La generación de los huérfanos digitales

Hola compañeros!

En la clase expositiva de esta semana (19/4/2016) se habló de la identidad digital, de las ventajas y los riesgos de tenerla, de lo casi imprescindible que es hoy en día; de la reputación online, de como nos sometemos al escrutinio de toda la sociedad sin ser conscientes de ello y hasta que punto eso puede afectarnos en nuestra vida personal y profesional.

Yo ya había escuchado de esto, muchas veces nos habían hablado de los riesgos que supone darse a conocer demasiado personalmente en Internet, incluso aunque en principio la información solo estea dirigida a un pequeño grupo de amigos. 

Sin embargo, lo que jamás había escuchado es el término "huérfanos digitales". En clase se nos explicó que se trataba de jóvenes de las nuevas generaciones que no tenían quién les enseñara cómo navegar en Internet de forma segura y eficaz, puesto que los adultos de su entorno so sabían muy bien cómo manejarse con las nuevas tecnologías ni tampoco se molestaban en aprender para poder enseñárselo a sus hijos o alumnos. Esto me llamó mucho la atención y decidí investigar un poco para conocer más profundamente el origen y significado real de esta denominación.

No pude encontrar ninguna definición propiamente dicha, pero todas las páginas web en las que he buscado información coincidían en considerarlos como niños de todas las edades cuyos padres no se preocupan de mostrarles cómo utilizar correctamente las nuevas tecnologías. Los niños crecen y aprender a usar estos dispositivos sin tener ningún referene por el que guiarse y, por consiguiente, están completamente expuestos a los peligros que acechan la red.

La aparición de este fenómeno ha sido potenciada por dos factores. Por un lado, está la denominada "brecha generacional" que existe hoy en día entre padres e hijos respecto a las nuevas tecnologías. Por el otro lado, está el famoso mito del "nativo digital", concepto establecido por Marc Prensky (2001) que, en su ensayo "La muerte del mando y el control" aseguraba que las nuevas generaciones nacían con la habilidad de comprender el lenguaje digital y manejarse con las nuevas tecnologías sin necesidad de aprendizaje externo. Hace ya tiempo que se ha descubierto que todo esto no es más que un mito.

Por desgracia, la combinación simultánea de estos dos sucesos hicieron que los adultos se despreocuparan de enseñar a los jóvenes a vivir rodeados de dispositivos digitales, ya que a ellos mismos les resultaba difícil aprender a utilizarlos y, además, creían en la teoría de que los niños poseían esa capacidad desde el nacimiento. El gran peligro de esto fue que, incluso aunque los niños fuesen bastante capaces de manejarse con las nuevas tecnologías aún sin ayuda, había algo que no podían aprender por sí solos: navegar con seguridad, criterio y sentido crítico. 

Después de haber leído unos cuantos artículos sobre este tema, descubrí que todo este fenómeno surgió alrededor de principios del siglo XXI, es decir, hace casi 20 años. Sabiendo eso, me he dado cuenta de que las consecuencias de esos descuidos y falta de educación las estamos sufriendo ahora. Hoy en día, en el año 2016, todos esos niños que nacieron en los primeros años 2000, a los que llamaron "nativos digitales" y a los que nadie se preocupó de educar para vivir en la nueva era de las TIC que estaba empezando, porque supuestamente, ya poseían ese talento de forma innata; son ahora adolescentes que están conectados a la red casi 24 horas al día y que se dan a conocer con tan sólo 12 o 13 años en multitud de redes sociales, sin ningún tipo de precaución y completamente ajenos a los riesgos a los que se exponen abiertamente a diario. No es de extrañar que ahora mismo haya tantos casos de cyberbullying, sexting, extorsión de menores, explotación infantil...

No he podido dejar de pensar en lo necesaria que es la educación digital y que parece mentira que hasta hace poco no se haya tomado conciencia de todo esto, que en los colegios todavía haya menos programas de aprendizaje de este ámbito de los que debería; y que aún haya padres que no se preocupen de saber en que páginas navegan sus hijos. 

A pesar de todo, creo que áun estamos a tiempo de poner solución a todo esto o, al menos, evitar males mayores. Es hora de pensar en algún método para concienciar a la sociedad.

¿Se os ocurre alguna idea?

Fuentes:

Bongiovanni, Pablo. (12 de diciembre de 2009). Huérfanos digitales [Mensaje en un blog]. Recuperado de: http://http://www.educomunicacion.com/2009/12/huerfanos-digitales.html

Glosario de Ciberseguridad, Delitos Informáticos y Términos TIC. (s.f.). N/A. España: GITS ciberseguridad. Recuperado de: http://www.gitsinformatica.com/glosmp.html#nativodigital

Nativos y Huérfanos Digitales: La brecha digital que separa a padres e hijos. (s.f.). N/A. España: GITS ciberseguridad. Recuperado de: http://www.gitsinformatica.com/brecha%20digital.html

Además de estas fuentes, me gustaría recomendaros una página sobre Protección de Menores en Internet que me ha parecido muy interesante:

http://huerfanosdigitales.com/oo1/

Comentarios

  • Clara Rossi

    Hola Antela!
    A mi tambien la espositiva del otro dìa me dejò muy confusa sobre el tema de los huerfanos digitales. Mis padres no usan Facebook, ni siquiera whatsapp, solo un poco telegram pero justo porque nosotros hijos estamos afuera de italia. Y siempre me pareciò normale esto hecho: los padren no puieden estàr en facebook!
    Pero reflexionando sobre la clase del otro dìa y sobre tu entrada me parece siempre mas importante que tanto padres como profesores tengan una dientidad digital para ensenar a los alumnos como gestionarla. porque sì el padre y el profesor tiene que ser de ejemplo, tienen que serlo en todos los aspectos de la vida. Y ahora facebook tanto como Whatsapp, instagram ecc.. està llegando a tener una parte siempre mas grande en nuestra vida.

  • Vanesa

    Hola Antela! Es cierto que muchos niños no disponen de una figura adulta de referencia en la utilización de las TIC pero si han convivido con ellas desde pequeños y aunque no aprendan sin más a utilizarlas si les resulta mucho más fácil. A las personas más mayores les cuesta mucho más y tampoco tienen a nadie que le enseñe es más, muchas veces son los propios hijos los que enseñan a sus padres como utilizar el móvil o el ordenador. Es por esto que creo que no solo los más jóvenes son "huérfanos digitales" también los adultos lo son en cierto sentido. Con esto no quiero justificar que los padres y los docentes se desentiendan del tema, son adultos y pueden formare continuamente, otro problema que veo es que el uso de las nuevas tecnologías en la actualidad se orienta fundamentalmente al ocio y a la comunicación. Casi todo el mundo sabe usar un móvil o un ordenador pero ¿cuantas personas sabes gestionar su identidad digital o buscar información fiable en la web? Esto es un problema de alfabetización digital pero no unicamente en los niños, también en los adultos.

  • Antela

    Hola Clara! Tienes toda la razón, los padres deben dar ejemplo en todos los sentidos y, pese a quién le pese, las nuevas tecnologías se han convertido en una parte esencial de nuestra vida, sobre todo en lo referente al ámbito de las relaciones sociales. Puede que a los adultos les resulte difícil adaptarse, pero una vez que se acostumbren y sepan manejar los ordenadores, buscar en Internet y chatear por las redes sociales descubrirán lo práctico que es. Por otra parte eso de que "no puedo ayudar a mi hijo porque no sé cómo se navega por Internet" no es una excusa razonable para que dejen de lado su deber más fundamental: el de educar.

  • Jessica

    Estoy totalmente de acuerdo con vosotras, no hay que olvidar que son niñ@s o adolescentes que necesitan, más que nunca, a personas que les guíen en este medio. Es evidente que el mundo de las redes sociales y las nuevas tecnologías les resulta muy interesante, por ello suelen explorarlo por sí solos. Sin embargo, este es un gran error, ya que muchos de ellos desconocen los riegos que pueden acarrear el mal uso de estas tecnologías. Sin embargo, creo que la solución, como comentamos en clase no es que los  padres controlen el uso que sus hijos hacen de algunas tecnologías, sino que lo importante es educarles para que sean capaces de hacer un buen uso de ellas, ¿no creéis? No obstante, creo necesario que se debería capacitar a los docentes y a los padres en este aspecto, ya que no solo es suficiente con utilizar las nuevas tecnologías en el aula o en casa, sino que lo importante es saber cómo utilizarlas y gestionarlas. 

  • Antela

    Hola Vanesa! Los niños aprenden muy rápido a manejar las nuevas tecnologías sin que apenas nadie les enseñe, de eso no hay duda. Pero a lo que yo me refiero con educar no es al manejo técnico de las nuevas tecnologías, sino en la precaución y en la concienciación de sus ventajas e inconvenientes. Los jóvenes no necesitan un referente por el que guiarse para saber cómo escribir en el ordenador, para enviar un correo o crearse una cuenta en Facebook, eso saben hacerlo ellos solos; pero sí que necesitan un guía que les enseñe a diferenciar las verdades y las mentiras que rondan por la red, lo beneficioso y lo perjudicial, lo bueno y lo malo, lo inofensivo y lo peligroso.... Eso es lo que deben enseñar los padres y los educadores. 

  • Antela

    Hola Vanesa! Los niños aprenden muy rápido a manejar las nuevas tecnologías sin que apenas nadie les enseñe, de eso no hay duda. Pero a lo que yo me refiero con educar no es al manejo técnico de las nuevas tecnologías, sino en la precaución y en la concienciación de sus ventajas e inconvenientes. Los jóvenes no necesitan un referente por el que guiarse para saber cómo escribir en el ordenador, para enviar un correo o crearse una cuenta en Facebook, eso saben hacerlo ellos solos; pero sí que necesitan un guía que les enseñe a diferenciar las verdades y las mentiras que rondan por la red, lo beneficioso y lo perjudicial, lo bueno y lo malo, lo inofensivo y lo peligroso.... Eso es lo que deben enseñar los padres y los educadores. 

  • Antela

    Hola Jessica! Las nuevas tecnologías son para los niños un mundo nuevo para explorar lleno de cosas interesantísimas y, en parte, es bueno que lo vayan descubriendo ellos solos, porque esa es una buena forma de aprender. Sin embargo, no podemos dejarlos sueltos a la ligera, si vamos a permitirles a navegar por su cuenta, tenemos que asegurarnos de que sepan dónde se están metiendo. Corresponde a los adultos, especialmente padres y docentes, concienciarlos de los beneficios que trae la red, pero también de los peligros. Es nuestra responsabilidad enseñarles a navegar en Internet con seguridad, sentido común y buen criterio,