El escándalo Lewinsky.

Hace unos días, haciendo un repaso a una página de las que ya os había hablado en una de mis anteriores entradas, TED, puse en el buscador la palabra tecnología, y me resultó muy llamativo que una de las entrevistas con más número de visitas y comentarios era una en la cual la oradora era Mónica Lewinsky. Tras ver los 25 minutos que duraba su exposición, consideré que tal y como ella misma comentaba, debemos concedernos unos minutos para pensar y analizar aquello que estamos viendo.

En primer lugar, por si laguna persona no sabe quién es Mónica Lewinsky, cuando buscamos su nombre en Google, la primera opción que aparece es una página de Wikipedia que lleva su nombre, y en segundo lugar otra página de Wikipedia dedica al “escándalo Lewinsky”. Pues bien, cuando esta mujer tenía 22 años trabaja de becaria en la Casa Blanca y tuvo un romance con el presidente, esta relación salió al poco tiempo a la luz, y tras unos fallidos intentos de negarlo todo, unas grabaciones que le hicieron a la chica sin su consentimiento salieron a la luz, haciendo que la noticia alcanzase unas proporciones increíbles. Era el año 1998,  e Internet ya era un recurso al alcance de una gran cantidad de personas, hasta ese momento, tal y como Mónica apuntaba en su charla, las personas sólo tenían acceso a las noticias a través de tres vías, o bien el periódico/ revistas, a través de la radio o, la televisión. Mediante cualquiera de estos tres medios las personas tenían un papel no participante, podían comentar las noticias con otras personas, o escribir una carta, pero su papel era en principio de meros receptores. Pero en el caso Lewinsky esto cambió, ella misma llega a definir su vivencia como el primer caso realmente trascendental de acoso a través de la red. Afirma que miles de personas independientes, sin ningún tipo de relación con ella ni con ningún otro aspecto del caso comentaban sobre ella, utilizaban su imagen, utilizaban su historia (dice que su nombre sale en más de 40 canciones de rap) sin su consentimiento, y en muchos casos sin su conocimiento. Está claro, tal y como Mónica comenta, que la situación ha cambiado con respecto a hace veinte años, ahora más personas tienen acceso a Internet, además de la aparición y generalización de las redes sociales.

Ya se ha hablado en decenas de blogs, comentarios y sesiones de clase de los peligros de lo que subimos a red, yo misma he dedicado más de una entrada a la necesidad de educar a los jóvenes en la conciencia, en saber que todo lo que suben quedará ahí para siempre, también se ha hablado del bulling, la necesidad cada día mayor de intervenir al respecto de este peligro. Pero Mónica Lewinsky va un paso más allá, ella habla de que en la actualidad vivimos en una sociedad de la humillación: la empatía y la compresión que la mayoría de las personas muestran o pretenden mostrar en la vida real se desvanece a través de la pantalla, y esto es una realidad triste y sobre la cual merece la pena reflexionar. ¿Por qué somos “menos buenas personas” cuando estamos en un medio virtual?, ¿Por qué participamos, aunque sea de forma indirecta, de las todas las humillaciones que vemos en nuestro uso de la red?... Uno de los ejemplos que ella pone para ejemplificar esto, es la enorme recaudación que ciertas páginas tienen cuando consiguen imágenes o conversaciones privadas de personas famosas que son hackeadas, cuando alguien decide sacar a la luz algo que es suyo, algo personal. Esto no deja de ser un “robo”. Pero lo más importante, es saber qué es lo que nos lleva a nosotros, que en nuestro día a día somos buenas personas, personas que no participarían en un robo a darle a click. Esta es la  verdadera cuestión. Claro que hay que educar en la responsabilidad en la red, y esto va más allá de tener cuidado con lo que subimos, o de no hacer bulling, hay que educar en la no permisión. Mónica comentaba que ella superó esa situación gracias demás de a su familia, a las miles de personas que le mandaron mensajes de apoyo, que se enfrentaron a la mayoría y la defendían sin conocerla, porque empatizaban con ella, con su situación, la totalidad de la esfera que hace de Mónica una persona, no un personaje. Considero que es hasta aquí hasta donde tiene que llegar nuestra labor como pedagogos, la actuación firme, la defensa y el pensamiento crítico tienen que ser incluidos en una verdadera formación (tecnológica o no).

Vídeo:

https://www.ted.com/talks/monica_lewinsky_the_price_of_shame#t-1307470

Páginas consultadas:

https://es.wikipedia.org/wiki/Monica_Lewinsky

https://es.wikipedia.org/wiki/Esc%C3%A1ndalo_Lewinsky

Comentarios

  • Cristian González

    Hola, la verdad es bastante duro y que despues de tantos años esta persona siga sufriendo debido  a un vídeo robado, ya que como se ha dicho en clase, si algo entra en la red, jamás sale, y todo lo qu se ha generado a su costa, también creo bastante injusto que se utilice su nombre sin su consentimiento aunque dudo de que exista actualmente una forma de impedirlo. 

    Por otro lado creo que las personas muchas veces se comportan pero en las redes que en la realidad por la falta de conciencia, no creen que hagan daño, y tampoco identifican su personalidad en las redes con ellos mismos llegando a decir "ese no soy yo", pero como vimos en clase el comportamiento en las redes tiene consecuencias en la vida real, tus acciones pueden hacer daño a otras personas, además que las conscuencias de lo que hagas en la red las pagaras tu, tu "yo" real, tal como se ha visto ultimamente han habido detenciones por comentarios e insultos hechos en las redes sobre politicos, llegando incluso a las amenazas, lo que trae consecuencias para la persona real que se encuentra detrás de los mismos; por tanto esta desvinculación es real, no existe la sensación de estar haciendo algo malo, o si la hay se creen que nada sucedera porque es la red..dificil de decir.

  • Fátima Ramírez González

    Hola Cristina! No conocía el caso que tus nos presentas, pero me parece terrible que algo así suceda. Esta mujer tuvo que sufrir muchísimo, sobretodo en aquella época, ya que como expones, no estaban acostumbrados a que personas ajenas pudieran atacaralos de tal forma. 

    Por otro lado, yo creo que en Internet las persona se comportan peor debido al anonimato que este nos proporciona, ademas de que cuando escribes algo por internet no estás delante de la persona y eso creo que a algunas personas le aportan una falsa seguridad, es decir, lo que dicen por internet no serían capaz de decirlo a la cara. También, creo que como dice Cristian, se cree que lo que pasa en la red se queda en la red, pero esto no es así, todo tiene cosecuencias.

    Se debería educar a las personas para que se den cuenta de que lo que se dice en Internet afecta a la persona al igual que si se lo dices directamente, ademas de que no se deberían subir cosas que pueden afectar a terceras personas, como lo que le pasó a esta mujer, ya que lo que se sube ahí se queda.