No te miro, no te escucho, déjame en paz

Hola compañeros! Hoy estaba esperando al ascensor para bajar a la calle y, cuando se paró en el piso en el que estaba yo, entré y había una chica dentro. Justo cuando entré la chica me saludó y seguidamente se puso los cascos. Durante todo el trayecto hacia la planta 0 la chica estaba con el móvil (realmente lo tenia desbloqueado pero no hizo nada, no anduvo en él) y no apartó de él ni un segundo la mirada. Tal cual, no estaba viendo ni un vídeo ni escuchando música, ni nada de nada.... y cuando ya salimos las dos para el portal se quitó los cascos y nos despedimos sin más, aunque ella contenta al despedirse. 

Me pareció muy fuerte hasta qué limite pueden llegar las personas. Es decir, por una parte me pareció una tremenda falta de respeto, porque una cosa es ir mirando el móvil y no hablar, o no estar con el móvil y no hablar, pero de ahi a ponerse los cascos fue como "aunque me hables no te quiero escuchar, déjame en paz", y refugiándose en el movil, en el cual no estaba haciendo nada "un no te quiero mirar" en toda regla. Además, al despedirnos y ponerse toda contenta...  fue en plan "ya estoy a gusto". ¿Tendría un mal día? Puede ser, pero me resulta raro por cuando me dijo adios tan contenta

Es que me parece muy fuerte, porque la culpa es de las personas, muchas veces echamos la culpa a las tecnologías de que nos "comen", pero, otras veces el fallo está en las personas. No sé ¿qué opináis vosotros? 

Comentarios

  • Carlota Rodríguez

    ¡Hola, Jenni!

    Acabo de subir una entrada y me he fijado en el título de esta entrada que acabas de publicas y me ha llamado especialmente la atención, por lo que he decidido leer tu publicación. Decirte que coincido contigo en la conclusión de que nos excusamos en la fuerza de las nuevas tecnologías, como el teléfono móvil, y en la atracción que ejercen sobre nosotros, pero que en realidad los culpables de ello somos nosotros mismos.

    En este sentido, mencionar también que hay personas a las que les resulta realmente incómodo coincidir en un espacio reducido, como el ascensor, con otras personas que no conozcan, puesto que el espacio reducido crea la sensación de que necesitemos entablar conversaciones con la otra persona. Como la típica sobre el tiempo. No obstante, me declaro una de esas personas y si puedo evitar esta situación, la evito. Y no me considero una persona maleducada. Por lo tanto, quizás lo "más fuerte" es que usemos las nuevas tecnologías como barrera.

    Y esta es mi opinión al respecto. ¡Un saludo!

  • Alba Martín

    Coincido contigo al 100% en que es una falta de respeto increíble...

    La tecnología que se supone que nos debería juntar más y ayudarnos a conectarnos cada día nos aleja más y nos empuja al individualismo.

  • Daniel Conde

    Bueno.... desde siempre las personas han utilizado cualquier tipo de estrategia para evitar interaccionar con personas, antes, hace años la gente también podia mirar el periódico en el metro o cualquier otra situación para "pasar" de las personas. Hoy en día también los fumadores utilizan eso, sin ser necesariamente una nueva tecnología, yo como fumador lo he hecho. Si tengo un día de "pereza social" y veo que alguien camina hacia mi y me quiero ahorrar esos dos minutos para saludarlo, pues me ecnciendo un cigarro y miro hacia el, así evitanto el contacto visual con esa persona xd

  • Alberto Villaverde

    Hola Jenni! La verdad es que es una situación muy fuerte pero ocurre en muchos ámbitos de manera diferente. El hecho de ocultarse en el móvil para no interactuar es un tema muy al orden del día, existen personas que al pensar en ellas la imagen que aparece son con la cabeza torcida hacia el móvil que sujetan en sus manos. Y eso es triste. 

    Un saludo!

  • Cristian González

    Hola, la verdad es que he vivido situaciones muy similares en ascensores, medios de transporte público, etc. Mi opinión es que esta situación es posible que haya sido potenciada por la tecnología pero estoy de acuerdo con Daniel en que estas situaciones siempre han ocurrido cuando alguien en una situación "incomoda" no desea entablar conversación, y paradójicamente crea una situación aún más incómoda a la par que maleducada.

    Sin embargo creo que el efecto de la tecnología va más allá, no solo cuando se evita hablar con extraños sino cuando se evita hablar en sí en lugares públicos, pese a estar acompañado, y de ahí los buses y trenes llenos de gente silenciosa y abstraída. ¿Como llegamos hasta aquí y porqué eso es lo correcto? Da que reflexionar.