Narrativa digital y comunicación audiovisual

¡Buenas tardes amigas y amigos!

Hoy me gustaría hablaros un poco sobre lo ya tratado en una expositiva: La narrativa digital y la comunicación audiovisual.

Antes de nada me gustaría comentar qué es la narrativa digital. Como es normal, asociamos el concepto narrativa con texto, más o menos extensos, desde cuentos infantiles hasta grandes novelas. Sin embargo, este concepto asociado a la palabra digital cambia su significado, pero no en esencia. La narrativa digital es al fin y al cabo contar una historia (como ocurre con la narrativa en formato papel) pero a través de imágenes audiovisuales, es decir, un  vídeo, un corto o una película.

No podemos olvidar que hoy en día el acceso a internet en el mundo desarrollado está al alcance de casi todos. Internet nos permite acceder de manera rápida y sencilla a cualquier película o serie online, y con la red social Youtube, podemos ser consumidores y productores de vídeo. Youtube me parece una plataforma muy interesante tanto en el campo de la narrativa digital como en el de la comunicación audiovisual. Pero primero, me gustaría aclarar el término de comunicación audiovisual.

La comunicación audiovisual es un proceso en el que se intercambian mensajes a través de un sistema sonoro y/o digital. Un ejemplo de esto sería el telediario, por ejemplo, tanto en la radio como en la televisión.

Así podemos encontrar una relación entre narrativa digital y comunicación audiovisual. Si la comunicación audiovisual es la transmisión e intercambio de mensajes a través de imagen y sonido, y la narrativa digital contar una historia través de imagen y sonido, podemos ver que a través de la comunicación audiovisual podemos transmitir nuestras narraciones digitalizadas.

Como dije antes, creo que Youtube es una plataforma muy interesante en este tema. En ella podemos ser consumidores y productores de vídeo. Esta red social tiene sus pros y sus contras. Es cierto que todo el mundo puede crearse una cuenta y subir vídeos. En él encontramos contenidos de todo tipo, desde vídeos musicales, hasta fragmentos de series, películas completas, videos de humor, tutoriales de todo tipo (cocina, manualidades, peluquería, informática...), canales de videojuegos, etc. Por eso se habla hoy en día del “fenómeno youtube”.

Vemos que la tendencia actual es el consumo de material audiovisual. Antes sucedió con la tele, que poco a poco fue sustituyendo a la radio, y ahora sucede con el acceso a internet en nuestros ordenadores o dispositivos móviles, herramientas con las que estamos a solo un “clik” de la información. Por eso es natural el auge de la narrativa digital, lo que genera un nuevo desafío para la educación.

Como hablamos en nuestra sesión interactiva, hoy en día en muchos colegios mandan o sugieren hacer vídeos para determinadas clases, pero el objetivo de la realización de estos vídeos no suele ser realizar un buen vídeo, o aprender a hacer vídeos con un mínimo de calidad, sino que la finalidad es otra. Opino que hacer esto es una oportunidad desaprovechada, ya que con la realización de un vídeo por parte de nuestros alumnos podemos proceder  a la sinergia de aprendizajes, teniendo en cuenta la buena realización del vídeo y explorando o haciendo nuevas lecturas sobre el tema a tratar. Ya conocemos el dicho de que “una imagen vale más que mil palabras”, pues pongámoslo en práctica, usemos los buenos documentales para enseñar, y animemos a nuestros alumnos a que puedan mostrar y explotar su creatividad en el aula.

A raíz de este tema, en las clases interactivas se  nos ha propuesto realizar un pequeño vídeo relacionado con la competencia digital. En grupos de cuatro personas se han repartido unos temas y en mi caso, con otras compañeras, escogimos el de “Público y privado: competencia digital e identidad digital”. Gracias a esta actividad hemos tenido que pensar qué nos apetecía más hacer: “¿salir nosotras en el video o  no? ¿Qué tipos de planos hacer? ¿qué historia? ¿qué le puede impactar más a la gente? ¿qué decir?”. La verdad que tanto la realización del guión, pensar la historia, dónde íbamos a grabar y la grabación en sí fue algo muy divertido. Todavía no está montado, pero esperamos que el resultado sea positivo y llamativo.

¡Un saludo stellaers! Nos vemos por los comentarios.