La creatividad proporciona recursos educativos infinitos

En la clase expositiva anterior hemos hablado sobre los recursos educativos, los cuáles pueden enriquecer la forma de educar y aumentar la comprensión de las temáticas abordadas en el aula. Es este el motivo por el que hoy me gustaría hablaros de ellos.

Primeramente me parece esencial establecer una previa comparación entre medios didácticos y recursos educativos:

  • Un medio didáctico es un recurso que se fabrica y construye con la única finalidad de ayudar al educador/a a facilitar todos los procesos de enseñanza-aprendizaje. De esta forma, los medios didácticos son todos aquellos materiales físicos o digitales que se diseñan para explicar o ejemplificar una o varias temáticas. Un ejemplo de ello sería, por ejemplo, un libro de texto o un programa informático que desarrolle y trabaje el lenguaje o las matemáticas.
  • A diferencia de los medios didácticos, un recurso educativo no está elaborado exclusivamente para un proceso educativo, pero al igual que los primeros pueden enriquecer las exposiciones de los docentes. Así mismo, un recurso educativo es cualquier material aleatorio que, en un contexto educativo determinado, se puede emplear para potenciar ciertas habilidades, conocimientos y destrezas en los individuos. Por ese motivo, los ejemplos de recursos didácticos pueden ser infinitos y abarcan desde una manzana, objeto de estudio en la clase anterior, hasta una fotografía, pintura o botella.

Como hemos visto los recursos educativos pueden ser infinitos y, además, son accesibles a todo docente o formador. Así mismo, medios y recursos educativos son muy útiles para potenciar y desarrollar habilidades, dar información a los discentes, sirven como guía para los aprendizajes y facilitan la evaluación formativa del alumnado.

Los medios educativos también han avanzado mucho y, de hecho, la mayor parte de los actuales son tecnológicos desbancando, por ejemplo el “desfasado” libro de texto. Numerosos blogs han abarcado esta temática con sus ventajas e inconvenientes, pero me gustaría recalcar todas aquellas potencialidades que puede ofrecer este recurso en relación a la inclusión del alumno/a en la sociedad actual. Entre ellos se pueden destacar los siguientes (http://www.aulaplaneta.com/2015/06/08/noticias-sobre-educacion/el-libro-de-texto-digital-aliado-de-la-actualidad-como-recurso-educativo/):

  • La incorporación datos y ejemplos de sucesos actuales, lo que evoca que los discentes obtengan información sobre todo lo que ocurre diariamente.
  • La solución de errores o mejora de contenidos.
  • Inclusión de nuevos recursos, herramientas o materiales que aumentan los límites de aprendizaje de los estudiantes.
  • Integración de los cambios en la normativa y en la legislación para que los contenidos estén acorde con las modificaciones actuales.

Gracias a todas las actividades propuestas en el aula, nos hemos concienciado de lo anteriormente dicho, pero también es cierto que comprobamos que los docentes y formadores no tienen la suficientemente formación para usarlos con todas sus potencialidades.

Del mismo modo, y si consideramos la utilidad de los recursos educativos, es fundamental decir que tampoco estamos educados para la creatividad. Como hemos visto, un simple material ordinario puede acarrear muchos beneficios en los alumnos/as, si se diseñan las actividades derivadas de él correctamente.

Recientes estudios han comprobado que los niños/as pierden creatividad a diario, cualidad que considero importante para todas personas y a cualquier edad. De esta forma, y a raíz de ella se pueden construir infinitos recursos educativos y sí, incluso tecnológicos, puesto que como podemos comprobar desde el creador de Facebook hasta Apple fundamentan sus creaciones en esta habilidad. Así mismo, un buen educador puede emplear cualquier tipo de objeto para formar a sus alumnos/as y, como consecuente, despertar habilidades y actitudes en ellos imposibles de conseguir sin ellas.

Como conclusión, me gustaría acabar diciendo que los recursos educativos pueden ser infinitos y, muchos de ellos, se pueden llegar a convertir en medios didácticos usados por cientos de docentes y educadores. Igualmente, la creatividad en los formadores y en los alumnos/as potencia la creación y el empleo de éstos, siendo una habilidad, desde mi punto de vista, esencial para competir en el mundo laboral actual. Así mismo, todos los recursos tecnológicos existentes pueden integrar a los discentes en el presente, pero como ya he mencionado en la anterior entrada sobre políticas educativas, es necesario introducir más inversión y formación en dicho ámbito.

REFERENCIAS:

 

Comentarios

  • Yasmina Torrente

    Hola Lara, me parece una muy buena entrada por lo que te felicito por ella.

    Yo soy de las que opino que entre las habilidades de un buen profesional de la educación deberían estar la creatividad y la originalidad. Siempre lo he pensado, pues desde que era pequeña solía aburrime hasta la desesperación en la mayoría de las clases, ya que mis profesores las convertían en algo verdaderamente soporífero, lo hacían demasiado teórico y casi nunca intentaban modificar el programa para aportarle un poco de dinámica al grupo y estimular así a los niños/as.

    Ahora que estoy en camino de convertirme en pedagoga, reafirmo mi posición al respecto. Este año, gracias a las prácticas, pude trabajar en un centro de educación especial y tengo que decir que sino fuera por mi imaginación, en muchas ocasiones hubiera cogido la puerta y me hubiera ido sin más. Es fundamental fomentar esta habilidad en los alumnos desde su más tierna infancia, no solo porque hoy en día es una habilidad indispensable para encontrar trabajo, como en su día lo fue el saber inglés, sino porque es un mecanismo muy valioso de resolución de problemas y porque todo el mundo debería tener la capacidad de recurrir a esta "herramienta" en cualquier situación y por el motivo que sea. Y al igual que digo que debería ser considerado como algo esencial en la educación de los alumnos, también digo que todo aquel profesional educativo que carece de ella es un profesional incompleto, y esta habilidad debería ser un requisito más en la formación de un docente.

    Un saludo Lara.