¿Es posible que una manzana sea un recurso de enseñanza?

En la pasada sesión expositiva dedicada a recursos educativos y software, comenzamos la clase realizando una actividad muy relevante. Tras la presentación de una manzana, debíamos pensar en grupos de 3-4 personas diversas actividades en las que esa manzana actuara como un recurso de enseñanza. En mi grupo, se nos ocurrieron diversas tareas. Entre ellas, la actividad que creemos que puede ser más efectiva utilizando una manzana como recurso de enseñanza es para enseñar y practicar con dimensiones y volúmenes, sobre todo en niños más pequeños. También puede servir para explicar los procesos de reproducción de los árboles, para la estimulación sensorial tratando colores, tacto, etc.

Así pues, podemos observar que cualquier objeto puede ser un recurso de enseñanza, siempre y cuando actúe como mediador en el proceso de enseñanza-aprendizaje. Esto quiere decir que facilita el aprendizaje y permite al sujeto comprender una situación determinada. Los recursos educativos para el aprendizaje cumplen una función mediadora entre la intencionalidad educativa y el proceso de aprendizaje, entre el educador y el educando. Esta función mediadora general, puede dar lugar a diversas funciones específicas como motivadora, innovadora, controladora de los contenidos de aprendizaje, etc.

Por otro lado, también debemos hablar de los Recursos Educativos Abiertos (REA). Este tipo de recursos persigue la libre difusión de materiales educativos para ser utilizados en el proceso de enseñanza-aprendizaje de forma gratuita. Entre las características de los REA, destaca su accesibilidad, su reusabilidad, su sostenibilidad, etc.

El movimiento de REA surge como una iniciativa en el primer foro mundial sobre “recursos educativos de libre acceso”, organizado por la UNESCO, en el que se adoptó el término “recursos educativos de libre acceso”, más tarde conocidos como Recursos Educativos Abiertos.

La importancia de este tipo de recursos reside en que es una oportunidad para mejorar la calidad de la educación y facilitar así el intercambio de conocimientos y el aumento y desarrollo de capacidades y habilidades individuales y sociales.

Por último comentar que los REA están compuestos por diversos aspectos como contenidos educativos (materiales para cursos, módulos de contenido, objetos de aprendizaje, publicaciones periódicas, etc.), enlaces externos, recursos de implementación (licencias de propiedad intelectual que promueven la publicación abierta) y herramientas como los software. El software es un conjunto de programas de cómputo, procedimientos, reglas, documentación y datos asociados que forman parte de las operaciones de un sistema de computación. 

 

Vidal Ledo, M.J., Alfonso Sánchez, I., Zacca González, G. y Martínez Hernández, G. (2013). Recursos educativos abiertos. Infomed. Recuperado de http://www.ems.sld.cu/index.php/ems/article/view/233/119

Comentarios

  • Kimberly Navas

    Hola! Como bien dices, cualquier recurso, bien empleado, puede ser educativo. Es necesario que los docentes exploten esta nueva faceta, que investiguen y se pregunten cómo con un "algo", hacer un "todo". Vivimos en un tiempo donde cualquier posibilidad está al alcance de nuestra mano, como bien apuntas, los RAE nos permiten fomentar esto y debemos aprovecharlo.