Las sombras detrás de la Escuela 2.0

Hola compañeros!

En la clase expositiva del 26 de Abril, hablamos sobre las políticas educativas de los últimos años en relación con las nuevas tecnologías. Descubrimos todos los programas y proyectos que se llevaron a cabo para introducir los nuevos recursos en las aulas. Según parece, a lo largo de los años y en casi cada legislatura, se idearon y facilitaron nuevos medios con el fin de mejorar la educación. Una de las últimas propuestas para este cometido fue la llamada "Escuela 2.0", que en Galicia tuvo un homónimo conocido como "Proxecto Abalar". El objetivo de esta iniciativa fue dotar a todas las escuelas de ordenadores, portátiles y pizarras digitales, entre otros dispositivos, destinados a la modernización de los centros.

Aparentemente, este proyecto tuvo mucho éxito, puesto que a día de hoy prácticamente todos los colegios del país gozan de estos nuevos recursos, los cuales utilizan a diario. Pero, ¿realmente ha salido tan bien como debería? ¿De verdad todo esto ha mejorado la educación tanto o de la forma en la que se esperaba? ¿Qué pretendían conseguir en verdad los políticos del momento con estas reformas?

Investigando más a fondo lo que fue la Escuela 2.0, sus objetivos reales y sus consecuencias, me encontré con que este programa se impulsó tras un acuerdo por parte del Ministerio de Educación con varias empresas multinacionales de tecnología, tales como Telefónica, Microsoft, Vodafone y similares que, evidentemente, fueron las encargadas de suministrar a las escuelas el material requerido. Es decir, al final, este proyecto fue, más que una inversión, un negocio para las grandes empresas (Murillo García, 2010).

De hecho, si nos fijamos bien, veremos que los objetivos del programa mencionan simplemente dotar a los centros con recursos tecnológicos, pero no refleja nada sobre algún cambio en la metodología o en los procesos de enseñanza-aprendizaje. En definitiva, solamente sirve para dar beneficios a unos pocos empresarios ya que, tal y como demuestran varios estudios realizados, la incorporación de las TIC de esta forma no aporta ninguna mejora significativa ni para la calidad educativa ni para los procesos de aprendizaje (Murillo García, 2010).

Después de conocer todos los programas que se han llevado a cabo en España desde los años 80 para incorporar las nuevas tecnologías en las aulas y, después de profundizar en lo que supuso realmente la implantación del proyecto Escuela 2.0 (que fue uno de los más ambiciosos y costosos y, por el contrario, apenas aportó mejoras significativas); cada vez tengo más claro que no hemos avanzado casi nada y que seguimos repitiendo los mismos errores una y otra vez. 

¿No es ya evidente que el mero hecho de llenar las aulas con ordenadores, pizarras digitales y proyectores no es suficiente? ¿No hay bastantes estudios importantes que demuestran la ineficacia de estas medidas? ¿Nadie ha propuesto ninguna otra alternativa que sea más factible?

Tal vez, la respuesta está en que, detrás de todas estas propuestas, existen interes particulares que nada tienen que ver con la educación. Quizás las decisiones y los planes no se estén llevando a cabo pensando realmente en cómo podemos mejorar la educación de nuestros jóvenes para que sepan vivir de la mejor forma posible en el mundo que les ha tocado. De ser este el caso, hay que buscar la manera de hacerles ver qué es lo verdaderamente importante, porque no podemos seguir desaprovechando las infinitas oportunidades educativas que las TIC nos están ofreciendo.

¿No os parece?

 

Referencias bibliográficas:

Murillo García, J. L. (2010). Programas escuela 2.0 y Pizarra Digital: un paradigma de mercantilización del sistema educativo a través de las TICs. Revista electrónica interuniversitaria de formación del profesorado. 13 (2), pp. 65-78. Recuperado de: http://file:///C:/Users/Usuario/Downloads/Dialnet-ProgramasEscuela20YPizarraDigital-3307327%20(1).pdf

Comentarios

  • Laura Salgado Ferreira

    Bos días Antela, estou totalmente dacordo contigo en que as innovacións para a educación deben fomentarse con fortes aspectos metodolóxicos pedagóxicos de base, e non por meros procesos económicos. Un exemplo dun caso que rompe en certo modo con isto, sería o Plan Ceibal en Uruguay, con todo, aínda que se presentou como un proxecto socioeducativo e non como un mero proceso de mellora da economía (caso da Escola 2.0), os resultados obtidos non foron os desexados ó non chegar a cumplirse tódolos obxectivos propostos. Unha diferencia que para min o fai significativo, sería o feito de que o modelo 1:1 nese caso, se fixo para atender ós estudantes entendendo que o seu punto de referencia formativo non soamente era a escola, polo que os ordenadores pasaban a ser ordenadores persoais de cada un, non pertencendo á escola nin tendo que permanecer dentro das súas paredes.

    Considero que desa maneira, xunto cunha boa educación tecnolóxica, as aprendizaxes destes alumnos resultarán moito máis eficaces que no caso dos españois, pois teñen a posibilidade de adherir as novas tecnoloxías e todo o que elas traen ás súas vidas cotiás nun proceso reglado, sen ser orfos tecnolóxicos, nin aprender por un mero proceso de descubrimento.

    Paréceme totalmente acertada a túa postura, un saúdo.

  • Irene Cerqueira

    ¡ Hola Antela!

    Estoy muy de acuerdo contigo, de hecho, he dedicado una de las entradas de mi blog para hablar sobre esto y coincido en muchos puntos contigo.

    En las primeras líneas dices que " aparentemente" el proyecto ha tenido mucho éxito. Opino que el " aparentemente" es una palabra muy adecuada para este tema. Desde mi punto de vista y tras la información recibida en la clase expositiva y después de informarme por mi cuenta, la Escuela 2.0 ha sido una tentativa fallida a nivel educativo. Coincido contigo en que este proyecto tiene un transfondo de intereses económicos y políticos muy significativo. Digo esto por que pienso que dotar de recursos tecnológicos a las escuelas sin un plan metódologico o sin formación del profesorado en competencias digitales es una pérdida de tiempo y que simplemente se hizo para aparentar o crecer en informes de indicadores - ya que el avance en recursos digitales y tecnológicos es un indicador de Calidad Educativa-. Además, retomando algunos ejemplos que nos explicaba la profesora en la clase expositiva, es inconcebible que muchos colegios hayan tenido almacenado el material tecnológico en las escuelas por falta de información. Es un claro indicador de la falta de organización y de los intereses políticos de este programa - también coincidía con un cambio de gobierno.-

    En definitiva, la Escuela 2.0 pudo haber sido un gran avance como lo fue a nivel mundial, pero quizás las políticas educativas de nuestro país no se asienten sobre las bases más adecuadas. Espero que como futuras profesionales de este ámbito intentemos mejorar estos aspectos.

     

    Un saludo!

  • Antela

    Ola Laura! Teño que dicirche que mencionaches algo moi importante do que eu non me decatara. Cando falas dese programa de Paraguay, dis que un dos seus puntos máis positivos foi que os ordenadores eran moito máis persoais e podían levarse para a casa. Aínda que non o pareza, esta é unha diferencia moi importante, xa que moitas veces esquecemos que, aínda que agora mesmo a maioría dos rapaces teñen ordenadores propios nas súas casas, moitos deles non poden permitirse este luxo. Parece que os mestres esquecen isto e mándalles moitas veces deberes relacionados con buscar información en Internet ou facer escritos que despois teñen que imprimir, coma se desen por sentado que ter un ordenador na casa e tan natural e sinxelo coma ter un bolígrafo ou unha libreta.

    Isto demostra que estes programas non se deseñaron realmente tendo en conta as necesidades e carencias dos alumnos, simplemente se trato de substituir uns medios por outros para "modernizar" a educación, coma se iso fose suficiente para que todo o demais evolucionase por sí só, coma por arte de maxia. 

  • Antela

    Hola Raquel! Tienes toda la razón, no sirve para nada dotar a los colegios de los recursos más modernos si no se les enseña a los profesores cómo utilizarlo o si no se adecúan correctamente las instalaciones. Parece que los políticos se creen que las pizarras digitales y los ordenadores vienen con un gran libro de instrucciones en el que se explica con todo detalle cómo trabajar con ellos; o que los profesores incorporarán estos medios a sus clases y aprenderán a enseñar con ellos por ciencia infusa. Esta es la única explicación que se me ocurre cuando pienso en la enorme falta de formación que trajo consigo la Escuela 2.0, ya que nadie se preocupó de que los docentes supieran sacarle el máximo partido a las nuevas tecnologías. Aunque también puede ser que ese presunto objetivo de "mejorar la calidad de la enseñanza" no fuese más que una fachada para ocultar sus verdaderas intenciones de hacer negocio con grandes empresas. 

    Independientemente de cual sea la razón real, es indudable que en ese ámbito aún está todo por hacer, es necesario incorporar más cursos de formación en educación digital para los docentes y, sobre todo, hacerles conscientes de la importancia que tienen y lo necesario que es incorporar estos recursos a sus métodos de enseñanzan si quieren ofrecer una educación adecuada al mundo de hoy.