¿Cómo adaptan los profesores pedagógicamente las TIC?

Hoy me gustaría escribir sobre una nueva temática, las políticas educativas para la integración de las TIC, cuestión que considero de gran relevancia, ya que el rol de las políticas educativas supone la base para poder reformar la educación, los centros educativos, las aulas, la formación de sus alumnos, etc. En este caso, el centro de atención de dichas políticas será la integración de las TIC en el aula.

Como sabemos, en las últimas décadas, los gobiernos han decidido implantar diferentes políticas educativas para integrar las TIC en sus sistemas educativos, pero debemos diferenciar aquellas de carácter estratégico y aquellas de carácter operativo (Valverde Berrocoso, Garrido Arroyo & Sosa Díaz, 2010).

Las primeras tratan de proporcionar un conjunto de metas y una visión acerca del papel de las tecnologías en los procesos educativos y sus beneficios, mientras que las segundas hacen referencia a los programas y proporcionan recursos para hacer posibles los cambios de las políticas estratégicas. Por eso, si no existe una estrategia para guiar el proceso de integración, se trata de una política educativa operativa que promueve la adquisición de equipamientos, así como la formación del profesorado como usuarios de estas herramientas sin un fin educativo bien definido.

En España, se puede decir que predominan en mayor medida estas últimas. A pesar de que han servido para mejorar el equipamiento y la infraestructura de las instituciones, no han llegado a culminar con ese cambio profundo que se esperaba de ellas. Debemos tener en cuenta por tanto, que implantar innovaciones de estas características no necesariamente conlleva su buen uso y aplicación, ni su labor en cuanto al enriquecimiento del proceso de enseñanza-aprendizaje, sino que vienen  determinadas por una gran cantidad de factores que influyen en su desarrollo. Con esto último me refiero, por ejemplo, al papel que desempeña el profesorado, teniendo en cuenta su formación y aplicación práctica en el aula (Valverde Berrocoso, Garrido Arroyo & Sosa Díaz, 2010).

Según estudios realizados, se ha comprobado que la mayoría de profesores tendían a integrar las TIC de forma complementaria a los aprendizajes ya existentes, es decir, no se habían producido cambios fundamentales en sus metodologías de enseñanza o en las formas en que se diseñaban actividades, sino que se replicaban tareas similares realizadas sin las TIC. Decir también que tanto la experiencia como la formación del profesorado son variables que distinguen a los profesores que integran con éxito las TIC de aquéllos que no lo hacen. Hablando de la formación, añadir que ésta debe incluir competencias específicas y tareas que incorporan las TIC en su práctica de aula cotidiana y conectar explícitamente estas prácticas con la visión global de las políticas educativas estratégicas. Por otro lado, es necesario mencionar otras variables que influyen en el éxito, por ejemplo, es mucho más probable cuando los profesores comparten los valores  expresados en la política educativa y comprenden sus implicaciones, cuando tienen una actitud activa hacia las TIC y espíritu emprendedor (Valverde Berrocoso, Garrido Arroyo & Sosa Díaz, 2010).

Algunos profesores consideran que las TIC pueden potenciar la creatividad de sus alumnos, y por consiguiente un cierto grado de autonomía. Se manifiesta la necesidad de generar entornos de aprendizaje que, a través de tareas abiertas, les permitan desarrollar su creatividad (Valverde Berrocoso, Garrido Arroyo & Sosa Díaz, 2010).

El uso de determinados programas o aplicaciones informáticas no permiten fomentar la creatividad, ya que no están diseñados para el ensayo-error, las soluciones múltiples, el pensamiento divergente, la reelaboración de la información o la formulación de hipótesis. Es decir, son recursos en los que priman los resultados frente a los procesos. Por ello, para potenciarla se debe recurrir a aprendizajes vinculados a la práctica. Aquí podemos hacer referencia a los lenguajes audiovisuales que resultan eficaces para despertar el interés por la creación (Valverde Berrocoso, Garrido Arroyo & Sosa Díaz, 2010).

La utilización de las TIC también genera aprendizajes profundos y significativos en los alumnos, es decir, se tienen en cuenta los conocimientos previos gracias a la adaptación del software libre, en cuanto a aplicaciones concretas para un determinado nivel educativo o área de conocimiento (Valverde Berrocoso, Garrido Arroyo & Sosa Díaz, 2010).

En definitiva, es necesario implantar políticas educativas estratégicas en las que el profesorado desarrollará un papel clave, por lo que cobra gran importancia su formación, experiencia y predisposición hacia las TIC, repercutiendo en la metodología que se aplique y, por consiguiente, en los posteriores aprendizajes significativos, autónomos y creativos de sus alumnos.

image(Recuperado de http://4.bp.blogspot.com/-mu-slHNk13U/UVLBkX7WzeI/AAAAAAAACrw/dAxWEK3aPcI/s1600/TIC-701779.png)

 image

(Recuperado de https://paideiablog.files.wordpress.com/2013/11/tic.jpg)

REFERENCIAS  BIBLIOGRÁFICAS 

Imagen 1. Recuperado de http://4.bp.blogspot.com/-mu-slHNk13U/UVLBkX7WzeI/AAAAAAAACrw/dAxWEK3aPcI/s1600/TIC-701779.png

Imagen 2. Recuperado de https://paideiablog.files.wordpress.com/2013/11/tic.jpg

Valverde  Berrocoso,  J.,  Garrido Arroyo, M.C.,  &  Sosa Díaz, M.J. (2010). Políticas educativas para la integración de las TIC en Extremadura y sus efectos sobre la innovación didáctica y el proceso enseñanza-aprendizaje: la percepción del profesorado. Revista de Educación, (352), 99-124. Recuperado de  http://inductio.org/fondo_recursos/system/files/politicas_educativas_para_la_integracion_de_las_tic.pdf