EL profesorado opina...

Recientemente, hemos tratado en clase el tema de la escuela 2.0 que busca principalmente el garantizar el acceso del alumnado a los medios digitales actuales, dotándoles de las competencias necesarias para su uso, así como buscando romper la llamada brecha digital. Para ello, se ha invertido  una ingente cantidad de dinero desde los años 80 , para dotar de los recursos tecnológicos necesarios a los centros educativos, pero sin duda, nos hemos olvidado de una parte muy importante: la formación del profesorado. 

Habitualmente, el profesorado ha asistido a cursos de formación fugaces y poco intructivos, que no han servido para mucho más que cumplir con los requisitos legales para que los estudios internacionales reflejen que españa es un país con alta inversión en TIC. 

En este marco de falsa reconversión de las escuelas,  diversos grupos de investigación universitarios han querido conocer el impacto real del programa de Escuelas 2.0, especialmente, la valoración del profesorado sobre el propio programa y su utilidad.

 Según lo que  Hernandez (2012)  nos dice, los docentes, reconocen que el proyecto ha alcanzado un nivel de implantación importante en cuanto a la disponibilidad de ordenadores en las aulas, proyectores y pantallas digitales, pero  las impresoras, tablets y similares siguen siendo muy escasas.  Según el uso que se les da a los mismos, reconocen que  lo más utilizado son los procesadores de texto y la conexión a internet como fuente de información, quedando la realización de actividades, generación de contenidos  y la explicación de contenidos en un segundo plano.   A pesar de que la tecnología ha llegado a los centros y los ha introducido en el Siglo XXI, el personal docente confiesa sentirse abrumado ante la incapacidad para gestionar los recursos informáticos, así como reconoce el temor de perder el control de la clase.  Se reconoce el potencial de los nuevos entornos digitales paraafrontar una renovación pedagógica basada en el trabajo cooperativo, abierto y en red; los cuales, en muchas ocasiones, quedan eclipsados porla incapacidad de gestión y la falta de formación técnica del profesorado.

Definitivamente, en consonancia con lo expuesto por Area(2011), los docentes reclaman el planteamiento de nuevas políticas educativas que no se limiten a la introducción de los soportes digitales, si no que supongan la integración de los mismos en la vida diaria de los centros educativos,  conformando un apoyo técnico y de planificación en los procesos educativos como vehículo para la construcción de  prácticas y modelos de enseñanza renovadores.

 

Referencias bibliográficas:

-Area, M. (2011). Los efectos del modelo 1:1 en el cambio educativo en las escuelas. Evidencias y desafíos para las políticas iberoamericanas. Revista Iberoamericana de Educación, 56, 49-74.

-Hernandez, J. Pennesi, M. Sobrino, D. & Vázquez, A. (2012). Tendencias emergentes en Educación con TIC. Barcelona: Espiral

Comentarios

  • Cristina Arcos Caamaño

    Bajo mi punto de vista, y después de leer unos cuantos artículos sobre este tema, para la realización de mi entrada, pienso que los docentes no pueden pedir nuevas políticas educativas para introducir más soportes digitales en las administraciones educativas, puesto que ellos mimso reconocen que no saben utilizar de una manera correcta los que ya existen.

    Antes de enseñar hay que aprender, y un docente no puede realizar un aprendizaje significativo de lo que es la competencia digital, sin que ellos mismos conozcan en profundidad este concepto.  Por ello las nuevas políticas educativas deben englobar una formación continua en el profesorado para que estos se modernicen y se pongan al día en los diversos temas de actualidad como puede ser la competencia digital.

    De esta manera y, siempre bajo un enfoque pedagógico, los docentes podrán proporcionar aprendizaje significativo en el alumnado. Pero si los proyectos tecnológicos se siguen centrando en equipar a los centros con material tecnológico, y no en enseñanza al profesorado para saber utilizar este material, el aprendizaje significativo nunca se generará.

  • Sandra Espinoza Ferreira

    La verdad es que tal y como dices,coincido contigo en el problema que supone la escasa formacion del profesorado en cuanto al uso de las herramientas de las que disponen,  sobre todo en la universidad, un lugar en el que se supone que se está a la vanguardia de la innovación  y que en la realidad no ha avanzado mucho más que los demás niveles educativos.

    Si nos paramos a pensar en  todos los docentes que hemos tenido, casi la inmensa mayoría ni repara en los medios digitales a su disposición y no son pocos los casos en los que nosotros hemos tenido que prestarles ayuda para poder hacer algo tan simple como ver un vídeo o subir un archivo al campus virtual. Y es que, no solo es nuestra percepción, según  Bermejo et all(2007), el 21% del profesorado universitario gallego admite que no hace ningún uso de las TIC , según ellos, por  la falta de formación.

     Si esto pasa en la universidad, no quiero ni imaginarme lo que podrá ocurrir en un colegio de primaria en el que los profesores apenas tienen tiempo para preparar las clases por la sobrecarga lectiva y donde cuentan con el handicap de la continua necesidad de supervisar al alumnado.

    Referencias:

    Bermejo, M., Cebreiro,B., Doval, M.I., Fernandez,M., Fernandez,C., García,J., ... & Rodríguez,M.J.(2007). la utilización de las TIC en las universidades gallegas por el personal docente e investigador. Profesorado.Revista de curriculum y formacion del profesorado. pp 4-5. Recuperado de https://www.ugr.es/~recfpro/rev111COL5.pdf