Modelo 1 a 1

En la última clase expositiva empezamos a hablar de las políticas educativas de integración de las tecnologías en instituciones educativas. Este tema es bastante amplio y quiero dedicarle bastante tiempo a algunos aspectos como los programas de integración de las tecnologías; OLPC y el Modelo 1 a 1; entorno personal de aprendizaje E-DIXGAL; LOGO o las Pizarras Digitales en las aulas. Hoy quiero profundizar en el OLPC y los Modelos 1 a 1, nunca había oído hablar de este ordenador y me sorprende saber que fue el comienzo de la revolución de un ordenador por niño. A continuación, os dejo una síntesis de las ideas que he recogido.

Como vimos en clase OLPC es un ordenador portátil que tiene como objetivo que cualquier niño del mundo pueda tener acceso a las TIC y posibilidad de construir conocimientos. El portátil costó 100 dólares y no fue un producto creado para vender sino un proyecto educativo (se vende inicialmente a los gobiernos). Este ordenador hizo que se consolidara la revolución de un ordenador por niño pero no solo eso, también las empresas a raíz de esto empezaron a lanzar el mini ordenador (más asequible para toda la población) en un contexto donde el precio de los ordenadores era elevado y muchas personas no se lo podían permitir.

OLPC con Windows XP

(Recuperado de https://www.fayerwayer.com/2008/01/olpc-trabajando-junto-a-microsoft-linux-y-win-xp-en-el-xo/)

Las políticas educativas en los últimos años se han centrado en dotar a las escuelas de recursos tecnológicos materializados en salas de informática. Pero un enfoque cada vez más visible es el denominado “modelo 1:1” que se está extendiendo por todo el planeta, lo que favorece nuevos modelos de práctica educativa y de adquisión de competencias digitales para el alumnado. Aunque no es suficiente con la ejecución del maestro y la participación de los alumnos ya que, es necesario un apoyo operativo e infraestructural (Vega &Merchán, 2011).

¿Qué efectos están teniendo estos modelos? Parece que en los centros los docentes tienden a cambiar su mentalidad respecto a las TIC, los alumnos desarrollan un nivel superior de pensamiento y las interacciones comunicativas y de trabajo se incrementan. Como nos comenta Area-Moreira (2011), también aumentan la motivación, incrementan la participación, permite el intercambio de ideas y brinda oportunidades de autonomía. Los usos más frecuentes de los ordenadores en las aulas consisten en tareas de investigación; herramientas de productividad, ejercicios y prácticas; empleo de comunidades virtuales. Como vemos las posibilidades son amplias pero no podemos esperar que estos efectos sean inmediatos ya que, necesitan un periodo de ajuste y adaptación.

Sin embargo, nos encontramos también con algunas dificultades como por ejemplo la necesidad de grandes inversiones o la posibilidad de que en muchos centros no cambien las estrategias de enseñanza y de aprendizaje (no podemos pensar que la tecnología por sí sola provocará innovación pedagógica).  Destacar que en España este tipo de políticas han comenzado recientemente a través del Programa Escuela 2.0 (Vaillant, Rodríguez & Bernasconi, 2013).

¿Ordenadores solo en el aula o también en casa? Para combatir la brecha digital no debemos permitir que los ordenadores se usen únicamente en el contexto escolar, personalmente considero mejor que puedan utilizarlos también en casa ya que, así garantizamos que los niños se impliquen y estén en contacto con las tecnologías. Actualmente conozco varios centros que ofrecen la oportunidad a sus alumnos de escoger si quieren libros de texto o Tablet, ¿qué pensáis de esta iniciativa? Parece que únicamente están sustituyendo el libro de texto por un formato digital lo que en realidad no supone innovación ninguna pero también dan posibilidades a aquellas personas sin los recursos necesarios para comprar estos productos, favoreciendo la reducción de la brecha digital.

Referencias Bibliográficas

Area-Moreira, M. (2011). Los efectos del modelo 1:1 en el cambio educativo en las escuelas. Revista Iberoamericana de educación, 56, 49-75. Recuperado de https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=4770416

Vaillant, D., Rodríguez, E. & Bernasconi, G. (2013). En qué cambian las prácticas de enseñanza en un modelo 1:1 a escala nacional. Revista complutense de educación, 2 (26), 295-313. Recuperado de http://revistas.ucm.es/index.php/RCED/article/view/43059/45510

Vega, P. & Merchán, M. (2011). La revolución educativa del modelo 1 a 1: condiciones de posibilidad. Revista Iberoamericana de educación, 56, 95-111. Recuperado de https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=4770441

Comentarios

  • Ángela

    Hola Vanesa!

    No se si te acuerdas de la pregunta que realizo Adriana en clase, acerca de si creeíamos que se estaba dando un buen uso a la pizzarra digital. Desde mi punto de vista, los gobiernos han dotado a los colegios de material tecnológico, pero no ha ofrecido una pequeña enseñanza de la cantidad de recursos educativos que puede tener en este caso la pizzarra digital. Lo que provoca esto es que sólo le demos un uso similar al que le dábamos a la otra pizarra, la única diferencia? que no nos manchamos de tiza.

    Hace unos días leía un blog en internet, en donde decía maneras de aprovechar este recurso de forma satisfactoria. Te dejo algunas, pero abajo tienes la referencia para que puedas leer toda da entrada.

    1. Como heredera de la pizarra tradicional, es relativamente fácil de manejar, lo cual garantiza que incluso los docentes más refractarios a las innovaciones tecnológicas aprendan a utilizarla con poco esfuerzo. Tal capacidad fomenta el interés tecnológico de los profesores, disminuye el estrés ante las innovaciones TIC, refuerza su autoestima y capacitación profesional y favorece la innovación pedagógica.

    2. La conexión a Internet y el sistema de proyección hacen posible que las comunicaciones a distancia en las que intervienen audio y vídeo (por ejemplo, las videoconferencias), sean utilizadas como recurso didáctico en el aula. Esta posibilidad permite “romper” las fronteras de las aulas y facilita la apertura de estas a entornos de enseñanza-aprendizaje muy diversos.

    3. Permite los aprendizajes activos de los alumnos, dado que estos pueden utilizarla en todo tipo de tareas: exposiciones, realización de ejercicios interactivos, presentación y evaluación de sus trabajos, celebración de debates, etc. Este aspecto supone un refuerzo muy positivo de la motivación de los alumnos.

     

    Larequi, E. (2015). Uso educativo de la pizzarra digital [Mensaje en un blog]. Recuperado de http://propuestastic.elarequi.com/propuestas-didacticas/la-pizarra-digital/uso-educativo-de-la-pizarra-digital/

     

  • Vanesa

    Gracias por la recomendación! La verdad que este tema ya lo tratamos varias veces en clase y creo que la experiencia de la mayoría a sido la misma: no se ha aprovechado este recurso. Si utilizamos una nueva tecnología para reproducir la tradicional no estamos innovando de ninguna manera, considero que el problema principal en este caso es la falta de formación del profesorado ya que, si este colectivo conociese realmente las ventajas de este recurso y aprendiera a aprovecharlo podríamos sacarle mucho provecho.