La tecnología como medio de comunicación alumno-universidad

Buenas tardes gente, llevo un par de días "apretándome los sesos" para lograr editar una entrada decente para el blog y creo que hoy es el día.

Hoy por la mañana a los alumnos de Educación Comparada nos ha llegado la nota de la evaluación final a nuestros moviles, lo que me ha hecho recapacitar, gracias a la chispa encendida por esta asignatura en mi, en lo conectados que nos encontramos actualmente con el centro universitario. Los alumnos asistimos a las clases presenciales como se ha hecho toda la vida, pero en pleno siglo XXI contamos con unos grandes avances tecnológicos que hacen que la relación con la universidad sea mucho más directa y constante, es decir, contamos con una plataforma virtual para la comunicación con los profesores (Campus Virtual), una secretaria virtual para acceder a todos los trámites y datos necesarios, contamos incluso con un servicio de mailing personal con el dominio @rai.usc.es e incluso nos llegan las notas al movil. 

Dicho esto me he planteado la idea de si la obligatoriedad impuesta a la asistecia a las clases no es una medida, en cierto modo, contradictoria. Nos pasamos la mayor parte de el día en la facultad y al llegar a casa, tenemos que conectarnos desde nuestro ordenador a las diferentes plataformas para realizar las tareas y descargar el contenido aún habiendo asistido a la clase horas antes. Como por ejemplo es el caso de esta asignatura, tenemos que asistir a las clases obligatoriamente, realizar los trabajos y al llegar a casa debemos redactar posts en esta red social aunque verdaderamente no tengamos nada importante que decir.

Personalmente opino que la metodología seguida en esta asignatura no ha sido todo lo buena que esperaba, al comienzo del cuatrimestre realizaba las entradas con más entusiasmo y ganas, pero a medida que han pasado las semanas se ha convertido en algo monótono y que hacemos por obligación, en la mayor parte de los casos porque sabemos que en el caso de estar cierto periodo de tiempo sin publicar repercutirá en nuestras notas. Por todo esto creo que las tecnologías en la educación no deben ser introducidas con calzador, si queremos una metodología en la que las tecnologías jueguen un papel importante, debemos adaptar el resto de procesos para hacerles un hueco. 

Esto no quita que opine que los recursos tecnológicos ejercen una función muy positiva, volviendo al principio, por ejemplo, el hecho de que las notas nos lleguen al movil es bueno, o gestionar los créditos desde el ordenador, pero no creo que introducir la tecnología en la educación sea sinónimo de forzar su uso o copiar y pegar la información recogida en clase. 

Comentarios

  • Leti Carrera

    Buenas!

    Las tecnologías de información y comunicación (TIC) han transformado la educación. No sólo facilitando el desarrollo de algunas tareas, sino porque también han abierto oportunidades para modificar tanto los contextos de aprendizaje en los cuales se llevan a cabo los procesos educativos así como los métodos empleados en el proceso de enseñanza-aprendizaje.

    Tal como comentas, actualmente contamos con grandes avances tecnológicos en el ámbito educativo. Sin embargo, a pesar de las muchas ventajas que nos proporcionan, estoy de acuerdo contigo respecto a lo que comentas sobre la metodología seguida en esta materia. Considero que a pesar de ser una experiencia totalmente innovadora para nosotros, se ha vuelto monótona debido a la presión que sufrimos con esta materia y con el escaso tiempo que contamos. Por ello, para que las tecnologías en la educación sean realmente beneficiosas y exitosas para nuestro proceso de enseñanza-aprendizaje, se deben adaptar y modificar los ámbitos en los que se desarrollan el resto de procesos educativos para que así tengan la cabida que se merecen.

    Un saludo.

  • Carlota Rodríguez

    ¡Hola, Xabi!

    En mi humilde opinión, creo que el descenso de la motivación para elaborar entradas también está ligado al hecho de que normalmente, aunque cada vez menos, estamos acostumbrados y acostumbradas a ese sprint final característico de finales de cuatrimestre, en la que no tenemos horas suficientes en el día para llevar a cabo todas las tareas que se nos encomiendan y estudiar para los exámenes finales.

    Con esto, quiero decir que considero que en la etapa universitaria quizás perdamos esa visión de rendimiento constante y semanal o diario, por lo cual nos resulta más cansado subir contenidos a esta plataforma en una línea constante. Así, se nos hace más pesado el hecho de llevar a cabo este tipo de tareas frecuentemente que no "pegarnos el atracón de última hora" con todos los apuntes de una materia. 

    En este sentido, Lourdes Canós Darós, Maria José Canós Darós y Vicente Liern Carrión apuntan que una de las limitaciones del proceso de aprendizaje a través de las herramientas de las nuevas tecnologías hacen que tengamos que cambiar nuestro método de estudio y de desarrollo académico, ya que estamos muy limitados por el horario de aula, trabajos, prácticas y demás, lo cual  nos deja poco espacio para un aprendizaje autónomo como podría ser que realizamos mediante esta plataforma.

    Por lo tanto, considero que la mayor desventaja del empleo de herramientas como esta es la contraposición con el resto de tareas académicas, las cuales limitan nuestro espacio y nuestro tiempo y también nuestra imaginación y nuestra frecuencia de trabajo. Aún así, todo cuenta con sus ventajas y con sus inconvenientes, desde mi punto de vista.

    ¡Un saludo!

     

    Referencias:

    Canós Darós, L., Canós Darós, Mª J., Liern Carrión, Vicente. (2009). El uso de las nuevas tecnologías aplicadas a la educación superior. XVII Jornadas ASEPUMA - V Encuentro Internacional. Universidad de Valencia, Valencia. 

  • Ana Belén

    Buenas noches Xabi! Yo estoy de acuerdo contigo pero no en todo lo que dices; es normal, estar agobiados y vernos sin tiempo para interactuar en esta red y también es cierto que al no tener clases expositivas, ni tener nuevos conocimientos para profundizar, nos quedamos sin ideas para hacer nuestras entradas, por lo tanto sin motivación. 

    Pero yo creo que esta ha sido una buena forma de que integremos los conocimientos de una manera significativa, puesto que nos tenemos que esforzar por buscar, contrastar y profundizar la información, sin embargo, tienes toda la razón del mundo al decir que nos resta mucho tiempo. 

    Pero yo te pregunto, qué prefieres subir una entrada a la semana por aquí con más libertad o entregar un trabajo de 40 páginas todo pautado al cabo de un mes o dos? Yo personalmente, prefiero esta opción.

    Un saludo!

  • Beatriz Pena Alonso

    Una reflexión muy interesante, Xabier. La verdad es que concuerdo bastante con tu forma de pensar, aunque creo que, por lo general, el blog ha resultado ser un recurso en el que hemos compartido mucha información que de haber plasmado en un trabajo se hubiese quedado ahí y nada más.

    Es verdad que el hecho de una asistencia obligatoria a clase es contradictoria con la propia metodología, pero bueno, que eso al final es "cosa de las leyes". Quizás vería, como posible solución, el empleo de aquel método que se había comentado en una publicación ya hace tiempo, que emplean ahora algunos profesores, el flipped clasroom, por lo menos de cara a las sesiones teóricas, para luego poder reflexionar en el blog... ¿qué te parece?

    Por otro lado, de cara a la dificultad de buscar nuevos contenidos para publicar en el blog, es cierto que se ha convertido en un proceso un poco monótono y estresante a la vez, porque con la carga lectiva de todas las materias esto se hacía muchas veces un horror. Aún así, pienso que la cantidad de aportaciones, como comentaba arriba, que hemos sacado "de debajo de las piedras" es inmesa, y nos ayuda a formarnos en temas que posiblemente no hubiésemos tocado de no ser por este método.

    Un saludo.