La importancia de los deberes.

 

Actualmente se esta hablando con bastante intensidad sobre la cantidad de deberes que realizan los niños españoles, por lo que me ha parecido buena idea reflexionar sobre este asunto. Como pedagogos nuestro papel en este ámbito es imprescindible por lo que, quiero compartir con vosotros mi reflexión.

Tanto pedagogos como entidades internacionales y una pequeña parte del profesorado están alertando de el abuso excesivo que se está haciendo de los deberes. España está entre los países que más horas de deberes ponen a la semana y por desgracia, esto no se traduce en unos mejores resultados académicos, mas bien todo lo contrario. Según la OCDE, los alumnos y alumnas españoles emplean una media de seis horas más las jornadas escolares.

Bien es cierto que hacer deberes tiene aspectos positivos pero siempre que no sea de forma excesiva. La realización de los deberes les ayuda a los niños a retener conocimientos y comprender mejor lo que se ha trabajado en clase, crean hábitos de estudio y fomentan la autodisciplina. Sin embargo, las horas que se le dedican deben ir acorde a las edades y cursos de los niños, ya que con 10 años no es normal que un niño salga del colegio y se pase todas las tardes de lunes a viernes haciendo deberes, ya que desde mi punto de vista existen cosas más importantes y enriquecedoras como jugar o estar con sus padres, hermanos, amigos etc.

Aparte de estos aspectos positivos también debemos recalcar que el abuso excesivo de deberes tiene numeras consecuencias negativas para los alumnos/as. Después de salir del colegio y debido a las tareas que tienen que realizar los niños y niñas acuden a sus casa a realizar los deberes que tienen para el día siguiente. Esto genera en muchas ocasiones que lo niños no puedan acudir a clases extraescolares o no tengan tiempo ni para jugar. Otro aspecto negativo que genera es el estrés que empiezan a sufrir los niños desde pequeños a causa de los deberes. Aunque parezca sorprendente a los niños y niñas les influye en sus notas la realización o no de los deberes, por lo que el estrés aumenta. Por ultimo, mencionar la gran desigualdad que genera. Muchos padres y madres tienen una jornada laboral continua en la que no pueden ayudar a sus hijos en la tareas escolares y por desgracia, tampoco pueden mandar a su hijo a una academia o contratar una profesora particular, por lo que esto favorece enormemente una desigualdad frente a los padres y madres que pueden ayudar a sus hijos o que tienen los recursos económicos suficientes para que otra persona se encargue.

Con todo esto, me gustaría recalcar en la importancia y aspectos positivos que tienen los deberes pero no debemos olvidar que lo niños también deben jugar y relacionarse con más niños. No debemos crear en los niños tan pequeños ese estrés y ese nervisosismo de cara al colegio ya que es antiproducente. Desde mi punto de vista deben ir aumentando sus responsabilidades de forma gradual y siempre acorde a sus edades.

 

Sanchez Caballero,D., (26 de marzo de 2016). España tiene un problema con los deberes. El país.

Recuperado de :http://www.eldiario.es/sociedad/eterno-debate-deberes-Solucion-problema_0_496950937.html

Comentarios

  • María

    Ola Carlota!

    Está claro que en España damos cada vez pasos cara atrás máis axigantados en canto á educación en xeral. Neste caso que mostras ti en concreto, vemos que tampouco é algo no que se avance no sentido correcto xa que cada vez os nenos/as teñen menos horas para empregar durante a semana en outros ámbitos que tamén son educativos e fomentes á súa maduración como, por exemplo, as atividades extraescolares que ti nomeas na túa entrada.

    Xa non só se trata de cargar con deberes aos nenos para a casa, se non tamén ao pais. Teño unha prima que cursa infantil á que lle mandan deberes nos que "obrigatoriamente" teñen que participar os pais xa que, por exemplo, no curso pasado, cada semana traballaban cunha letra do abecedario e na casa tiñan que buscar obxectos que comezaran con dita letra e imprimilos e debuxalos no papel (actividade que realizaban as nais) e, posteriormente, o neno/a tiña que colorear os obxectos e, tamén ca axuda da nai, poñerlle o nome debaixo a cada obxecto.

    Non todos os pais, por desgraza, teñen o tempo suficiente para dedicarlle aos seus fillos e, o pouco que moitas veces teñen, considero que é para disfrutar dos fillos doustras maneiras.

    Un saúdo.

  • Leti Carrera

    Hola Carlota.

    Tal como comentas, España está entre los países que más horas de deberes pone a la semana. Sin embargo, por mucho que se piense que eso mejora resultados académicos, no es así. En vez de ir hacia delante, considero que cada vez avanzamos más pero hacia atrás.

    El hecho de poner deberes ayuda a retener y comprender mejor los conocimientos, para que los niños lleven una rutina diaria respecto al estudio diario. Pero, todo es bueno en su justa medida.

    Me parece desproporcionado que niños tengan que asumir como media seis horas diarias de deberes fuera del horario lectivo, ya que como niños que son deben dedicar el tiempo a otro tipo de actividades o simplemente a jugar y disfrutar de su infancia.

    El hecho que se trata sobre que los padres participen o no en las tareas de los niños, yo sinceramente no lo veo necesario.

    Un saludo

  • Lorena Resua

    Buenas noches Carlota! 

    Bajo mi punto de vista, la cantidad de deberes que actualmente llevan los niños para casa todas las tardes es abusiva. Es cierto, que deben afianzar los conocimientos aprendidos en clase, pero no creo que la solución sea llenarlos de deberes hasta el punto que no puedan jugar ni divertirse. Un ejercicio, dos... para toda la tarde, pero no más. Porque como bien dices, los niños acaban poniéndose nerviosos a causa de la falta de tiempo, y esto como futura pedagoga me parece completamente inadecuado.

    Los niños están en edad de disfrutar y de no cogerle rabia al estudio, pero como sigamos así, con esta cantidad de deberes y el aumento de sus nervios, acabaran por odiar estudiar. Debemos pues, pensar en otras alternativas para cambiar esto, alternativas que hagan que los niños afiancen sus conocimientos pero sin quitarle todo su tiempo de ocio.

    Un saludo!

  • Maria Saco Cuartero

    Hola Carlota! Tal y como comentas, España es el país que más tiempo pasan los niños haciendo deberes, y aun así los resultados con respecto a otros país es mucho menor, ya que se obtienen malos resultados. Partiendo de estas estadísticas los profesores deberían ser conscientes que no es necesario una cantidad excesiva de deberes, ya que esto no conlleva a una evolución positiva. Además, personalmente, considero que al mandar tantos deberes, en los niños pequeños no les permiten divertirse y acudir a actividades extraescolares, pero en los mayores les quita tiempo que podrían estar estudiando, pero lo tienen que dedicar a estudiar.

    En cuanto a la presencia de los padres y madres considero que puede ser positivo y negativo. Positivo en el sentido en el que pueden ayudar a sus hijos.Pero también le veo su parte negativa, ya que un niño que sea vago y no quiera realizar los deberes, habrá padres y madres que les consentirá no hacerlos.

    Pero con todo, creo que es necesario reducir esta cantidad de horas dedicadas a las deberes en España.

    Un saludo.

  • Ángela

    Hola Carlo!! Me parece interesante el tema que planteas. Desde mi punto de vista, creo que los niños pueden aprender de mejor manera algún concepto o conocimiento cuanto tienen implicados todos los sentidos y se sienten motivados hacia esa actividad. Los deberes nunca nos han gustado, por lo menos a mí, y como mi caso habrá muchos más. 

    Ahí es donde entra en juego nuestro papel como pedagogos. Hay otras alternativas que pueden tener mayores beneficios y conseguir que realmente el niño aprenda y esos conceptos se asienten de manera adecuada. Por ejemplo, podríamos usar algún software educativo como recurso para incentivar este tipo de actividades.

    Un post interesante Carlo, buen trabajo! :)

  • Noelia Ares Maceiras

    Hola Carlota!!

    Me ha parecido muy interesante tu entrada y estoy de acuerdo contigo. Los niños y niñas no deben tener una cantidad excesiva de deberes, es más yo creo que no deberían de tener ningún tipo de deberes hasta edades más avanzadas. Creo que es suficiente el horario escolar al que están sometidos desde muy pequeños,por lo tanto el tiempo restante debería ser para otro tipo de actividades de ocio o que llamen su interés. Sí es verdad que los deberes ayudan a fijar los conocimientos, fomentan el trabajo autónomo, etc. pero quizá eso se debe trabajar más en el aula y no pautar tantos las clases, sino fomentar la teoría del aprendizaje constructivista (te dejo link de una de mis entradas, por si le quieres echar un ojo).

    En definitiva debemos de cambiar muchos aspectos de nuestro sistema educativo, partiendo de lo que tu planteas y copiando un poco más a países como Finlandia o Suecia., y no por los resultados académicos, que eso es lo de menos, sino por la calidad de vida que ofrece al alumnado.

    Un saludo!!