Conductismo VS Constructivismo

¡Hola compañeros!

 

En relación a la penúltima clase expositiva de Tecnología Educativa se nos propuso una manzana como recurso de enseñanza, y teniamos que buscar de que manera esa manzana podría ser un recurso de enseñanza. Con esto me dí cuenta que pueden existir muchos recursos que pueden propiciar aprendizaje. Por lo tanto,la escuela ya no debe estar solo enfocada a la transmisión de conocimientos, y de informaciones, sino que tiene que desarrollar la capacidad de producirlos y utilizarlos, la tecnología de la información y comunicación (TIC) representan una de esas fuentes que nos proporcionan nuevos métodos de enseñanza-aprendizaje.

En la clase interactiva de esa misma semana estuvimos trabajando sobre dos métodos de enseñanza bien distintos, a través de dos software educativos diferentes.

El primero consistía en crear nosotros mismos nuestro aprendizaje a través de un programa llamado “Etoys” . Las finalidades de un software educativo es facilitar los procesos de enseñanza aprendizaje. Etoys ayuda a comprender las ideas jugando y construyendo su propio aprendizaje, permitiendo que el niño experimente con objetos virtuales íntimamente relacionados con los reales y viceversa. Se encuentra en el marco del enfoque de enseñanza por proyectos, la cual incluye la enseñanza centrada en el estudiante. Se trabaja la creatividad y curiosidad intelectual, el pensamiento crítico, la alfabetización informacional y en medios, el desarrollo de capacidades colaborativas, la identificación, formulación y resolución de problemas y el desarrollo de la autonomía. Etoys es un entorno multimedia y un sistema de programación visual. Algunas de las aplicaciones en el aula que puede tener son: aprender a como insertar imágenes, cómo programar movimientos de objetos, cómo elaborar un mapa conceptual, elaborar un álbum con fotos, etc..

Con este modelo de aprendizaje basado en el constructivismo, se consigue avanzar, pasar de una enseñanza tradicional, basada en el conductismo que considera que  el conocimiento es una suma de información que se va construyendo de forma lineal, a una enseñanza en la que el alumnado tiene un mayor contacto y experiencias con los contenidos de las materias.

Es importante el uso de las TIC en la escuela, puesto que gracias a ellas se pueden trabajar contenidos recientes y de actualidad que no aparecen impresos en los libros y son de gran interés para los alumnos. por otra parte, no podemos olvidarnos de que los libros también son un elemento enriquecedor en el proceso de enseñanza.

Por otra parte el otro software que se nos mostró en la clase interactiva para poder compararlo con el primero fueron una serie de juegos online que muchos colegios utilizan. Estos juegos online están más basado en el conductismo, los niños ya no son creadores de su propio aprendizaje, sino que simplemente se ciñen a hacer lo que se les manda en las actividades. Este tipo de método de enseñanza por lo visto tiene una gran aceptación por un gran número de docentes. El colegio CEIP de Loreto tiene en su página web infinidad de actividades de este tipo para todas las materias.

Con estos dos ejemplos de software educativos hemos tratado dos teorías del aprendizaje, el constructivismos a través del programa Etoys y el conductismo a través de estas actividades online.

El conductismo es una de las teorías del aprendizaje que se ha mantenido durante más años, es decir, es la más tradicional. Esta teoría está siendo actualmente cuestionada por no encajar  totalmente en los nuevos paradigmas educativos. El conductismo lleva a un aprendizaje mecánico  y reduccionista.

Las diferencias entre conductismo y constructivismo son muy visibles. Por un lado, en el conductismo se presenta la autoridad en el docente. El profesor es aquel que impone las normas y reglas del aula y quien toma las medidas necesarias en cada momento. En el conductismo  surge lo que se conoce con el nombre de recompensa y el castigo. En el constructivismo, la disciplina escolar se va construyendo por medio de la reflexión, el diálogo y los principios de que son los propios estudiantes los que deben asumir sus responsabilidades. Los constructivistas, consideran que los modelos de aprendizaje deben basarse en la construcción y organización del conocimiento del estudiante.  El estudiante pasa de tener un rol pasivo como sucedía en el conductismo, a un rol activo, donde se parte de su conocimiento cotidiano para ir relacionando con el conocimiento sistemático. Los constructivistas, también a diferencia del conductismo, consideran que el aprendizaje debe realizarse sobre tareas auténticas, es decir, reales. Los docentes deben pensar al realizar su programación didáctica en que los estudiantes aprendan a usar lo que están aprendiendo para lograr los mismos tipos de aplicaciones en la vida real.

En definitiva, el conductismo, responde a un momento histórico determinado que se caracterizaba por la memorización de los estudiantes del conocimiento científico. Los estudiantes eran simplemente receptores de información.

Mientras que el constructivismo se asocia a  la sociedad postmoderna y comunicativa, donde la escuela tiene como objetivo acercarse cada vez más a la realidad palpable, a la vida real, con el único propósito de que todos los alumnos construyan a través de ellos mismos los conocimientos necesarios para su vida diaria.

 

BIBLIOGRAFÍA:

 

De Educación, M., Antonio, J., Escobedo, C., Talledo, I.V., Tresierra, O.B., Castillo, V., Ríos, Flores, R., Héctor, G., Pérez, B., Gutiérrez, G., María, G., Mendoza, A., Manuel, F., Zamora, Q., Ferrer, H.P., Ramírez, C., Paul, P., Ortiz, S., Santivañez, A., Fredy, B., Martínez, T., Vásquez, L., Programa, P., Laptop, U. and Niño, P. (2010) -2 - MINISTERIO DE EDUCACIÓN. Disponible en: http://www.perueduca.edu.pe/olpc/archivos/instructivos/05INSTRUCTIVO%20ETOYSfinal.pdf

 

Teorías del aprendizaje - Conductismo. Disponible en: http://uoctic-grupo6.wikispaces.com/Conductismo

 

Castillo, M.S. (2013) ‘El ambiente y la disciplina escolar desde el conductismo y el constructivismo’, Actualidades Investigativas en Educación, 5(3).