Una vida social

Por Irene Campelo Comentarios (6)

¡Buenos días Stellaers!

Sé que hoy es domingo, y que muchos quizás no estéis muy por la labor de poneros a reflexionar (además hace sol y mejor se estaría tomando algo en una terracita a estas horas). Sin embargo, me gustaría compartir con vosotros un cortometraje titulado “una vida social”, el cual podéis compartir hoy en una sesión de terraceo o en la hora de la comida para saber qué piensan sobre este tema la gente que nos rodea.

A propósito de lo que estuvimos hablando en la última expositiva sobre identidad digital, veo muy interesante este cortometraje dirigido por Kerith Lemon que nos permite ver como una chica vive su vida pendiente de las redes sociales. En su desarrollo, vemos como la protagonista, desde que se levanta, revisa u móvil, sus notificaciones, y cómo las fotos que sube a la red social son una completa farsa, creándose una vida social falsa.  El corto lo podéis ver aquí:

Así, vemos que realmente la imagen que podemos dar en las redes sociales puede estar completamente falseada, y que es necesario escapar de este tipo de “postureo”, ya que en vez de proporcionar felicidad a nuestras vidas, compartiendo nuestros momentos con nuestros amigos, comidas, estilos de vida…, si no recibimos a cambio un “me gusta”, nos sentimos solos, o que a nadie le parece interesante. Realmente este me parece un buen corto para reflexionar sobre ello, y que realmente lo importante son las relaciones sociales, la gente de la que te rodeas y con la que compartes momentos en la vida real, ya que los seguidores, los me gusta, los amigos de Facebook es una realidad imaginaria, efímera, que puede crearnos satisfacción en un primer momento, pero que realmente no nos llena tanto como compartir momentos con nuestros amigos y familiares.

Espero que veáis el vídeo y que me contéis vuestras impresiones.

Muchas gracias y ¡Feliz Domingo!

Comentarios

  • Rocio Dominguez

    Boas Irene!

    Resultoume moi interesante a temática que trataches asi como o vídeo. Fai unhas semanas fixen unha entrada moi similar á túa. Ultimamente existe xente que mide a súa felicidade en función dos me gusta que recibe chegando a sentirse "fracasado/a" se ten pouos incluso chegan a recurrir a aplicacóns para gañar seguidores ou "likes". Todo isto co propósito de aparentar ante os demáis a gran vida social que temos e o felices que somos. Deixoche un vídeo que publiquei no meu blog hai unhas semanas e que trata o mesmo tema. Espero que che guste, o vídeo chámase "What's on your mind?"

  • Irene Campelo

    ¡Hola Rocío! Pues la verdad que no había visto tu entrada, pero acabo de ver el vídeo como me aconsejaste y está muy bien, muy similar en contenido al que publiqué yo. Parece increíble como la gente se escuda detrás de una pantalla para parecer que está bien cuando en realidad lo están pasando mal en su día a día. Estamos en la época del postureo absoluto, una pena, la verdad. 

    Muchas gracias por tu comentario, me ha encantado. ¡Nos vemos por clase!

  • Jessica

    Hola Irene!!

    Estuve a puntito de subir el mismo video que tú, pero menos mal que antes me aseguré de si ya lo había subido alguien jajajaja. Un cortometraje bastante clarificador sobre el "postureo" en las redes sociales, verdad? Como bien dices en el corto se puede observar como la protagonista vive obsesionada por plasmar su vida, paso a paso, en las redes sociales, fotografiando desde lo que come hasta lo que hace a cada instante. La verdad que el video te hace reflexionar y preguntarte si en verdad ¿hay necesidad de compartir cada una de las cosas que hacemos, cada una de nuestras comidas, o de la ropa que nos compramos….? ¿tanto se necesita la aprobación delos demás para estar bien, para ser felices?

  • Antía Bastos

    Hola Irene! Me habían hablado de este vídeo ya, y por lo que veo me representa un poco jajaja .Es muy interesante para reflexionar, por que yo soy la primera que me paso el día pegada al móvil compartiendo cosas y dando likes, me siento bastante identificada en ese aspecto, nada más levantarme ver el móvil,comparto muchas veces qué estoy haciendo..una adicción nada sana...(aun que no tan extrema como la del vídeo) pero a pesar de eso pienso que aun que mis publicaciones no obtengan miles de likes, no por eso soy menos feliz, ni me "llena menos". Creo que deberíamos pensar mucho sobre este tema, por que es cierto que parece que cada vez  que sin el móvil no podemos vivir, que no somos nadie sin el...vídeo muy interesante, sin duda para replantearnos los hábitos tecnológicos que tenemos.

  • Irene Campelo

    ¡Muchas gracias por vuestros comentarios chicas! Me alegro de que os gustara el vídeo y de que ya lo conocieráis. 

    Es interesante plantearse las preguntas que nos propone Jessica. Creo que la clave está en trabajar con los jóvenes (y no tan jóvenes) la autoestima, que sepan valorarse por lo que son, que tengan en cuenta sus aptitudes, que tengan una actitud positiva,educándoles en valores, enseñándoles a ser más independientes de las redes sociales y menos dependientes de la aprobación de los demás. 

    Antía, la verdad que el hábito de la protagonista del vídeo es algo que no solo te representa a ti, sino creo que un poco a la mayoría de la gente: basta con entrar en facebook o instagram para saber que han estado haciendo muchos de nuestros amigos. La verdad es que sí que tenemos una importante labor nosotras como pedagogas educando en la competencia digital, y como venimos diciendo desde el inicio de esta asignatura, educar en la buena utilización de los dispositivos móviles y de las redes sociales. 

     

  • Azahara Gonzalez Lopez

    Hola Irene!

    Justo vi hace un par de días este video circulando por una red social y realmente es impactante la gran dependencia que puede causar una red social en tu vida, hasta el punto de que cada cosa que hagas tienes que fotografiarla y compartirla con los demás usuarios en busca de conseguir los mayores "like" posibles.

    En mi opinión es una triste realidad que todos vivimos, y en la que me incluyo, no de manera tan exagerada como el video, pero si tendemos a compartir muchos momentos de nuestras vida que a lo mejor deberíamos guardarlas para nosotros, ya que, como dice Jessica, ¿Que necesidad hay de compartir todas nuestras vidas, la mayoría de las veces con desconocidos prácticamente?.