• Blogs
  • Cristina Seijas
  • Necesidad de capacitar y motivar al profesorado 2.0 para el uso de las nuevas tecnologías.

Necesidad de capacitar y motivar al profesorado 2.0 para el uso de las nuevas tecnologías.

¡Buenos días chicas y chicos!

Hoy me gustaría hablar sobre algunos temas que tratamos ayer en la clase expositiva.

La verdad es que la clase expositiva de ayer enlaza bastante con una de mis recientes entradas "Formación del profesorado 2.0 para la escuela 2.0" puesto que hemos hablado de los recursos que utilizamos para llevar a cabo la mediación, uno de ellos, el profesorado, y la laguna existente en estos en cuanto a formación en nuevas tecnologías, en este caso, las pizarras digitales. 

Mi experiencia me dice que las pizarras digitales son meras sustitutas de las pizarras convencionales puesto que la utilización que se hace de ellas no es mucho más distante de las funciones que cumplen las pizarras de "siempre". Me apoyo en lo siguiente para llevar a cabo esta afirmación: en mi IES teníamos alguna que otra pizarra digital pero el profesorado no cambiaba la función de ésta, si no que cumplía la misma que la pizarra convencional. Es decir, por ejemplo, en la clase de francés corregíamos las frases en esta nueva pizarra y marcábamos las que estaban mal en color rojo y las que estaban bien en color azul, sin embargo, esto también se puede llevar a cabo en la pizarra convencional a través de las tizas de colores.

Volvemos pues, a la laguna formativa en la que ya hablaba en mi entrada anterior. ¿De qué sirve instalar pizarras digitales en los IES, por ejemplo, sí no existe una formación previa hacia el profesorado para su utilización? De nada. Es una pérdida de tiempo, ¿realmente estamos avanzando o estamos “haciendo que avanzamos”? Desde mi punto de vista avanzar es aprender utilizando las  innovaciones que se nos proporcionan, pero sí no sabemos utilizarlas entonces no estamos avanzando en la totalidad de  la palabra.

Según autores como Miller (2002) entre los nuevos recursos que las nuevas tecnologías ponen a disposición de los docentes, se encuentra la pizarra interactiva. Esta tecnología se presenta como una solución muy adecuada al tratarse de un elemento tecnológico de apariencia familiar y de sencilla utilización, pero de gran potencia. La pizarra interactiva permite una progresiva innovación en las prácticas docentes, una mejora de la motivación y atención de los alumnos y la disponibilidad de nuevas herramientas para atender a la diversidad de los alumnos. Sin embargo, únicamente la instalación de pizarras interactivas en las aulas no es suficiente. Para asegurar los reconocidos beneficios que supone la incorporación y utilización de las pizarras interactivas, es preciso que esta introducción vaya acompañada de actuaciones de puesta en valor del recurso, tales como la posibilidad de acceso del docente a materiales educativos de calidad y el lanzamiento de actuaciones dirigidas a la capacitación y a la motivación del profesorado para el uso de la tecnología como apoyo a la impartición de las diferentes materias.

Pues, bien, mi postura se corresponde con la de Miller, ya que, como he expresado anteriormente, considero que sin capacitación y formación previa las pizarras digitales se quedarán en meras pizarras digitales y su utilización no mutará de la convencional.

Sí bien es cierto que, en su día, cuando estaba todavía en el IES, sí que nos parecía algo “innovador” y el alumnado estábamos encantados/as de poder escribir con un “bolígrafo digital” en una pizarra interactiva, pero realmente no nos dábamos cuenta de que estábamos haciendo lo mismo que antes, sólo que cambiando el soporte. Ayer, en la clase expositiva, cuando la profesora Adriana nos preguntó si encontrábamos diferencias entre unas y otras, pensé en mí, y en mi experiencia con las pizarras digitales y enseguida me di cuenta de que no, no existían diferencias y lo que en su momento me parecía algo “innovador y divertido” se correspondía con la misma realidad a la que estaba acostumbrada años anteriores. Sinceramente, la verdad, considero que si no lo hubiéramos tratado  en clase quizás nunca me hubiera parado a pensar en esto por mi cuenta y el recuerdo que tendría sobre las pizarras digitales hubiera continuado siendo “positivo”. Claramente, después de haberlo debatido en clase, mi opinión ha cambiado, y ahora es bastante negativa, no por el hecho de la instalación de las pizarras digitales en los centros educativos, sino por la utilización que se les da.

En mi entrada anterior propuse algún tipo de solución para mejorar la laguna formativa del profesorado 2.0. En torno a esta temática concretamente (la utilización de las pizarras digitales) ¿qué soluciones propondríais vosotros/as? ¿alguna idea?

 

 

 

Webgrafía:

Miller,D. The impact of interactive whiteboards on classroom practice: examples drawn from the teaching of mathematics in secondary schools in England [en línea]. Keele University, UK, 2003 [4 de mayo de 2016]. Disponible en http://math.unipa.it/21_project/21_brno03_Miller-Averis.pdf