativa.